Culto
Winnie the Pooh salta al mundo real con el estreno de Christopher Robin

Winnie the Pooh salta al mundo real con el estreno de Christopher Robin

La película, que llega hoy a las salas nacionales, mezcla actores reales con animación digital.

Winnie the Pooh ocupa un lugar especial en el canon de Disney. No sólo está entre las licencias de entretenimiento de mayor recaudación de la historia (por sobre Los Simpsons, Star Trek, Dragon Ball y más), sino que además fue justamente una de las películas protagonizadas por el oso de peluche la que marcó el fin de una era para el estudio de animación: lanzada en 2011, la cinta homónima del personaje fue la última que Disney elaboró bajo la técnica tradicional de “lápiz y papel”, reemplazada hoy en día por la animación computarizada tipo Frozen.

Considerando su importancia histórica, no es de extrañar que Winnie the Pooh ocupe un lugar de avanzada en los remakes live-action (con actores reales) de los clásicos animados de Disney, fórmula que le ha significado al estudio una nueva camada de éxitos de taquilla con títulos como La Cenicienta (2015), El libro de la selva (2016) y La Bella y la Bestia (2017). Ahora llegó el turno del entrañable peluche, con el estreno de hoy en cines chilenos de Christopher Robin: un reencuentro inolvidable.

La cinta, que mezcla actores de carne y hueso con animación digital, cuenta cómo Christopher Robin, el niño que jugaba con “Pooh” en sus aventuras originales, crece para convertirse en un adulto de vida rutinaria (Ewan McGregor), con poco tiempo para su esposa e hija. Cuando su trabajo lo obliga una vez más a abandonar a su familia, Robin se encuentra nuevamente con su amigo de niñez, esta vez en el mundo real y no en el imaginario Bosque de los Cien Acres. El oso le pide ayuda para encontrar a sus amigos, Piglet, Igor, Tigger, Búho y otros, algo que el adulto Robin acepta a regañadientes en un comienzo, para terminar encontrándose con una mejor versión de sí mismo.

Mientras otras historias de Disney están cargadas a la épica y el melodrama, Christopher Robin rescata el espíritu tradicional de Winnie the Pooh: una aventura sencilla, con mucha comedia blanca y la inocencia de su personaje central como principal encanto.

La cinta es, además, el único remake de una franquicia animada de Disney en llegar a las salas este año, antes de un 2019 marcado por tres estrenos: Dumbo, en marzo, Aladdín en mayo y El rey león en julio.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.