Culto
Esa chica es M.I.A: la revolución musical de la cantante que retrató a los inmigrantes

Esa chica es M.I.A: la revolución musical de la cantante que retrató a los inmigrantes

Este año, el documental que reconstruye la vida de la autora de “Paper planes” ganó todos los elogios en el festival de Sundance. Y es que la historia que cuenta su paso de refugiada a artista internacional es casi increíble, pero real. Llamada revolucionaria, controversial y radical, el pop no convencional de M.I.A desafió a la industria de la música y finalmente le ganó.

Mathangi “Maya” Arulpragasam, más conocida en el mundo de la música como M.I.A, rapea con actitud en medio del Estadio Lucas Oil, en Indianápolis, Estados Unidos. Está frente a 70 mil personas y más de 100 millones de espectadores la miran por televisión. Ahí, en pleno medio tiempo del Super Bowl de 2012, acompañando la presentación de nada más y nada menos que Madonna, M.I.A termina su show levantando el dedo del medio. Un gesto rápido que ningún técnico alcanzó a censurar, y que luego, le costó una demanda de millones de dólares.



Nada de eso podía importarle a M.I.A. La cantante de descendencia tamil cingalesa radicada en Inglaterra ya había pasado por cosas peores. Había arrancado de una violenta guerra civil en Sri Lanka, había lidiado con la discriminación por sus orígenes y aún así logró ser una artista internacional nominada a los Grammy, una que está al nivel de cantar con Madonna en un estadio lleno, y que se da la libertad de ir en contra de las reglas.

Mucho antes de que “Paper Planes”-la segunda mejor canción del siglo según Rolling Stone-se apoderara de las radios del mundo en 2007, M.I.A ya había acumulado la suficiente experiencia para terminar escribiendo una canción así. Aunque sonaba fresca, entretenida y era el single principal de la película ganadora del Oscar, Slumdog Millionarie(2008), su reconocido coro “Todo lo que ellos quieren hacer es ‘bang bang bang’ y tomar tu dinero” no tenía un origen tan agradable como su repercusión.

M.I.A hablaba de la visión que tenían en Estados Unidos sobre los inmigrantes, en particular la visión que tenían de ella, un problema de visas y reputación que sin querer forjó el destino de su carrera.



Destinada a sobrevivir

“Soy muy buena como para estar aquí” pensaba Mathangi en medio de los disparos que escuchaba través de la ventana en su casa en Sri Lanka, donde vivía con su madre, su hermana y su padre. Él, fue uno de los fundadores de “Los Tigres de Tamil Eelam”, grupo que reclamaba un estado independentista en su país y que fue declarado como terrorista ahí y en otros países como Estados Unidos, Canadá y Reino Unido. Esa realidad le traería problemas después, pero en el momento, su única preocupación, según lo que declaró a Vanity Fair,  era que tenía claro su talento, y no quería que ese talento muriera en la guerra civil.

En 1985, dos años después de comenzada la guerra, ella y su familia lograron escapar y terminaron siendo refugiados en Londres. A sus cortos 11 años, y a pesar de que ella había nacido en esa ciudad por efectos del oficio de su padre, M.I.A vivió con sus propios ojos los problemas de ser una “inmigrante”.  Aún así, logró forjar una temprana habilidad artística que la acercó al mundo audiovisual en sus años escolares y la llevó a estudiar cine.

El resto parece un cuento fantástico. A fines de los 90, conoció al vocalista de Blur, Damon Albarn y se hicieron amigos. Luego, él le presentó a su entonces novia Justine Frischmann, cantante del grupo Elastica, en un concierto de Air. Ahí acordaron que M.I.A, quien comenzaba su carrera audiovisual, hiciera un documental de Elastica y también la portada de su disco The Menace(2001). Entonces, en un par de años, comenzó a ser telonera en sus conciertos con un par de canciones. Era el comienzo.


Un canto permanente a los inmigrantes

Sus canciones se hicieron conocidas en los círculos de Dj’s que tocaban en Londres y entonces dio con Diplo. El DJ y productor quedó fascinado con ella y rápidamente, luego de comenzar una relación amorosa, la ayudó a lanzar su primer disco Arular (2005), el que nombró así por honor a su padre Arular Arulpragasam.



El disco la introdujo de lleno en la industria musical. Con buenísimas críticas por sus frescos sonidos que mezclaban pop, dance, electrónica y hip hop, la artista comenzó a hacerse un nombre y al mismo tiempo dejar mensajes que retrataban la desigualdad, la discriminación y los problemas de los inmigrantes.



Pero era su misma realidad la que la estaba empujando cada vez más a hacer música contestataria. Cuando quiso empezar el proceso de hacer su segundo álbum, el productor norteamericano Timbaland la llamó para trabajar con ella. En su preparación para viajar a Estados Unidos, se dio cuenta que tenía prohibido el ingreso al país, ya que estaba calificada como terrorista. El problema: ser hija de Arular Arulpragasam, fundador de “Los Tigres de Tamil Eelam”.

Y aunque se las arregló para terminar su segundo álbum Kala(2007), nombrado así en honor a su madre, fue ese episodio el que le dio pie para escribir “Paper Planes”, el éxito internacional que la mantuvo en los primeros puestos de las listas por largo tiempo, y la canción que ocupa el puesto número dos, solo después de Beyoncé, en la lista de las 100 mejores canciones del siglo 21, elaborado por la revista Rolling Stone.



Sin límite

En sus siguientes discos, M.I.A ( acrónimo para Missing in Action) nunca dejó de sorprender. en 2010, cuando salió su álbum Maya, volvió a hacer polémica cuando lanzó el video de “Born free”. Dirigido por ella misma, el clip muestra a pelirrojos siendo llevados a la fuerza por militares a un campo minado donde tienen que correr. La crudeza de las imágenes hizo que YouTube decidiera bajarlo de la plataforma. Y aunque luego lo subieron con restricción de edad, esta fue una de las primeras censuras que sufrió en su carrera.



Al igual que en medio del Super Bowl unos años después, la cantante no se sintió amenazada. Dentro de todo, bastante había aportado con sus letras a la escena musical con sus 5 trabajos de estudio desde que comenzó su carrera a los 27 años. Muy tarde pero nunca tanto como para no hacer ruido.

Según comentó a la revista Rolling Stone, M.I.A quiere retirarse pero se le está haciendo difícil. Ha pasado más de una década desde que revolucionó el pop y llegó a liderar los ránkings con su famosa canción “Paper planes”, y siente que, a pesar de llevar toda una vida creando música que represente los problemas sociales, y aunque sigue siendo noticia ahora que estrenará un documental sobre su compleja vida el próximo 28 de septiembre , no ha hecho el impacto suficiente, porque el mundo sigue igual de dividido.


Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali