Culto
Salvator Mundi: la duda persiste

Salvator Mundi: la duda persiste

El cuadro más caro de la historia, ¿es de Leonardo? El Louvre de Abu Dabi pospuso su presentación y los expertos discrepan. Dos de ellos hablan con Culto.

En el misterioso arte de la nota encomiástica de un libro, decir, “una historia de pasión, dinero y tribulaciones”, podría disuadir a algunos y atraer a otros. Con Salvator Mundi hay una historia de pasión, dinero y tribulaciones (o atribuciones): se ha convertido en el cuadro más caro jamás vendido y las pasiones han sido las del coleccionista y de los estudiosos. Por su autoría y por su procedencia.

Autenticada solo en 2011, y no sin discusiones, su precio ha ido en alza. En noviembre de 2017 un príncipe saudí por la compró en US$ 450 millones y la cedió al museo Louvre Abu Dabi para su exhibición. Sin embargo, la presentación prevista para el 18 de septiembre se ha pospuesto indefinidamente y sin explicaciones. ¿Tendrá esto que ver con las dudas acerca del autor y del origen de la obra, recientemente expresadas por los británicos Matthew Landrus y Jeremy Wood?

Fechada hacia 1500, es una de la veintena de obras conocidas de Da Vinci. Allí figura Cristo bendiciendo con la mano derecha, mientras sostiene un orbe de cristal en la izquierda. Tras apariciones y desapariciones (por cerca de dos siglos no se supo de su paradero), resurge en el siglo XX, sin ser atribuida a Da Vinci, vendiéndose y restaurándose hasta ser incluida en una exposición del pintor en la National Gallery de Londres, en 2011. Destacados estudiosos, como Martin Kemp, la consideraron una obra original, aunque la atribución ha sido cuestionada. La chilena Carmen Bambach, curadora de dibujos y grabados del Metropolitan Museum of Art en Nueva York, sugirió en 2012 que gran parte del trabajo era atribuible a un discípulo de Da Vinci, Giovanni Antonio Boltraffio. Hace unas semanas, Matthew Landrus, historiador del arte de la U. de Oxford, señalaba que habría sido realizada mayormente por otro alumno, Bernardino Luini. Con menos precisión, el alemán Frank Zöllner dice que la atribución es controvertible, dada su amplia restauración. En tanto, al último biógrafo del artista, Walter Isaacson, no le cabe duda de la autoría: es la mano de su biografiado.

Jeremy Wood, profesor de la Universidad de Nottingham: Procedencia cuestionada

Según apuntó Martin Kemp en Christ to Coke (2012), se sabía que Da Vinci diseñó un Salvator Mundi y había una serie de copias de su composición. Se supone que fue realizada para la pareja real francesa, hacia 1.500, pero no volvió a aparecer hasta el siglo XVII en Inglaterra, en posesión del rey Carlos I. Se pensaba que llegó allí a través de su esposa, la princesa francesa Enriqueta Maria, y que la obra se quedó con ellos hasta la ejecución del rey, en 1649. Se desconoció su paradero durante los siglos XVIII y XIX, hasta que reapareció en el XX.

Pero una investigación de Jeremy Wood, especialista en el siglo XVII, cuestiona la proveniencia del cuadro, que no se habría encontrado en la propiedad de Carlos I, sino en la residencia del Duque de Hamilton.

¿Es posible determinar si el cuadro de Hamilton es el que está en Abu Dabi?

Hay una gran probabilidad de que ese sea el caso. El problema ahora es si el Salvator mundi de Hamilton fue entregado o intercambiado con el rey después de 1640, o si el rey poseía otra versión y el de Hamilton fue exportado a los Países Bajos en 1649.

¿Qué implicancias podría tener su investigación sobre esa procedencia?

La procedencia propuesta ha sido cuestionada. Para ser justos, las primeras sugerencias hechas por Christie’s usaban las palabras “posiblemente” y “probablemente”. El problema ahora es si la pintura de Hamilton pasó a Carlos I durante la década de 1640 o no.

¿Permite eso alguna precisión en cuanto a la atribución del trabajo?

En este caso, la cuestión de la propiedad está separada de la atribución, a menos que la historia de la obra propiedad de Hamilton se pueda remontar directamente hasta Leonardo, lo que es poco probable.

¿Es un problema que haya variantes de la imagen por alumnos y seguidores de Da Vinci?

Incluso hubo al menos un par de esas variantes en Inglaterra en el siglo XVII. Los coleccionistas de élite de la época querían las mejores obras de los mejores maestros, y una atribución a “Leonardo” podría considerar obras de sus seguidores y alumnos. Entonces, el rey podría tener un ‘Leonardo’ que ahora no diríamos que era del propio Leonardo, y Hamilton podría, casi por accidente, tener uno que sí lo fuera.

Martin Kemp, profesor emérito de la Universidad de Oxford: La obra es de Leonardo

Martin Kemp, uno de los mayores expertos mundiales en Da Vinci, en el arte renacentista y en las relaciones entre ciencia y arte, fue invitado por el director de la National Gallery a ver el Salvator Mundi. Y no dejó de ser impactante. Después de todo, la última pintura de Da Vinci descubierta había sido la Madona Benois, en 1909. Fue el 5 de marzo de 2008, el día de su cumpleaños, cuenta en Living with Leonardo, especie de recuento de su “relación personal” con el artista.

¿Es Salvator mundi el redescubrimiento más importante de una obra de Da Vinci en más de un siglo?

Es la pintura más importante. El descubrimiento de dos códices en la Biblioteca Nacional de Madrid, hace más de cincuenta años, fue también muy significativo.

Cuando vio la pintura por primera vez, ¿pensó que era definitivamente de Da Vinci?

Sentí que era especial, pero luego tenía que enfrentarse a una investigación rigurosa. Y así fue.

¿Qué opina de la investigación de Jeremy Wood?

No tenemos ningún problema con la excelente investigación de Jeremy Wood. Es coherente con la nueva información que publicaremos en nuestro libro, escrito junto a Margaret Dalivalle y Robert Simon: Leonard da Vinci’s Salvator Mundi and the Collecting of Leonardo at the Stuart Courts, en Oxford University Press, la próxima primavera.

¿Cómo responde a quienes cuestionan que Da Vinci sea el artista principal o único que trabajó en la pintura?

Al igual que otras pinturas de Leonardo, podría haber participación de integrantes de su estudio en áreas menores. Pero todas las pruebas en nuestro libro -estilísticas, iconográficas y técnicas- indican que es totalmente suya o al menos lo es en una muy gran medida.

Entonces, ¿será posible llegar a un veredicto informado después de los análisis técnicos?

Estamos publicando una cuenta completa de los análisis técnicos, que sin duda dará fundamentará nuestros juicios.

¿Cree que la razón por la cual el Louvre de Abu Dabi ha pospuesto la exhibición de la imagen tiene que ver con la especulación sobre su autenticidad?

No tengo idea.

Sobre el autor: