Culto
Exsocio de Nicolás López deja el mercado chileno

Exsocio de Nicolás López deja el mercado chileno

El productor español Miguel Asensio, que por más de una década trabajó con el cuestionado cineasta en Sobras, asegura que después de una cinta que llegará en enero no seguirá estrenando ni filmando en el país.

Hasta hace dos meses, Nicolás López estaba asentado como el realizador chileno que podía convocar con mayor facilidad a las masas. Enfocado en comedias, desde 2016 metió dos títulos entre las siete películas chilenas más vistas (Sin filtro, No estoy loca), generó alianzas con Netflix y entró al mercado mexicano con Hazlo como hombre; a la fecha, la quinta cinta más taquillera de la historia de los cines de ese país.

El director ostentaba un abanico generoso de proyectos en Chile y en el extranjero, de la mano de su productora Sobras. Esto, junto con el productor español Miguel Asensio Llamas, su socio desde 2006 y marido de Paz Bascuñán, protagonista de los mayores éxitos de la compañía.

Esa formación doble explica en buena parte por qué, ante las denuncias de abuso sexual y acoso laboral que se revelaron el 30 de junio en revista Sábado contra López, la maquinaria siguió adelante, mientras el director de la trilogía Qué pena enfrentaba la crisis con la asesoría de Imaginacción.

Ahora a cargo de la productora Tiki Pictures, que formó en solitario, y enfrentando el proceso de cierre de Sobras, Asensio define sus próximos pasos profesionales. En concreto, le ha puesto fecha de término a su relación de más de una década trabajando en el país: enero de 2019, cuando llegue a salas Los hombres sí lloran, el remake de Hazlo como hombre dirigido por Gabriela Sobarzo, que era de Sobras y ahora es la primera película producida íntegramente por Tiki.

“Será el primero y último título que estrene en Chile. No tengo intención de rodar más en este país”, asegura a Culto. Y aunque dice no tener decidido radicarse en el extranjero, afirma: “No lo tengo claro todavía, pasó muy poco tiempo desde la publicación del artículo. Lo que sí tengo claro es no volver a rodar ni estrenar aquí, aparte de la película de Gabi, que es una buena oportunidad para demostrar que las mujeres saben hacer comedia y muy bien”.

También se refiere a las consecuencias que, a su juicio, tendrá su determinación: “Desgraciadamente los más perjudicados son los 150 trabajadores cinematográficos a los que dábamos trabajo al año, no López, que tarde o temprano se esclarecerá todo y volverá a hacer su vida”.


Cifras dispares e incertidumbre

Asensio tiene actualmente en cartelera una película producida por él, ¿Cómo andamos por casa?, de Boris Quercia, que en un inicio se perfilaba como la gran apuesta de Sobras para el segundo semestre. Aunque el filme ya no tiene detrás a la empresa de López y Asensio, que informó su disolución, durante meses se anunció como la última novedad de los creadores de Sin filtro y Sexo con amor.

En su primera semana, la comedia reunió 15 mil espectadores, ubicándose quinta. Un estreno por debajo de lo esperado por Quercia, que dice: “Partimos muy abajo y fuimos subiendo, lo que me confirma que hay un buen poca a boca. Mi impresión es que la gente la disfruta mucho. Uno siempre quisiera estar primero en la taquilla, pero uno propone y tiene que ver la circunstancias que lo rodean”. Con todo, la cinta ya es la segunda chilena con más público del año, por debajo de No estoy loca (casi 600 mil espectadores).

Otros títulos que involucran a Sobras disfrutan de sólidos números en el extranjero. Una es la versión argentina de Sin filtro, titulada Re loca, que con más de 700 mil espectadores es la segunda producción local más vista de 2018 en ese país. La otra es la mexicana Ya veremos, un drama familiar coproducido por Sobras junto a BH5 y A Toda Madre Entertainment, con los que hicieron Hazlo como hombre. A la fecha, es la séptima película local más exitosa en la historia de los cines de México. La próxima semana debuta en EE.UU., y si bien tenía confirmado arribo a Chile, su distribuidora lo canceló.

Y mientras Asensio asegura que la versión estadounidense de Sin filtro está en “período de opción de derechos” y el remake mexicano de No estoy loca se encuentra en escritura, en el plano local los cines no están tranquilos.

Todas las miradas apuntan al próximo 3 de enero, cuando se estrene Los hombres sí lloran, la versión nacional de la comedia sobre la homofobia, que tiene actuaciones de Marcial Tagle, Boris Quercia y Paz Bascuñán. Si bien se mantiene como principal carta de ser el mayor éxito chileno del año, a la luz de los resultados de ¿Cómo andamos… (que llegó sin alusiones a Sobras) existe preocupación en el medio, que se había habituado a que cada nueva comedia con el sello de López los hiciera sacar cuentas alegres.

Sobre el autor: