Culto
La historia del arte desde la mirada de Roser Bru

La historia del arte desde la mirada de Roser Bru

La exposición que reúne 17 obras de la artista de origen español se extenderá hasta el 28 de octubre en el Centro Cultural El Tranque.

Fue en 1939 cuando arribó al puerto de Valparaíso como una de las pasajeras del Winnipeg, el barco que tras la Guerra Civil Española trasladó a más de 2 mil refugiados a Chile. Con solo 16 años, Roser Bru (95) ingresó a la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, y en 1947 compartió con pintores como José Balmes y Gracia Barrios al unirse al Grupo de Estudiantes Plásticos, que buscaba mejorar la educación artística.

A través de su obra caracterizada por una pintura figurativa, Roser Bru ha abordado la historia del arte, la política, la muerte y la figura de la mujer. “Ella utiliza códigos del arte muy contemporáneos. Hay una pintura gestual, la mancha está presente, y de alguna manera también se adelanta a lo que va a venir después”, dice Beatriz Huidobro, curadora de la muestra Vínculos y complicidades, que reúne parte de la obra de Roser Bru en el Centro Cultural El Tranque (Av. El Tranque 10.300, Los Barnechea) hasta el 28 de octubre.

Por quinta vez el Centro Cultural El Tranque expone a un Premio Nacional de Artes Plásticas. Antes, ya habían recibido muestras de Federico Assler, Sergio Castillo, José Balmes y Roberto Matta. “Es la primera mujer Premio nacional que expone con nosotros, lo que nos parece muy importante”, señala Felipe Guevara, alcalde de Lo Barnechea, quién además comenta que esperan que más de 5 mil personas visiten la muestra.

Son 17 obras en exhibición, 16 de ellas parte de la colección personal de la artista, y una propiedad de un coleccionista privado. En esas pinturas revisa la historia del arte y cita a pintores como Frida Kahlo, Diego Velázquez y Francisco de Goya, quienes aparecen en los distintos ejes que configuran la muestra. “Son tres ejes temáticos que corresponden a diferentes intereses que han estado presentes a lo largo de todo su quehacer creativo”, dice Beatriz Huidobro.

Así el primer núcleo temático tiene que ver con los procesos históricos y las traiciones, donde el compromiso social y político, su interés por la sociedad, y los derechos humanos queda en evidencia. Luego, se aborda la relevancia que Roser Bru ha dado a la figura de la mujer, a través de las cariátides griegas, pero principalmente mediante la obra de Frida Kahlo. “Es una de las primeras artistas que toma su figura y comprende el drama que involucra esta artista”, explica Huidobro. Y por último, las reflexiones en torno a la muerte y la fragilidad de la memoria.

28.08.2018
EXPOSICION ROSER BRU, ARTISTA VISUAL, CENTRO CULTURAL LO BARNECHEA. SECCION CULTURA.
FOTO: RICHARD ULLOA / LA TERCERA

La fundación

A sus 95 años Roser Bru no abandona la pintura. “Pinta en un atril, y hace obras con un formato más chico. Obviamente ya no puede trabajar al mismo ritmo, ni con la misma agilidad con la que trabajaba antes”, dice su hija Agna Aguadé. Aún así, todavía visita el Taller 99 para hacer grabados.

Incluso la misma Roser Bru tenía ganas de formar una fundación, la que finalmente está siendo tramitada. “Va a estar enfocada en la difusión y el cuidado de la obra de Roser en cuanto a patrimonio”, explica Agna. Es por eso que comenzaron también un trabajo de orden de las obras que la pintora tiene en su casa-taller, de donde salieron aquellas seleccionadas por la curadora Beatriz Huidobro para la exposición.

Todavía no hay una cifra exacta sobre la cantidad de obras que guarda Roser Bru. “Hay que hacer un inventario completo, y ordenar la colección que tiene ella. Me cuesta dimensionar la cantidad de obras”, dice Agna Aguadé, quien destaca las dimensiones del trabajo de su madre. “Mi mamá hizo muchísima obra, era una mujer muy prolífica, muy trabajadora y rápida”.

La transversalidad y vigencia de los temas es otro de los puntos fuertes de su obra, sobre todo en cuanto a la mujer. “Hace muchos años, un artista me dijo que lo que hacía Roser era interesante, pero que desgraciadamente no tocaba temas universales porque hablaba mucho de la maternidad. Yo quedé plop”, dice la hija.

Sobre el autor: