Culto
Jazztick, la banda chilena que versiona canciones de videojuegos: “Tocamos hasta para matrimonios”

Jazztick, la banda chilena que versiona canciones de videojuegos: “Tocamos hasta para matrimonios”

El cuarteto nacional que se presentó este fin de semana en Festigame habló con Culto. Nuevo álbum temático, la recepción del público ante su propuesta, el origen de los curiosos nombres de sus covers y más en la siguiente entrevista.

Mayo del 2014. Sebastián Vera, bajista chileno, estudiaba en la Escuela de Música de la Universidad Arcis. La malla de estudios de aquel semestre le pedía que arreglara canciones a elección. ¿Qué música escoger? Videojuegos, pensó, dándoles un matiz jazzero. Así fue sumando a sus amigos, quienes también estudiaban música en esa época, y se entusiasmaron con la idea y le dieron vida así a Jazztick.

Max González, tecladista de la banda, cuenta que “de a poquito fuimos agarrando vuelo. El año 2014 fue puro ensayo. A finales de 2015 nos aventuramos a la vida del tocar, tocar y tocar”.

Ya varios años han pasado de aquel entonces y el grupo actualmente solo sabe de buenas noticias. Acaban de presentarse en Festigame, con Max compartiendo escenario junto a Stefanie Joosten, la modelo de Quiet en Metal Gear Solid V: The Phantom Pain.


Max González. Imagen: Instagram de Jazztick.

“Nosotros tocamos, la gente pasa, empieza a mirar así con cara extrañada y dicen ‘yo conozco esto’. De repente gente mayor, de 60 años…”, cuenta Max.

Plaza de Armas ofrece un marco de público más variopinto. ¿Qué tal la recepción ahí?

-Hay de todo. Hay días donde pasan más jóvenes y generalmente cuando es así, nos va mejor, pero hay días donde generalmente hay más gente mayor andando. La gente mayor también engancha, pero yo no creo que sea porque conocen la música de los videojuegos, sino porque les gusta porque: 1, estamos vestidos; 2, porque les gusta el show; 3, porque les gusta lo que tocamos generalmente. Si igual son arreglos medios jazzeados, fusión, entonces hay varia gente que se identifica con esos estilos.

“Hemos tocado hasta para un matrimonio que nos contrató, con música de videojuegos. Así de loco”.

¿Y qué tal esa experiencia de un matrimonio?

-Uno va a amenizar generalmente. Digamos, las bandas que no son de cumbia y cosas así, que son bandas que van a amenizar, las de cumbia son para ir a bailar y pasarlo bien, el bailoteo. Nosotros estamos ahí y de repente la gente como que para la oreja, está comiendo y dice ‘estos temas yo los conozco, son del juego’, y nosotros estamos tocando ahí y la gente se empieza a agrupar de a poquito y es muy curioso. Ese fenómeno como que se da en todos lados igual.


Foto: Instagram de Jazztick

¿Ustedes se concentran solo en clásicos de los videojuegos o igual están añadiendo algo de música más nueva?

-Los temas más nuevos que tenemos son los de Cuphead. No sé si el mundo cache mucho todavía lo que es Cuphead. Es un juego que igual que ha agarrado harto vuelo, pero es súper nuevo. Salió el año pasado.

“Uno de los temas, que es el que tocamos nosotros, ‘Floral Fury’, es sabroso. El original es como una salsa. Nosotros lo tiramos como al latin jazz, que es súper-casi bailable”.


“Sabes, los cabros chicos que me sorprenden. Los niños, estoy hablando de 5 a 10 años, cachan estos juegos, son la generación que viene jugando estos juegos, como nosotros que éramos de la generación de Mega Man X, de los primeros Mega Man y tú escuchas los temas y es como ‘oh, mi infancia’. Ahora los cabros chicos como que la pueden vacilar ahí mismo. No tienen que esperar a que pase tanto tiempo para escucharlo y eso es bacán. Es muy bacán”, dice Max González.

¿Cómo nacen estos nombres paralelos?

-El responsable de todo esto es Milton, el saxofonista. Según recuerdo, el primer disco que sacamos, que es “Como joystick pero con jazz”, él dijo ‘hagamos una cuestión que no hace nadie: pongámosle nombres originales, casi chilenos, en español chileno, a los temas’ y nosotros lo quedamos mirando súper escépticos y le dijimos ‘hazlo tú’ y él nos dijo ‘chuta ya’.

“Tres días después tenía los 13 temas puestos con nombres casi como una parodia en chileno. De ahí salió ‘Cuidao’ está la guagua!’ (Athletic theme – Yoshi’s Island), salió el del Castlevania que es ‘Drácula dónde está el funk’ y bueno, son infinitos. Nosotros de repente los presentamos con los nombres y la gente queda como enganchada, pero la gente que tiene el disco se muere de la risa, porque es como una talla de culto dentro de nuestro círculo”.

¿Han tenido invitaciones del extranjero?

-Mira, curiosamente, hace poco nos entrevistaron de una radio de Colombia que tiene un programa dedicado a la cultura geek, a los videojuegos, al anime y cuestiones relacionadas, y nos llamaron. Nos dijeron ‘oye, estábamos en Instagram y de repente nos apareció su publicación’ y nosotros quedamos como ‘wow’. Y ahí les dimos toda una explicación de qué es el proyecto y nos dieron hartos contactos para ir a tocar allá, así que estamos expectantes y digamos no hay nada concreto aún.

“Es muy caro salir afuera, ese es el único problema. Entonces si quieres salir, salvo que te esté yendo muy bien y tengas a Chile en la palma de tu mano como público, es muy complicado hacerlo. Entonces tienes que pensar en postular a fondos de la Cultura y cosas así”, dice el tecladista.

¿Planes a futuro?

-Estamos trabajando en el disco nuevo ya, que va a ser una sorpresa. Es un disco temático. No puedo revelar. Esta va a ser una apuesta, porque generalmente los discos que tenemos ahora son un popurrí de temas: Mega Man X, Undertale, Zelda. Esta nueva producción solo estará concentrada en una banda sonora de un videojuego.


¿Fuera del continente, en Europa o Asia, no han llamado la atención?

-En YouTube tenís una herramienta que te sirve para ver las estadísticas de a dónde llegan tus videos y de repente nosotros nos encontramos con que en Arabia Saudita hay 400 personas que han escuchado nuestra cuestión. Y nosotros, claro, ‘cómo llega allá la cuestión’ y empezai a tomar conciencia del impacto que son las redes, sobre todo YouTube, que es una plataforma que te ayuda a difundir tu material a nivel global.

¿Qué tal la recepción en redes sociales?

-Al principio lenta. Cuando empezamos, no teníamos material audiovisual. Si en YouTube no tienes un video, francamente la gente no te pesca mucho. Vale destacar que nosotros tenemos permisos municipales para tocar en las calles de Santiago. Cuando empezamos a salir a la vida, por así decir, empezamos a agarrar onda, la gente nos empezó a buscar harto, sobre todo en Facebook. Empezamos a tener likes, likes, likes. Empezamos a dar informaciones, tenían cada vez más reacciones, más interacciones, hasta que le empezamos a dar duro al YouTube y el YouTube tiene un alcance, como te dije antes, más global, más internacional por así decir. Entonces ahí empezó a agarrar más vuelo y después de a poquito fuimos metiendo el Instagram, y ahora tenemos Spotify.

“Vamos gradualmente abarcando lo que más se pueda. Spotify es súper caro, así que vamos lo más lento pero seguramente posible”, añade.


Jazztick en Festigame.. Foto: Instagram de Festigame

Si quieres conocer más de Jazztick, acá te dejamos sus perfiles en redes sociales y servicios de música 👇

Sitio web
Fanpage
Spotify
Instagram
Bandcamp
YouTube


Sobre el autor:

Felipe Rojas |
Periodista de La Tercera