Culto
GOT7 en Chile: cómo la distribución del escenario define el éxito de un concierto

GOT7 en Chile: cómo la distribución del escenario define el éxito de un concierto

Ayer más de diez mil fanáticos del grupo surcoreano vivieron una experiencia inolvidable que probó un punto importante en el mundo del k-pop: la deslumbrante puesta en escena del tour mundial “Eyes on You” es tan importante como su espectáculo.

Noix, encargado de traer al famoso grupo surcoreano, GOT7, lo había anunciado con bombos y platillos. Una vez más, el próximo concierto de k-pop en el país superaba al anterior en una cosa muy importante: el escenario. Con dos pasarelas laterales que, literalmente, daban la vuelta al Movistar Arena y una pasarela central que dividía la cancha el tres partes iguales, la experiencia era más que prometedora. Y así fue.

Son las 8:00 PM y las luces del recinto se apagan. Las diez mil personas que agotaron locaciones el mismo día que comenzó la venta de entradas se preparan para el esperado concierto del aclamado grupo GOT7. Integrado por JB, Mark, Jackson, Jinyoung, Youngjae, BamBam y Yugyeom, la agrupación es uno de los platos fuertes de la empresa y sello discográfico JYP Entertainment desde su debut en 2014. Y en su primera visita a Chile, las expectativas son altas.

Un corto video introductorio es suficiente para desatar la euforia en el público, y con la adrenalina por las nubes, los integrantes hacen su entrada triunfal al escenario principal junto a su grupo de bailarines para cantar “Hard Carry”. Las coreografías perfectamente ejecutadas se ven bien desde cualquier parte del Movistar Arena, pero, en una industria que los impulsa a ser siempre un poco más, esa no es su única carta bajo la manga.



Después de las primeras tres canciones, su fiel público, denominado AhGaSe, se da cuenta de algo impresionante. Mientras los miembros avanzan por la pasarela central y se separan en las laterales, se comienza a ver la dimensión de la puesta en escena. Los pasillos por los que caminan se elevan hasta el segundo piso del Movistar Arena y los artistas quedan frente a frente no solo de los que compraron la experiencia VIP en cancha, sino también de quienes fueron a platea. Todos pueden, desde algún ángulo, estar muy cerca de GOT7.



El tour “Eyes on You”, que finalizó su paso por Latinoamérica con el concierto en Chile, giró primero por otras 13 ciudades del mundo y el éxito siempre fue rotundo. Independiente de los recintos, la estructura de un concierto de GOT7 tiene todo lo que se puede exigir de un espectáculo de alto nivel. Repaso por sus temas más exitosos como “Girls Girls Girls”, una historia de fondo contada con los videoclips entre presentaciones, y subdivisiones que mostraron baile en “From Now”, canto en “Think about it” y rap furioso con fuego y papeles volando por todos lados en “Hunger” y “Phoenix”.

Aún así, la experiencia en Chile es lo que es gracias a las inmensas pasarelas que fueron creadas por la productora Noix Entertainment específicamente para este concierto, y que, teniendo en cuenta la visión de cómo debería ser un show de estas características, hacen realidad la eterna fantasía de estrecha relación entre el seguidor y el artista.



El ambiente definitivamente puede serlo todo. Y el éxito de un concierto en la época dorada del pop coreano se cuenta así, cuando estás en medio de cancha, ves a tu alrededor y te encuentras con una especie de Paseo Ahumada de la felicidad, donde todos corren de un lado para otro en todas direcciones y parece una locura, pero nadie se hace daño o se aplasta para estar más cerca de GOT7. La euforia se canaliza en esa cercanía y experiencia lúdica que te salva de mantenerte estático en un concierto, y, cuando los siete integrantes ya dijeron a sus fans “las amo” y “Chile es muy hermoso” en un primitivo español, todos pueden volver felices y satisfechos a sus casas.

Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali