Culto
Galerías de Arte ocupan antiguo edificio abandonado antes de ser demolido

Galerías de Arte ocupan antiguo edificio abandonado antes de ser demolido

FARO, es el nombre del proyecto en el que siete galerías de arte chilenas se unieron para ocupar distintos departamentos de un edificio en plena Avenida Apoquindo, que pronto será demolido por una inmobiliaria. Allí se están realizando diversas exposiciones de artistas nacionales abiertas a todo público.

Como si se tratara de una torre que ilumina la ciudad en los días previos a desaparecer, para nunca dejar de ser recordada, el proyecto FARO (Apoquindo 5972) se instaló en Santiago con la intención de que los ciudadanos tomen atención a los cambios que ocurren en la ciudad, y saber aprovechar, aunque sea en sus últimos momentos de existencia, el patrimonio arquitectónico que viste la ciudad.

La idea de realizar proyectos que intervienen lugares en tiempo determinado no es nueva en el mundo, de hecho el movimiento que lleva de nombre POP-UP tiene varias décadas de experiencia y se ha llevado a cabo en diversos países europeos.

Uno de ellos es el caso de la localidad de Ordes, ubicada en La Coruña, España, donde desde 2010 se ha realizado el Festival de Arte Urbano “DesOrdes” en el que artistas de todo el mundo intervienen espacios abandonados en esta área rural apelando a la idea de museo al aire libre.

Sin embargo, “en Chile la idea es relativamente nueva”, dice Paula Cortés Caiozzi, directora de Galería Espora y organizadora del proyecto FARO. Ya que uno de los antecedentes que existen sobre este movimiento en el país es el proyecto Espacios Revelados ocurrido en 2016, donde decenas de artistas activaron espacios abandonados en un periodo de dos semanas.

Por otro lado, una de las últimas experiencias ocurrió el mes pasado en el edificio de Carmen 36, donde se realizó una exposición con más de 20 artistas durante una semana, antes de que este se convirtiera en apart-hotel, cafetería y bar.

Paula Cortés asegura que, a diferencia de los proyectos anteriores, FARO, entrega “la posibilidad de habitar el espacio por un tiempo prolongado, por lo que es una apuesta claramente nueva, además que contar con el apoyo de una inmobiliaria detrás, es muy relevante”.

“La ciudad tiene muchas formas de ser habitada, esta es una de ellas”

La historia de FARO comienza cuando Cortés supo que existía este edificio y se puso en contacto con la Inmobiliaria INDESA, presentándole la idea de ocupar ese espacio con proyectos de artes visuales mientras aún no fuera demolido.

La inmobiliaria accedió sin problemas. “El proyecto les pareció muy interesante y se negoció para que ellos dieran el edificio en comodato, durante el tiempo, antes de la demolición, ya que el proyecto inmobiliario se va a construir en toda la esquina. De esta forma, tener este edificio abierto al público y con arte, tenía mucha coherencia para ellos, y con el próximo proyecto que ahí se construirá”, afirma Cortés.

Así fue como Galería Espora invitó a participar a otras galerías de arte para que ocuparan los seis departamentos que estaban disponibles, y con gran entusiasmo, se unieron a este proyecto Factoría Santa Rosa y SISMICA (oficinas para la exportación de las artes), Metro21 (proyecto especializado en Street Art y muralismo) y Cuarto Verde (una galería emergente).

El sexto departamento rotará con diferentes propuestas, y también algunos artistas darán talleres.
“Darle una nueva vida a este edificio es toda una propuesta”, afirma Cortés, quien en conjunto con las galerías participantes hicieron algunos arreglos a cada departamento como limpieza, iluminación, seguridad, pintura, etc. Todo financiado por las mismas galerías.

Y aprovechando lo que ofrecía la arquitectura del edificio, que se caracteriza por sus generosos ventanales, este espacio también funciona como una gran vitrina a las enormes cantidades de público que transitan justo a la salida del metro Manquehue. “Esperamos que se convierta en un lugar que acerque el arte a distintos públicos”, comenta Paula y reflexiona respecto al aporte del proyecto a la sociedad, “la ciudad tiene muchas formas de ser habitada, esta es una de ellas”.

Por otro lado, en cuanto a las propuestas y líneas curatoriales, cada galería funciona de manera independiente, “pero siempre con inauguraciones en conjunto y respetando las normas de convivencia y seguridad”, afirma la directora de Galería Espora.

Así también la coordinadora sostiene que el apoyo en la gestión y la colaboración entre todos los participantes ha sido fundamental en este proyecto, incluso se ha desarrollado la posibilidad de intercambio de proyectos e ideas entre las galerías.



¿Qué ver en FARO?

Factoría Santa Rosa es una de las galerías participantes de este proyecto y una de las más destacadas, tanto por sus exposiciones y actividades dentro de FARO, como por su presencia en el mundo del arte contemporáneo nacional.

Con cerca de 10 años de trayectoria, la galería se dedica a difundir el arte contemporáneo nacional, desde las propuestas más jóvenes, hasta a artistas reconocidos como por ejemplo Guillermo Núñez, Gonzalo Cienfuegos, Omar Gatica, entre otros.

En el marco de FARO, la galería dirigida por Carolina Musalem, presenta la muestra “Habitación de ensueños” del artista Joaquín Reyes, quien desarrolla un diálogo estético y conceptual entre la pintura y la escultura.

“La obra busca poner en tensión al mismo tiempo que en armonía estas dos tradiciones de las artes plásticas, la pintura y la escultura, por medio del color, la representación, la forma y la mancha, donde cada una busca llenar el espacio imaginario de la otra, y entre ambas se construye una dialéctica”, afirma el artista.

Esta propuesta se basa en la profundidad de la pulsión de vida y la muerte, “eros y tanos en la mitología griega, ambas fuerzas que se oponen, atraen y complementan. Por lo que utilizo la ‘mancha’ (pictórica, gestual y conceptual) para plantear este diálogo”, sostiene Reyes.

Para el artista el proyecto FARO es un gran aporte a la ciudad, para que esta “no sea un cementerio de construcciones que esperan ser derribadas para construir nuevos grandes edificios”.

Reyes asegura que, si estos están esperando su deceso inminente “es bello que lo esperen con estilo y que gente pueda ver algo que se escape a su cotidiano, que los haga mover la cabeza y pensar al menos ¿Qué diablos? Que puedan ver ideas representadas y problematizadas. Creo que el arte es un juego, y se quiera o no, todos participan”.

Dentro de sus actividades, este sábado 25 de agosto Factoría Santa Rosa, realizará visitas guiadas gratuitas de 12:00 a 16:00 horas, por las instalaciones del edificio y las exposiciones de Joaquín Reyes y Lucas Estévez (quien también está presentando su obra en el edificio), ambos artistas conversarán con el público sobre sus propuestas y reflexiones en torno a su obra y al contexto de este proyecto.

El residente del FARO

A pesar de tener dos muestras abiertas, Factoría Santa Rosa, con gran energía y entusiasmo por el proyecto y espacio dispuesto, no se conformó y aprovechó un par de habitaciones para realizar una residencia en el edificio con el artista proveniente de Olmué, Rodrigo Vargas, la que finalizará con una exposición en noviembre en el mismo departamento.

“El espacio funciona como una gran pecera que me permite ver el flujo de la ciudad, y con mi obra que aborda la abstracción y la geometría, he visto como estos flujos y comportamientos han sido parte de mi proceso creativo. Sobre todo, ya que el cambio desde la ruralidad a la ciudad, influye definitivamente en mis referentes visuales”, afirma Vargas, quien ha vivido durante algunos meses en una de las habitaciones del departamento, cual guardián de este FARO.

Para el artista, el proyecto ha sido una oportunidad para abrir nuevos espacios de exhibición e intercambio para la cultura y generar lazos con empresas dispuesta a apostar por nuevos entendimientos culturales y confiar en ellos, esto “claramente habla de un cambio social”, dice.

Por su parte Paula Cortés, asegura que “nuestro tiempo en el edificio es definido, tenemos una fecha en que debemos irnos, y aunque el proyecto FARO aparece con el edificio, entre Factoría Santa Rosa y Espora nos hemos aliado para realizar otros proyectos, así que esperamos seguir así”.

En cuanto a la relación con la inmobiliaria, la galerista dice que no han hablado a futuro, ya que para ellos esto también es nuevo. Así que por ahora se están enfocando en sacar adelante el proyecto actual y aprovechar al máximo la oportunidad. “Nos encantaría seguir en esta alianza, pero habrá que ver”, concluye.

Visita guiada con los artistas Joaquín Reyes y Lucas Estévez:
Sábado 25 de agosto
12:00 pm hasta las 16:00 horas. 
FARO Arte Contemporáneo
Av. Apoquindo #5972
Metro Manquehue

Sobre el autor: