Culto
David Bowie y el secreto de sus ojos

David Bowie y el secreto de sus ojos

Había algo distinto en la mirada del Duque Blanco. A simple vista pareciera que sus ojos son de un color diferente, pero el secreto está en una de sus pupilas.

Heterocromía. Así se denomina la anomalía ocular que causa colores distintos en el iris, la cual se cree -erróneamente- que tenía el fallecido David Bowie.

Pero el hombre de “Space Oddity” no tenía los ojos de distinto color, tenía una pupila más dilatada que la otra de forma permanente desde los 15 años.

El año era 1962 y la causa fue un enredo sentimental. El adolescente David Jones estaba enamorado de una joven llamada Carol, al igual que su mejor amigo George Underwood. Los arrebatos propios de la edad llevaron a que ‘resolvieran’ este asunto con una pelea, lo cual permitió que Underwood diera un golpe en el ojo a Bowie obligando al futuro músico a ir de urgencia al hospital.

La pupila del ojo izquierdo de David Bowie sufrió tal daño que quedó dilatada para siempre, condición que se denomina Anisocoria. Esta anomalía hace que la persona -que la adquiere de forma congénita- tenga las pupilas de distinto tamaño, y se presenta en 1 de cada 5 personas con diferencias que no superan los 0.5 milímetros de diámetro, por lo que suelen pasar desapercibidas.

David Bowie y George Underwood resolvieron sus diferencias tras este enfrentamiento y continuaron su amistad hasta el último día de vida del cantante. De hecho, Underwood fue quien diseñó las portadas de los discos Hunky Dory (1971) y The rise and fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972).

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov