Culto
FIC Valdivia celebra 25 años con cine chileno

FIC Valdivia celebra 25 años con cine chileno

Entre el 8 y 14 de octubre, el festival ofrecerá una muestra de 25 películas que marcaron su historia.

Aplaudidas, nominadas e invitadas a festivales internacionales. Así son recordadas las 25 cintas nacionales seleccionadas para la Muestra Especial que celebra los 25 años del Festival Internacional de Valdivia. Sin embargo, su exitoso paso por las grandes pantallas no son los motivos por los que forman parte de la programación, más bien se debe a que la trayectoria de sus directores está ligada a la historia de este encuentro cinéfilo. Así, entre el 8 y el 14 de octubre, y en medio de sus distintas secciones y competencias, FICV 2018 proyectará 6 largos y 19 cortometrajes locales que datan desde 1994 a la fecha.

“La idea no es mostrar los mejores de la historia del festival, sino lo primeros pasos de estos directores”, dice Raúl Camargo, director del evento desde 2014. “Tuvimos dos criterios para la selección, uno es que la filmografía de los directores haya partido a la par del festival”, cuenta. El segundo, agrega, es que los participantes tengan al menos un estreno en los últimos años.

Sin fechas confirmadas, la sección de largometrajes abre con La sagrada familia (2005), ópera prima del reciente ganador del Oscar, Sebastián Lelio. El filme, que después de 13 años vuelve a la capital de la Región de los Ríos donde tuvo su premiere latinoamericana, transcurre durante un feriado de semana santa en la casa de playa de una familia de arquitectos. Marco (Néstor Cantillana), estudiante de arquitectura, tiene una relación competitiva con su padre (Sergio Hernández) que queda a la deriva cuando Soledad (Coca Guazzini), su madre, retorna a la ciudad, y se agrava aún más cuando aparece Sofía (Patricia López), su novia.

La programación también incluye a Mirageman (2007), cinta de Ernesto Díaz, que cuenta la decisión de Marko, quien se viste como superhéroe para sacar adelante y motivar a su hermano internado en un centro de salud. Le siguen Gatos viejos (2010), de Sebastián Silva y Pedro Peirano, que retrata la vida cotidiana de Isidora (Bélgica Castro) quien padece síntomas de Alzheimer y tiene una inesperada visita de su hija; El otro día (2012), documental de Ignacio Agüero donde una cámara recorre su casa hasta que suena el timbre y un extraño cambia el relato; Naomi Campbell (2013), primera película de Camila Donoso y Nicolás Videla, que mezcla ficción y documental, y sigue la vida de Yermén, una transexual que conoce a una inmigrante que desea operarse y ser igual a Naomi Campbell.

La selección concluye con Neruda (2016), cinta de Pablo Larraín sobre la persecución que vivió el poeta en 1948, cuando el gobierno de González Videla declaró ilegal al Partido Comunista.

Camargo adelanta que la proyección de estos seis largometrajes se realizará en las tardes, mientras que los cortos tendrán cita durante las mañanas y fueron agrupados en cinco ejes temáticos. Uno de ellos trae cortos sobre infancia y adolescencia, e incluye a la ganadora del Oscar, Historia de un oso (2014) y a Los trapecistas (2006) de la documentalista Maite Alberdi. Habrá un espacio dedicado a cintas experimentales como Reunión (1995), de Tomás Weiss, y a mujeres y vanguardia que incluye el corto documental de Marialy Rivas, Desde siempre (1996).

“Revisamos todos los catálogos”, cuenta el director y agrega: “Encontramos Se arreglan fotos (1998), un corto de Matías Bize de cuando estudiaba, y también Reunión de familia, de Andrés Wood, y que son parte de la sección Los Inicios del Novísimo Cine Chileno”.

Sobre el autor: