Culto
Guitarrista de The Rasmus cuenta el origen del disco más oscuro de los finlandeses

Guitarrista de The Rasmus cuenta el origen del disco más oscuro de los finlandeses

Con un disco que los retorna a sus años dorados, la banda finlandesa regresa a Chile el próximo 15 de noviembre. Pauli Rantasalmi, guitarrista del grupo, conversó con Culto sobre el proceso de hacer un disco, sus excentricidades, el futuro y la importancia de la oscuridad en su carrera.

Desde el primer minuto de conversación con Pauli Rantasalmi, hablar con el hombre a cargo de las seis cuerdas en The Rasmus desde el otro lado del teléfono en su país natal, Finlandia, se siente contradictorio. Para tener más de veinte años haciendo rock oscuro y más bien triste, su voz y su tono parecen iluminados y calmos.

“Han sido largos años, pero recuerdo muy bien esa visita a Chile en 2006. Estuvimos aproximadamente tres días de fiesta con distintas personas de Santiago y Concepción”, cuenta entusiasmado. Esa vez vinieron al Festival SUE y estaban en la cúspide de su carrera. En las radios nacionales habían al menos tres singles de ellos en rotación. “Sail away”, “No fear” y el clásico “In the shadows” eran pan de cada día también en los canales musicales del cable. Siempre presentes en los 10 más pedidos.

Alegre por volver 12 años después, el próximo 15 de noviembre al Club Chocolate, Pauli Rantasalmi enumera las características positivas que recuerda de los fanáticos en Latinoamérica. Según él, es esa energía la que los revitaliza cada vez.


La oscuridad importa

Como cuenta, el proceso de hacer un álbum siempre tiene un poco de energía del público. Le genera el querer sacar todo lo malo afuera, en una suerte de terapia. Él cree que lo importante de estar en las sombras es que de eso se puede hacer una catarsis y del proceso siempre nace buena música. Se confirma con el nombre de su nuevo álbum de estudio, Dark matters (2017), con el que iniciarán esta gira mundial.

“Creo que depende de cómo lo quieras interpretar”, explica en referencia al título del disco. Puede ser que efectivamente importe la oscuridad, o solo están mostrando la “materia negra”. Dos posibles traducciones de un disco cargado de melodías que recuerdan a los años dorados de The Rasmus y que les ha traído buenas críticas.

Pero, como dice el guitarrista, es verdad la importancia de la oscuridad. Al igual que en sus discos más exitosos en la primera mitad de los 2000, Dead letters y Hide from the sun, Dark matters tiene una temática y sonido que se basa en lo oculto y que se aleja mucho de su disco homónimo lanzado en 2012, donde también probaron otros géneros musicales.

El músico reconoce que esos álbumes llenos de hits tienen muchas similitudes con este nuevo. “No está hecho a propósito, simplemente pasó”. En este caso, la necesidad de hacer un disco así, relacionado a las sombras y con rock melódico más marcado, nace de otra terapia. “Estaba en el proceso de sanar”, explica. “¿Sanar de qué?”, preguntamos con curiosidad. “Del divorcio”, contesta sin rodeos.


No escuchar música pero sí escuchar a los fans

Pauli se apresura en explicar que está hablando por sí mismo y no por toda la banda. Pero ante la pregunta sobre qué música escucha últimamente y cuales han sido sus inspiraciones musicales, la respuesta es, por decir lo menos, excéntrica: “La verdad es que no escucho música. Después de divorciarme y cambiarme de casa me pregunté a mí mismo ‘¿debería comprar un estéreo?’. Pero la verdad es que no lo necesito”.

Es una respuesta muy interesante, y no está obligado a explicar el por qué, pero igual lo aclara. Para él, la música es su vida entera y su trabajo. Los procesos de componer y estructurar su propia música son suficientes. A simple vista es extraño, pero también muy dedicado a su vocación. No por nada el rock alternativo de The Rasmus lleva más de dos décadas en la industria musical.

Él no escucha música y habla por sí mismo, pero sí escucha al público y aquí habla por toda su banda. “Lo que haremos será aprovechar las redes sociales y preguntar directamente a nuestros fans cuáles canciones quieren que toquemos”. Han pasado 12 años desde que vinieron y aunque esta gira es primordialmente de su álbum Dark matters, entienden la nostalgia de su público.


El futuro

Su último álbum es reciente pero nunca tanto como para no seguir pensando en hacer más música. Antes de que comience su tour, el 14 de septiembre, la banda lanzará su single “Holy grail”.

El track, escrito por el vocalista Lauri Ylönen, también nace de pensamientos oscuros. “Escribí la canción durante nuestro largo tour en Rusia la pasada primavera. Pensé mucho en la soledad”. Ylönen, quien también se divorció en el mismo periodo que su compañero de banda, pensó en la gente que parece estar sola en los conciertos, los describió como “los anti héroes” y les hizo una canción.

Pauli Rantasalmi afirma que ese no es el único single en el que han trabajado. “Seguiremos haciendo música, claro”. Además de la gira, no hay planes exactos para el futuro, pero a The Rasmus le queda una larga carrera. Ante los tiempos difíciles, solo una es la solución: seguir tocando.

The Rasmus se presentará en Chile el próximo 15 de noviembre en el Club Chocolate. Las entradas están disponibles en Puntoticket y su valor va desde los $46.000 a los $51.750 si se compra en puerta el mismo día del concierto.


Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali