Culto
Un día en el set de grabación de Luke Cage, la serie que vuelve a unir a Netflix y Marvel

Un día en el set de grabación de Luke Cage, la serie que vuelve a unir a Netflix y Marvel

Ya están disponible en Netflix los nuevos episodios del protector de Harlem, y Culto conversó con los actores Simone Missick y Theo Rossi -Misty Night y Shades en la ficción- sobre el segundo ciclo que continúa la lucha de los Defensores por proteger Nueva York.

”¿Dónde está tu brazo?”, pregunta una periodista brasileña en la sala destinada a la prensa en el set de grabación en Nueva York. “Está justo aquí”, responde la actriz Simone Missick, quien interpreta a Misty Knight en el conjunto de series que Netflix produjo junto a Marvel. Un diálogo extraño para quienes no están al día -o desconocen totalmente- la historia de Luke Cage, el hombre antibalas que junto a Daredevil, Jessica Jones y Puño de Hierro, conforma a Los Defensores.

Luego que el cuarteto de héroes -o mejor dicho vigilantes- se enfrentaron a la amenaza de La Mano, el panorama cambió radicalmente para todos ellos, especialmente los protectores de Harlem. Luke Cage fue condenado a prisión y Misty perdió su brazo en la lucha contra el mal.

“¡Yo quería ver el brazo biónico!”, afirma la periodista. Y es que Misty recibió una prótesis fuera de lo común, una que le proporciona fuerza sobrehumana en su extremidad y que le permite continuar su lucha por justicia.

“Lo hicieron como prótesis así que requirió muchas pruebas, muchos golpes, y ensayos para verificar que efectivamente podía dar un golpe con él. Los chicas decían ‘¡Luce genial!’ y yo les decía ‘sí pero no puedo moverme, no puedo hacer nada’, no podía sostener un arma por ejemplo. Así que se hicieron muchas versiones hasta que finalmente llegamos a la versión final, la cual es genial”, explicó Missick para dejar en claro que no se abusó de efectos digitales.

Dentro de la historia, este brazo es de alta tecnología: fue desarrollado en Rand Industries, supuestamente con la ayuda de Tony Stark. Y, aunque luce bien por sí solo, significó un gran desafío para el equipo de vestuario: “Bajo la ropa se veía demasiado grande, por lo que fue un trabajo arduo hacer que el conjunto luzca lo más real posible sin el exceso de CGI”, Stephanie Maslansky, diseñadora de vestuario en la saga Defensores.


Misty Knight (Simone Missick) y Luke Cage (Mike Colter).

Pero Misty Knight debe enfrentar un desafío que va más allá de la adaptación a una prótesis. De hecho, Missick cuenta que investigó el proceso de asimilación por el que pasan quienes sufren amputaciones: “Tienen repercusiones porque deben tener cierto luto, o llorar por la pérdida, sea cual sea. Así que creo que hay varias cosas fuera de balance para Misty: no sabía todo lo que ocurría con Luke, tampoco lo que hacían Shades, Mariah y Cottonmouth… diversos factores que la hicieron cuestionarse internamente, y ahora perdió un brazo….”.

Y es que la amenaza contra Harlem sigue vigente y -lamentablemente, no hay tiempo para que Misty lamente la pérdida de su brazo. Con la promesa de una completa reformulación en relación a la primera temporada, Theo Rossi (Shades) asegura que Luke Cage “es un show aún mayor este año porque es un mundo más enriquecido, muy actual, muy contingente y también los personajes crecieron”. Aunque se conservan las locaciones y los personajes principales, “va más allá de la primera temporada”, agrega Missick, “no puedes simplemente cuidar a tu gente sin hacerte cargo del problema, tienes que pensar en todo lo que ocurre”.

Defensores es todo este conjunto de series de Marvel y Netflix que consta -por ahora- de dos temporadas de Daredevil, Jessica Jones y Luke Cage, una de Puño de Hierro y otra de Defensores. Todas entrelazadas entre sí por situaciones clave y personajes que participan en más de una serie.

Por supuesto, como parte de su trabajo, los actores vieron todas las producciones: “Lo que Netflix y Marvel hacen es que los personajes están escritos de una forma muy profunda, te muestran lo que son aunque aparezcan solo en uno que otro episodio. Te identificas con ellos porque vuelven más grandes… Para mí fue muy importante ver las otras cuatro series porque necesito saber todas esas cosas y si no las sé, las pregunto”, dice Rossi, quien además se confiesa fiel lector de cómics.


Shades (interpretado por Theo Rossi).

Los superhéroes se han tomado la pantalla grande y chica en una suerte de revolución liderada por Marvel, con su colección Vengadores a nivel mundial y con Defensores en nivel local. Las películas suelen ser criticadas por los menos enceguecidos por su éxito por el alto contenidos de chistes, pero las series, en tanto, guardan un tono ligeramente más oscuro con historias que intentan acercarse a la realidad.

“Ya no se ven películas como antes, como nosotros solíamos hacerlo”, dice Missick sobre estas series. “Aún quieres ver los colores y los chistes, como las películas de Spiderman; pero creo que aún hay un mundo para las historias más oscuras y una audiencia para eso. Yo personalmente amo el tono más oscuro, amo el Batman de Nolan, realmente hizo explotar mi mente cuando salió, porque lo crees”.

La analogía con la saga Batman dirigida por Christopher Nolan también fue alabada por Theo Rossi, quien destaca el villano interpretado por el fallecido Heath Ledger: “Cuando ves al Guasón piensas ‘este tipo es un lunático’ y acá tienes a tipos como Shades, Wilson Fisk y Kilgrave que te hacen cuestionar ‘¿Qué está pasando?’. Y al mismo tiempo si entran por ejemplo Misty, Luke o Danny Rand, se hace más verosímil. Lo mismo ocurre con personajes como The Punisher, a un nivel más de calle. Por lo mismo podemos hablar de asuntos que ocurren hoy en día y que es creíble para la gente”.

Y es en este punto donde radica una de las mayores dificultades en términos artísticos: “Reflejar los cómics en la vida real y en los tiempos modernos es el desafío más grande”, asegura la diseñadora Stephanie Maslansky, quien asegura que en esta segunda temporada no usaron tantas poleras amarillas como en la primera entrega, donde el apegarse a los cómics fue la prioridad: “Es impresionantes cómo los fans exigen que se cumpla lo de los cómics originales”, dice la diseñadora de vestuario.

Pero llegó el punto de quiebre en que manifestar problemáticas reales y contingentes se hizo más relevante: “Creo que somos capaces de hacer que la gente mire la serie porque aman los cómics y Marvel, y además podemos decirles: ‘Hey, este es Harlem’, así es esta gente. Es como lo que hace Law&Order, que ha estado al aire por años mostrando historias reales en pleno Manhattan. Creo que muestra cómo es la gente a nivel global, y Luke Cage muestra cómo es la gente en esta pequeña porción de NY”, afirma Simone Missick.

Theo Rossi concuerda con la actriz y sostiene que prefiere a los héroes que siente más ‘reales’ que a los cercanos a los ‘aliens’: “Para mí, lo más importante es reflejar a la sociedad en el show, porque es lo que la gente quiere ver”.


Tras bambalinas en los set de grabación

La sala de reuniones dejó de ser nuestro refugio y de pronto nos convertimos en espías al interior del set de grabación de Luke Cage. Pasamos de largo grandes colgadores repletos con el vestuario de las ya nueve series Marvel que han sido emitidas, y uno a uno nos permitieron ver a la distancia una escena de la segunda temporada en pleno proceso de grabación.

El lugar es la barbería de Pop, y los protagonistas son Luke Cage y Danny Rand (Puño de hierro). El director ve atentamente la interacción de los actores con un diálogo que no dura más de 5 minutos, pero la filmación de la escena requiere más de una toma porque quiere captar con un zoom perfecto el apretón de manos que confirma la alianza entre el hombre antibalas y el Puño de hierro.


Danny Rand / Puño de Hierro (Finn Jones) y Luke Cage (Mike Colter).

Un set que sí pudimos pisar y recorrer a gusto fue uno construido especialmente para esta segunda temporada: una botiquería antigua inspirada en la decoración china y nativo americana.

Los vidrios rotos invadían el suelo de aquella tienda rodeada por estantes cuidadosamente decorados con diversos frascos, pocillos y libros medicinales. “Como podrán suponer, aquí hubo una gran pelea” dice Scott Murphy, encargado del diseño de producción de esta segunda temporada, sobre la locación que requirió aproximadamente un mes para su construcción.

Murphy -quien anteriormente trabajó en el segundo ciclo de Daredevil y en The Punisher– explica que la mayoría de los set (Barbería de Pop, el departamento de Luke, el club nocturno Paradise) existían desde la primera temporada y no requirieron mayores modificaciones.

Todas “son réplicas nacidas de locaciones reales en Brooklyn y Harlem”, dice Murphy, quien junto al resto del equipo hizo una investigación en terreno antes de diseñar los nuevos sets y posteriormente convertirlos en una realidad.

A medida que nos devolvemos por el mismo camino que entramos, las luces de los estudios se apagan tras nosotros, y a los lejos se escucha que el trabajo para Mike Colter (Luke Cage) continúa.


La segunda temporada de Luke Cage está disponible en el catálogo de Netflix.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov