Culto
Festival de Viña insiste en convertir a Luis Miguel en su gran figura para 2019

Festival de Viña insiste en convertir a Luis Miguel en su gran figura para 2019

El plan es que “Micky” sea el gran hombre de la próxima edición, lo que incluye traer al actor Diego Boneta de jurado.

Luis Miguel es hoy la gran obsesión de los encargados del próximo Festival de Viña. Si bien el cantante nunca ha desaparecido del radar del evento y aparece como candidato en cada versión de un certamen al que lo une un vínculo histórico, el fenómeno continental que ha generado su serie biográfica en los últimos meses ha hecho que el Sol de México se haya transformado en prioridad número uno para los encargados de la cita, que apuran su fichaje para la edición de febrero próximo.

Fueron hace un par de meses los mismos ejecutivos de los canales anfitriones del certamen, TVN y Canal 13, quienes solicitaron expresamente el fichaje del solista a la produtora T4F+Bizarro, entidad que se encargará de la parrilla de Viña 2019. La idea es aprovechar el renovado interés que existe entre el público hispanoamericano por el cantante de 48 años, y capitalizarlo con su presencia en la primera versión del Festival al mando de ambos canales, en alianza con FOX Networks Group. Es más: la intención de los organizadores es que el intérprete de “La incondicional” sea el primer artista que se anuncie oficialmente como parte de la programación del próximo año ,y que éste se transforme en el gran protagonista y principal atracción del Festival 2019. El hombre que lo cope casi todo, ya que la consigna entre los responsables de la cita es clara: “hoy todo lo que tenga que ver con Luis Miguel es tema”, comentan altas fuentes de la organización.

En lo concreto, existen conversaciones muy avanzadas entre los productores de la cita y los representantes de “Luismi”, aunque todavía quedan algunos detalles por afinar antes de dar por cerrado su aterrizaje en la Quinta Vergara, sobre todo aquellos que tienen que ver con el calendario del mexicano en Sudamérica.

Más allá del interés entre ambas partes, todavía no se terminan de ajustar las fechas para que la llegada del cantante a Viña coincida con las de su próxima gira sudamericana. Un recorrido pensado inicialmente para fines de este año, pero que con el correr de los meses -y ante el éxito de ventas- ha ido sumando shows en Norteamérica, postergando su desembarco en la región para inicios de 2019. En ese sentido, para los organizadores del Festival, Luis Miguel quedaría descartado si finalmente decide actuar en Chile antes de la fecha del evento, fijado para fines de febrero.

Hasta ahora han sido varias las empresas nacionales que han ofertado por quedarse con los primeros conciertos del intérprete en el país desde 2015. Entre ellas, la productora encargada de la parrilla de Viña, que le habría ofrecido a los representantes del mexicano un total de cinco fechas en Chile, incluyendo el show en la cita televisada de la V Región.

Los montos que solicita el hombre de “Suave” también han cambiado. ¡México por siempre!, el tour promocional de su último disco con el que volverá a Chile, comenzó en el Auditorio Nacional de la capital azteca en febrero, dos meses antes del estreno de la serie en Netflix y Telemundo. Desde entonces la popularidad del cantante revivió y las cifras son otras: según fuentes de la industria, la oferta que el equipo del mexicano recibió por parte de la productora a cargo del Festival se acercaría los US$3 millones; cerca de US$ 700 mil por cada uno de los cinco recitales ofertados. Un monto que supera largamente los US$400 mil que “Micky” cobró por cada concierto de su último paso por Chile, hace tres años.

En ese sentido, el factor económico también habría incidido en el retraso de las negociaciones entre el cantante y Viña, tomando en cuenta que los derechos de televisación que suele incluir el contrato con el certamen también encarece los montos.

El interés que hoy despierta la figura de Luis Miguel en el continente ha quedado a la vista, y los organizadores del Festival han tomado nota. Por lo mismo, en paralelo a las negociaciones, han comenzado a sondear la opción de fichar al actor mexicano Diego Boneta para la cita.

El artista, que interpreta a Luis Miguel en la serie de Netflix, es uno de los nombres que la producción ha evaluado para el jurado de la competencia internacional. Por ahora, sólo es parte de una intención y un plan, pero está sobre la mesa la idea, bajo la premisa que, de cerrar con el hombre de “La incondicional”, se activaría en términos concretos el deseo de traer a Boneta.

Junto con esto, se sigue avanzando en otros nombres de la parrilla, como la chilena que corre con ventaja para el evento, la solista Camila Gallardo, y otra figura del pop latino con el que se ha avanzado en las conversaciones: el puertorriqueño Ricky Martin. Con todo, la idea de los organizadores es hacer los primeros anuncios a partir de la segunda quincena de este mes, incluyendo la oficialización de la pareja de animadores y a la gran estrella que buscan para el próximo año.