Culto
El desenfado de José Pedro Godoy y sus amigos en el centro

El desenfado de José Pedro Godoy y sus amigos en el centro

La muestra, que reúne a 20 artistas contemporáneos en un antiguo y semi-abandonado edificio del barrio San Isidro, estará abierta hasta el próximo sábado 28 de julio.

Desde el año 2009, el Taller El León ha sido el espacio de trabajo de artistas que desarrollan distintas disciplinas. Pintura, serigrafía, porcelana, bordado, escultura, dibujo e instalación ocupan los espacios de la casona de 1910 ubicada en la calle Seminario, en pleno Barrio Italia. Ahora, por primera vez sus artistas organizan un muestra colectiva fuera de ese espacio que ya lleva una década de funcionamiento.

Este puede ser el lugar es el nombre de la exposición que reúne a un total de 20 artistas en Carmen 36, un antiguo edificio de los años 40. La construcción actualmente semi-abandonada, es propiedad de Paula Urzúa y su familia, y tras la realización de esta exposición será remodelada para ser convertida en un hotel. Antes de que ocurra eso, invitaron a los artistas del Taller El León a montar una exposición. “Es un proyecto que está armado por este taller que existe hace 10 años”, cuenta el pintor José Pedro Godoy (1985).

El edificio tiene seis pisos, de los cuales cinco son ocupados para la muestra con el objetivo de que cada artista presente su obra de acuerdo al espacio que va a utilizar. “Son dos departamentos por piso. En el que estoy yo, por ejemplo, todavía hay un horno en la cocina. Se nota aquel estado de abandono”, comenta el pintor.

José Pedro Godoy, que el año pasado presentó una exitosa muestra en el Museo Nacional de Bellas Artes, es uno de los siete artistas que actualmente trabaja en el Taller El León. La obra de Godoy, que en la exposición del Bellas Artes incluso fue objeto de un bullado robo, tiene un estilo abierto y sensual, con alto contraste de colores y la recurrencia de vegetación, paisajes, animales y desnudos masculinos.

El grupo lo completan Camila Pino Gay, Juana Gómez, Rosario Perriello, Javier Toro Blum, Laura Ameba y Gaspar Álvarez. En conjunto organizaron la muestra y propusieron otros nombres para invitar. Así se sumaron Virginia Acosta, Claudia Bitrán, Cristóbal Cea, Isidora Correa, Rocío Guerrero, María Karantzi, Alexandra Mabes, Matthew Neary, Juan José Richards, Marcos Sánchez, Catalina Schliebener, Esteban Vargas y Maite Zubizarreta.

“Cada artista eligió un espacio del edificio y ahí muestra su obra”, explica José Pedro Godoy, quien además de participar es uno de los organizadores. “No quisimos que fuera una muestra bajo una curatoría. Fue una invitación libre, para que cada uno hiciera lo que quisiera. Es un proyecto de creación con una libertad que muchas veces las invitaciones no tienen”, explica.

Esa libertad logra que en una misma exposición se agrupen artistas con diferentes intereses y formatos. Aunque la mayoría de las obras son hechas para la muestra, hay algunas que ya se han mostrado antes, pero ahora responden al nuevo espacio de exhibición. Una de ellas es la instalación Campo minado de la artista visual y escultora Isidora Correa. Una obra en gran formato que en 2011 se presentó en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, y que consiste en una ocupación del suelo del espacio con trozos de objetos domésticos.

Entre las novedades está la obra de José Pedro Godoy, quien mostrará una pieza que da inicio a una serie que tendrá por nombre Sireno. En ella mezcla pintura en muro, sobre madera, fotografía y objetos pintados. Una mezcla que da vida a un imaginario marino donde los cuerpos y la sensualidad son protagonistas.

“Es como esas fotos de la geisha chilena, de la casa que tenía que era como la de la película Lo que el viento se llevó, y que la decoraba con cuadros gigantes de hombres en pelota. Esa idea de mal gusto, la marina, la idea idílica de la playa, los cuerpos mojados, la sensualidad, es como una declaración de intereses en torno a una nueva serie que quiero hacer”, comenta Godoy.

A ellos se suman las obras performáticas de la bailarina Alexandra Mabes, el trabajo en diseño gráfico de Juan José Richards, y la fotografía de Maite Zubizarreta. Habrá obras terminadas, pero también otras que mostrarán su proceso. Todas dispuestas para que el público pueda hacer un recorrido de manera libre por el edificio y ver la muestra que estará abierta hasta el próximo sábado 28.

Sobre el autor: