Culto
Cuando el Ku Klux Klan se llevó a la novia de Joey Ramone

Cuando el Ku Klux Klan se llevó a la novia de Joey Ramone

En julio de 1981, el cuarteto neoyorquino lanzó su sexto álbum de estudio, Pleasant Dreams. Eran tiempos turbulentos para la banda, con cinco discos publicados aún no lograban el esperado salto a la fama y dos de sus miembros no se soportaban.

The KKK took my baby away
They took her away
Away from me

La sigla KKK se refiere internacionalmente al Ku Klux Klan, una organización de extrema derecha en Estados Unidos que surgió tras la Guerra de Secesión y que promovía la supremacía de la raza blanca difundiendo el racismo, la xenofobia y el anticomunismo, entre otros asuntos.



Si bien su origen se calcula en la segunda mitad del siglo XIX, el nombre perduró, pero sus ideales evolucionaron de acuerdo a diversos acontecimientos que marcaron la historia estadounidense, como la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial y el Acta de Derechos Civiles.

Pero cuando Joey Ramone escribió “The KKK took my baby away”, no se refería literalmente al Ku Klux Klan, sino a su compañero de banda y amigo de la infancia, Jhonny Ramone.

En 1981 la banda oriunda del barrio neoyorquino Queens estaba conformada por el vocalista Joey Ramone, Johnny Ramone como guitarrista, Dee Dee Ramone en el bajo y voces, y Marky Ramone como baterista. Estaban por publicar su sexto álbum de estudio Pleasant Dreams cuando un acontecimiento personal destrozó a Joey: terminó su relación con Linda Danielle.



Linda fue la primera pareja ‘seria’ de Joey, por ello el quiebre de su relación afectó a la voz de los Ramones. “Esta mujer lo inspiraba tanto artísticamente y luego se acabó. Luego todo se derrumbó y perdió a su novia. Y probablemente su sueño, su ambición”, dijo Dee Dee según registra el sitio Efe eme.

Pero lo que más le dolió fue que Danielle se emparejara con Johnny, su compañero y amigo: “Johnny se pasó de la raya con el tema de mi novia. Si quieres que el grupo alcance su plenitud, que vaya lo más lejos posible, no cruces esa línea. De todas maneras nunca sentí ningún aprecio por Johnny”, reafirmó el bajista y vocalista.

Marky Ramone, el baterista del conjunto punk y único sobreviviente, le bajó el perfil al tema ya que consideraba que eran sucesos normales de la vida y que simplemente había que continuar. “Joey veía a una chica y Johny se la robó. Así es la vida, suceden cosas y sigues adelante, no le guardas rencor a una persona en tu banda durante 18 o 17 años después. Hay muchas chicas ahí fuera”, comentó.

Aunque de acuerdo a la historia oral de los Ramones, “The KKK took my baby away” es una metáfora por parte de Joey para referirse a Johnny -por quitarle su novia y por su pensamiento de ultra derecha-, Michael Leigh, hermano de Joey, desmintió esta versión, según registra Rolling Stone.

Leigh dijo que la canción se refiere en realidad a una ex novia llamada Wilna, una mujer afroamericana con quien salía a comienzos de los 70 hasta que fueron separados por sus padres; que la melodía -inspirada en “He’s a whore” de Cheap Trick- daba vueltas en su cabeza hace años, y que la canción estaba terminada cuando su relación con Linda llegó a su fin.

Pero la conyuntura ya había empañado el lanzamiento del disco y, por ende, de esta canción que se interpretó, casi inevitablemente, como una referencia a Johnny Ramone.

De hecho, desde entonces, la relación entre Joey y Johnny era insostenible: “Cada vez que Joey quería comunicarle algo a Johnny, tenía que hacerlo a través de mí y viceversa. Y siempre estaban separados como mínimo por un metro de distancia”, dijo Marky Ramone.



El problema, según dijo Michael Leigh, era superior a un ‘lío de faldas’, ya que lo que le dolió a Joey fue que Jhonny ni siquiera conversó con él al respecto. “El hecho de que Johny nunca le hablara a Joey acerca de eso, ni tampoco Linda, le hacía sentir que no les importaba cómo se sentía al respecto. Eso, creo, es lo que más le dolió”, dijo sobre la rivalidad que nunca se resolvió.

Cuando Joey falleció en 2001 producto de un linfoma, Johnny no asistió a su funeral. El guitarrista dijo que estaba en California aquel día. “No iba a viajar todo el camino hasta Nueva York, pero tampoco hubiese ido. No hubiese querido que él estuviera en mi funeral, y no me gustaría escuchar de él si estuviera muriendo. Solo quiero ver a mis amigos. Déjenme morir y déjenme solo”, dijo a Rolling Stone Jhonny Ramone, quien murió en 2004 a causa de un cáncer a la próstata.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov