Culto
Joël Dicker: “A la gente aún le encanta leer y ver una serie no es la misma experiencia”

Joël Dicker: “A la gente aún le encanta leer y ver una serie no es la misma experiencia”

Con ventas por más de 10 millones de ejemplares, el autor habla de su nueva obra, La desaparición de Stephanie Mailer, un thriller de 650 páginas que intenta aclarar el crimen de una familia 20 años después de ocurrido. Acá, se refiere a su forma de trabajo y a la miniserie basada en su bestseller La verdad sobre el caso Harry Quebert.

El ambiente era festivo. La tarde era la de un día de verano agradable en Orphea, la zona costera de Los Hamptons, en Nueva York. Era el 30 de julio de 1994. Al caer la noche, el aire se puso espeso. Pasada las 20.30 fueron encontrados los cuerpos desangrados en la casa de la familia del alcalde. Afuera del hogar, una mujer, al parecer testigo de las muertes, estaba en el suelo con un agujero de bala en la cabeza.

Dos décadas después, en junio de 2014, el capitán Jesse Rosenberg se retiraba tras 23 años de servicio en la policía. Era un lunes 23 de junio y la periodista Stephanie Mailer, del diario Orphea Chronicle, llegaba a encarar a Rosenberg, conocido como el “capitán cien por ciento”, por la efectividad de los casos resueltos.

Stephanie Mailer le dijo a Rosenberg que el crimen múltiple de 1994, que el policía supuestamente resolvió con su compañero Derek Scott, había apuntado a un culpable equivocado.

“Capitán no soy una principiante. Es la clase de exclusiva que un periodista no quiere arriesgarse a perder”, le dijo la mujer que desde ese momento se convierte en una especie de fantasma, a lo largo de las 650 páginas de La desaparición de Stephanie Mailer, la nueva novela del escritor suizo Joël Dicker (33), que ya se encuentra disponible en librerías publicada por Alfaguara.

Anna Kanner es una joven policía que desde septiembre de 2013 trabaja en el cuartel de Orphea. Su labor será relevante para esclarecer el paradero de la periodista. Pero también hay otras mujeres importantes en la trama, que funciona como un thriller y que se encuentra entre los libros más vendidos de España.

Sobre el actual movimiento feminista y las protagonistas en su nuevo título, Joël Dicker dice a La Tercera: “Las mujeres que han hablado durante el movimiento #MeToo son héroes. Han cambiado el mundo”.

La desaparición de Stephanie Mailer está dedicada a su editor, Bernard de Fallois, quien falleció en enero pasado. “Se lo debo todo. Fue el golpe de fortuna de mi vida”, anota.


Orden de los suceso

s

En 2013 Joël Dicker revolucionó el mercado editorial con La verdad sobre el caso Harry Quebert. Publicada primero en francés, la novela ganó el premio Goncourt des Lycéens, se tradujo a 30 idiomas y ha vendido 10 millones de copias. Luego publicó otra novela coral ambientada en EEUU, El Libro de los Baltimore (2015).

En los próximos meses se estrenará la serie televisiva basada en La verdad sobre el caso Harry Quebert, a cargo del cineasta galo Jean-Jacques Annaud (Siete años en el Tibet), que será transmitida por el canal Epix, en EEUU, y TF1, en Francia. El actor Patrick Dempsey interpretará a Quebert, el escritor acusado de asesinato, mientras Ben Schnetzer hará de Marcus Goldman, su pupilo y quien resuelve el caso.


– ¿Qué consejos conservará para siempre de su editor?

– Monsieur de Fallois era un hombre elegante y brillante. Siempre estaré agradecido por haber podido aprender de él durante algunos años. Era un hombre obstinado, pero de una manera muy buena. Fue muy paciente y prefería esperar a un proyecto de calidad que aceptar la mediocridad. Pienso, específicamente, en todas las proposiciones que recibió para convertir La verdad sobre el caso Harry Quebert en una película. Rechazó muchas, muchas ofertas, esperando el único proyecto que sabía que sería mejor que el resto. El, sin duda, estaba en lo correcto.

– ¿Cómo es su proceso creativo?

– Cuando estoy escribiendo, escribo todos los días. Me levanto al amanecer, trago un poco de café y voy a mi oficina. No me gusta escribir en casa, así que siempre he tenido algún tipo de espacio de oficina al que puedo ir. Escribo todo el día, tomo un descanso para almorzar, y luego me detengo alrededor de 4 o 5 de la tarde y hago ejercicio. Me gusta correr pero también andar en bicicleta por todos lados. Una vez que creo que estoy “listo” para escribir el libro, ¡no he terminado! Sigo mezclando cosas, cambiando nombres, el orden de los sucesos… Hago muchas versiones diferentes, y muy a menudo, la versión “final” no es la “última” versión que he hecho.

– ¿Cree que el thriller literario ha sido desplazado, en parte, por el auge de series de Netflix?

– Si te refieres a que las series de televisión hayan reemplazado a los libros, diría que no. A la gente todavía le encanta leer, y ver una serie no es la misma experiencia. Puedes tomar helado de chocolate o pastel de chocolate, ¡ambos son divertidos pero también bastante diferentes!

– ¿Estuvo cerca del trabajo que hizo Jean-Jacques Annaud?

– El señor Annaud fue extremadamente amable conmigo durante el rodaje. Este era un mundo nuevo para mí y estaba tan emocionado de aprender todo. Estuve presente casi todos los días de la filmación en el sitio, pero principalmente miraba y aprendía desde el banquillo. La serie de televisión es su proyecto, no el mío, así que era importante para mí dejarlo donde creía que debería ir. ¡No me decepcionó!

El Libro de los Baltimore como La desaparición… transcurren en EEUU. ¿Por qué esta elección?

– Conozco esta zona de los Estados Unidos muy bien, así que es fácil para mí establecer mis novelas allí. En este momento de mi vida, no podría ubicar una novela en Ginebra, al menos, porque es demasiado familiar. Sería difícil crear un mundo ficticio en un lugar que sea tan real para mí. París, sería más fácil, creo. Al igual que Estados Unidos, es un lugar donde he pasado mucho tiempo, pero no es mi casa.

– En sus libros los saltos de tiempo son importantes, como la gran cantidad de personajes. ¿Son estructuras impuestas por la historia?

– No sé si los diferentes períodos de tiempo son importantes para la intriga, pero crea los mundos sobre los que me gusta escribir. Así como no puedes escapar de tu infancia, cada personaje de mis novelas es producto de su pasado. Entonces, al presentar diferentes partes de sus vidas, puedo explorar otros períodos vitales de cada personaje y mostrar una persona más completa.

Sobre el autor: