Culto
La obra que Voluspa Jarpa lleva a la Bienal de Venecia

La obra que Voluspa Jarpa lleva a la Bienal de Venecia

La artista representará a Chile en el encuentro internacional de 2019. En Altered Views aborda conflictos de raza, género y poder.

Fue en 2010 en el Museo Nacional de Amsterdam donde la artista visual Voluspa Jarpa (47) se encontró con Los cuerpos de los hermanos de Witt, una pintura del holandés Jan de Baen que retrata la macabra muerte de los hermanos republicanos Johan y Cornelio de Witt en 1672, quienes después de muertos fueron víctimas de canibalismo en Holanda. Este es uno de los seis casos que articulan la narrativa de Altered Views (Miradas Alteradas), el proyecto con el que Voluspa Jarpa fue seleccionada para representar a Chile en la próxima Bienal de Arte de Venecia, y que aborda cómo se configura el discurso hegemónico en torno a la raza, el género, y el poder.

Si bien es un trabajo nuevo, el proceso de investigación que realizó con los archivos desclasificados de la CIA y que en 2016 expuso en la muestra En nuestra pequeña región de por acá en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) le sirvió como experiencia para este proyecto que en su construcción tiene cierta similitud. “Este también es un trabajo que está relacionado con hitos históricos específicos. Aunque es distinto, cierto tipo de metodología y la pregunta principal vienen de haber terminado el trabajo con los archivos”, cuenta.

Jarpa ha caracterizado su obra por experimentar siempre con los formatos, desde la pintura a la instalación. Y ha abordado temas vinculados al territorio y la historia, desde una mirada donde la investigación es fundamental.

En Venecia, bajo la curatoría del español Agustín Pérez Rubio, la artista mostrará una obra pensada como un recorrido donde el espectador pasará por distintos momentos dentro de la obra. “Primero hay un espacio donde se presentan los seis casos, y esa información va a estar determinada por una experiencia física y corporal. Luego, hay un segundo espacio donde estos subalternos de género, raza y poder están retratados a través de pinturas. Y en el tercer espacio hay un video grabado en la cordillera, que es un espacio de diálogo crítico discursivo y donde se cuestionan un poco estas nociones”, explica la artista con respecto al plan de montaje.


Exponer en Venecia

En el caso de Altered Views, la artista considera el espacio donde se va a presentar al momento de pasar de la investigación a la materialidad. “Yo parece que tengo una cierta relación con la rabia creativa, me informo, y eso que investigo me produce algo que es lo que finalmente determina los procesos materiales. En el caso de una exposición como la Bienal de Venecia, que es geopolítica, debe estar pensada en ese contexto. Si tú llevas algo muy local puede no entenderse, entonces también el espacio expositivo Bienal de Venecia te impone situar un punto de vista”, explica.

El proyecto que debe materializar junto a sus socios arquitectos María Teresa de la Fuente y Edmundo Bravo, lo completan otros cinco episodios ocurridos en la Europa de los siglos XVII al XX. Los zoológicos humanos que existieron entre 1848 y 1958; las mujeres de Viena que formaron un partido político en 1848 y que fue blanco de burlas; el estudio de la histeria en el siglo XIX que Jarpa antes había tratado, pero que ahora aborda desde los doctores; el cómo se constituye la noción de “república bananera”, y los ejércitos secretos postguerra y los atentados de bandera falsa.

Desde estos casos, Voluspa Jarpa proyecta temas que de alguna forma siguen presentes en torno al poder. “El colonialismo 2.0 tiene otras formas de dominación. Y ese colonialismo está basado en establecer categorías de género, de raza, y de formas de poder que hacen que los colonizados, los subalternos estén siempre en un lugar simbólico de desmedro”, dice.


– ¿A qué conclusiones ha llegado sobre lo temas que aborda en la obra?

– Es curioso cómo nosotros vivimos en un mundo que discute categorías de raza, de género y de formas de poder. Y también creo que tenemos la libertad creativa, subjetiva y emocional de extrañarnos de eso, porque son categorías bastante frágiles también, parecen hegemónicas, pero pensar en juzgar a una persona por su apariencia física, es muy extraño; o poner a un sujeto por el hecho de ser mujer u hombre en determinadas convenciones, también. La obra tiene que ver con ese extrañamiento de entender que esos son solo constructos que pueden cambiar en el momento que cambiemos las miradas, y por eso la obra se llama Miradas Alteradas.

Sobre el autor: