Culto
Moves like Jagger: la mujer que le enseñó a bailar a Mick

Moves like Jagger: la mujer que le enseñó a bailar a Mick

El particular estilo del líder de Rolling Stones es resultado de su admiración por James Brown, lo que aprendió de sus padres y, sobre todo, lo que le enseñó Tina Turner en su gira conjunto de 1966.

Teniendo en cuenta el historial performático de Mick Jagger, la siguiente declaración parece sacada de la ficción. Pero en una entrevista con la Revista People en 1981, la cantante Tina Turner lo dijo sin remordimientos: “En sus shows, él solo se quedaba quieto sobre el escenario con la pandereta en la mano”. Y es que en esa época, solo cuatro años después del nacimiento de Rolling Stones en 1962, y a pesar de sus exitosos primeros cuatro álbumes de estudio, Mick Jagger no era conocido particularmente por sus movimientos.


En 1966, la banda estaba de gira por Inglaterra y contarían con los shows de apertura de The Yardbirds, Long John Baldry y también el dúo Ike y Tina Turner Revue. “Sabemos que disfrutarán de los fantásticos Ike y Tina Turner Revue, que vimos hace un tiempo en los Estados Unidos”, adelantaban en un comunicado. Y aunque los teloneros no habían tenido ningún número uno aún, la trayectoria de diez años y la presentación en vivo fueron motivo suficiente para que Rolling Stones quisiera invitarlos al tour.


Admirado por su evidente energía, Mick Jagger inició su amistad con Tina Turner a penas comenzaron a presentarse en el Reino Unido y en poco tiempo se transformó también en inspiración. “No sabía quiénes eran los Stones. Eran solo estos chicos blancos y Mick era el que siempre estaba parado en las alas mirándonos. Era un poco tímido frente a mí, pero finalmente comenzamos a divertirnos. Traté de enseñarle algunos bailes, porque simplemente se quedaba parado en el escenario con la pandereta”, explicaba en la entrevista la cantante.

Pero las ganas de bailar de Jagger estaban ahí desde mucho antes. El artista ya había comentado que lo que sentía con el público en los conciertos de los Stones era casi incontrolable: “Es algo extraño, desde la audiencia sientes una energía tremenda. Sientes como si trataran de decir lo que quieren de mí, como persona, como intérprete. Sientes que necesitan algo”. Y ese algo tenía que expresarlo en muchas más formas que solo canto.


Bailando en la luz

Tina Turner recuerda que aunque fuese tímido, siempre trató de bailar. “Intentaba cosas como el paso del Pony o algunos movimientos de cadera detrás del escenario y todos nos reíamos”. Y la verdad es que Mick Jagger había intentado, desde mucho antes que las risas se transformaran en aplausos, mejorar su performance con mucha dificultad.

Los primeros pasos fueron gracias a sus padres. “Mamá trató de enseñarme, y bailamos el vals alrededor de la sala de estar al ritmo de Victor Sylvester (…) intentando no pisarle los pies. No tenía esperanza, no era realmente lo mío, lo encontraba demasiado complicado”, comentó Jagger a la Revista Rolling Stone en una ocasión. Su padre y su madre eran ágiles bailarines aficionados y aunque él intentaba seguir sus pasos no conseguía mucho. Tampoco en las clases de baile de la escuela, las que tachó de “totalmente vergonzosas”.

Entonces un día ocurrió, después de un viaje Estados Unidos. Lograron, casi por coincidencia, ver un show del padrino del soul, James Brown, en el Teatro Apollo en Nueva York. Esa, junto a Little Richard, fue su gran influencia. Según él, no fueron solo los movimientos que hizo, fue la energía que puso en ella. Lo que no lo hacía parecer como una rutina, sino más bien, un sentimiento. El fuego interno del músico se había instalado ahí, en sus torpes pero apasionados pasos, gesticulaciones e interpretación, que ahora querían ver la luz.


El impulso final

“Aprendí muchísimas cosas con Tina”, confesó Mick Jagger. Y, al igual como lo confirmó la cantante, lo único que en verdad lo detenía era su timidez. Lo que aprendió con ella en esos conciertos fue mucho más que pasos de baile correctos. Simplemente, mirando el espectáculo de Ike y Tina Turner, logró caer en cuenta de que aún no se atrevía a explotar todo su potencial. Entonces, lo hizo. Y 44 años después todo el mundo supo a que se refería Adam Levine de Maroon 5 con su canción “Moves like Jagger”. Sus movimientos pasaron a ser una leyenda.

Con el tiempo, y casi en forma de agradecimiento, el líder de los Rolling Stones volvió a invitar a Tina Turner muchas veces al escenario, pero ahora para cantar juntos, alumno y maestra.


Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali