Culto
Monsta X cautivó al Polideportivo con su fiesta personalizada

Monsta X cautivó al Polideportivo con su fiesta personalizada

Con una energía que se desbordaba en el más acotado espacio del Estadio Nacional, el septeto desplegó un espectáculo que se dividió en los más variados talentos musicales y la interacción con el público casi en partes iguales.

Como lo habían adelantado en la entrevista con Culto, los siete chicos de Monsta X, Shownu, Wonho, Kihyun, Hyungwon, Minhyuk, Jooheon y I.M, venían preparando este espectáculo con toda la dedicación que su apretada agenda-la misma que los trajo a Chile nuevamente en menos de un año- les permitía. Un trabajo agotador que se puede apaciguar solo entre los gritos desgarradores de las 5 mil personas que llenaron ayer el Polideportivo del Estadio Nacional.


Foto: Checho García – NoiX Entertainment

A la altura de los ojos de todos sus fans dispuestos en las galerías laterales y cancha, Monsta X abrió su show desde un podio instalado mucho más arriba que el escenario real.

Desde ahí, se lograba divisar el recinto que albergaba toda la energía acumulada que cabía en un espacio un poco más acotado que su anterior visita en el Movistar Arena, pero que permitía una suerte de show privado que las Monbebe (el nombre de sus fans) estarían agradecidas de tener.


Foto: Checho García – NoiX Entertainment

El impacto de la primera canción “Jelousy” marca, con su estructurada coreografía y canto, la presentación del concepto de de esta gira The Connect World Tour. Y sigue constante en los temas que vienen, donde los siete integrantes se dividen en igual medida la misión de llenar el escenario con sus movimientos.

A penas terminan un par de canciones, Monsta X se da el tiempo para saludar a sus fans. No es que necesiten hacerlo precisamente, pero desde este punto del concierto, y en modo de agradecimiento, los chicos hacen más palpable el sueño de que esta es una fiesta personalizada para sus seguidores, haciéndoles preguntas, jugando sobre el escenario y demostrando inmensa humanidad en medio de lo inalcanzables que se ven en sus trajes brillantes.


Foto: Checho García – NoiX Entertainment

En dos horas y media de concierto, entran y salen del escenario varias veces dando inicio a diferentes actos. Se presentan juntos en canciones antiguas y nuevas como “Crazy in love”, “Shine Forever” y “Destroyer”, y también en actos separados demostrando las fortalezas de cada integrante en el canto, baile y rap.

Y la fiesta no termina ahí. Casi como en un programa de entretenimiento coreano, Monsta X no solo muestra sus habilidades en diferentes destrezas-con una pasión casi sacada de un programa de talentos-, también hacen covers de canciones conocidas como “Versace on the floor” de Bruno Mars, interpretada por Shownu y Jooheon, y se intercambia papeles (los que rapean intentan cantar y viceversa) para hacer reír al público.

Los chicos ocupan su energía desbordante hasta el final para dejar con altos estándares el escenario y también para interactuar cada vez que pueden con sus espectadores. Es la misma energía que hace reír y llorar a muchas fans, mientras ellos, agradecidos por el caluroso recibimiento, se dan hasta el tiempo de sentarse en la pasarela a firmar discos y sacarse fotos, mientras una lluvia de serpentinas y papeles picados da fin al show.


Foto: Checho García – NoiX Entertainment
Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali