Culto
Madonna: la Reina llega a la tercera edad

Madonna: la Reina llega a la tercera edad

En los próximos días Madonna cumple seis décadas, hito que se cruza con los 35 años desde su debut discográfico y que encuentra a la mayor figura femenina de la historia del pop luchando por su vigencia.

Sus últimos discos no han tenido el éxito esperado para una artista de su talla, mientras que los titulares que llevan su nombre han estado lejos de lo estrictamente musical: desde el anuncio de las nuevas escuelas que construirá en África a su aparición en la Met Gala, o su regreso a la dirección, esta vez con una película sobre la vida de la bailarina Michaela DePrince. A falta de nueva música, lo más relevante en el presente artístico de Madonna se puede encontrar en sus palabras. En sus esporádicas entrevistas, en uno que otro comentario en las redes sociales y sobre todo en aquel potente y comentado discurso que ofreció hace dos años en la ceremonia que organiza Billboard para destacar a las mujeres en la música, donde entregó un descarnado análisis de su carrera.

“No envejezcas”, sentenció la Reina del Pop sobre el escenario, luego de recibir el premio a la Mujer de Año. “Envejecer es un pecado. Serás criticada, satanizada y por cierto dejarás de sonar en la radio”, agregó, usando el sarcasmo para enumerar las dificultades que enfrentan sus colegas en la industria y específicamente el tema de la edad, tópico que en los últimos años parece monopolizar la conversación en torno a la cantante y que probablemente lo seguirá haciendo, ahora que se acerca a las seis décadas de vida.

La llegada de la superestrella norteamericana a la tercera edad, este 16 de agosto, se puede abordar desde diversas dimensiones y que se cruza con otro aniversario relevante: los 35 desde su debut discográfico, el homónimo Madonna, lanzado el 27 de julio de 1983 y con singles como “Holiday”, “Borderline” y “Lucky star”, futuros clásicos que definirían el sonido bailable y sintético del pop de fin de siglo, así como el modelo a seguir para las siguientes divas de la música para las masas.

En ese sentido, el próximo cumpleaños de Madonna Louise Ciccone -su verdadero nombre- tiene algo de recordatorio: el de la última superviviente de la tríada real de la música pop, esa la que alguna vez integró junto a Michael Jackson y Prince, las otras dos figuras que definieron la música popular de la segunda mitad del siglo XX, y que como ella emergieron del Estados Unidos profundo para terminar conquistando el planeta.

Pero el hito motiva también el análisis sobre su presente y futuro inmediato en la música, que parecen lejos de sus años de esplendor. Su legado, innegable hasta hace algunos años, para algunos se ve algo más desdibujado entre las nuevas generaciones de artistas. Así, si la influencia de la intérprete de “Ray of light” fue nítida en divas del pop como Britney Spears y Lady Gaga, y en otras que le han rendido tributo en el último tiempo, como Nicky Minaj, Katy Perry, Beyoncé y Miley Cyrus – quienes la acompañan en el videoclip de “Bitch, I’m Madonna”, uno de sus últimos singles-, ese influjo no ha sido explicitado por las cantautoras que prometen tomar la posta, como Lorde o St. Vincent.

“Para mí siempre ha sido un modelo a seguir de como una mujer se enfrenta a la industria musical, porque siempre ha sabido a llegar a sus metas, pese a que en los últimos años ha perdido ese súperpoder”, comenta Fakuta, una de las referentes del electropop local. Para ella, la clave del futuro de la cantante de Michigan estará en su capacidad de ser auténtica: “Me gustaría que dijera ‘soy una señora de 60 años y seguiré haciendo pop’”. La cantautora Mariel Mariel, coincide: “Ella siempre fue pionera en muchos aspectos y ahora perfectamente puede ser la primera en mostrarnos cómo se hace el pop en la tercera edad”, comenta, al tiempo que destaca su compromiso con la causa LGBT “cuando no estaba de moda”.


Segundo tiempo

En marzo de 2016, mientras Madonna finalizaba su última gira mundial a la fecha, Rebel Heart Tour, la prensa del Hemisferio Norte publicaba un estudio realizado por la Universidad de Southern California, en el que cientos de representantes de la generación millennial fueron consultados por sus impresiones sobre la Reina del Pop. La investigación arrojó que, para los jóvenes entrevistados, la cantante era considerada una figura “tóxica”, “poco auténtica”, cuyos intentos por mostrarse vigente parecen “desesperados” y “vergonzosos”.

La conclusión, si bien lapidaria y algo desproporcionada, sí pareció dar cuenta de una desconexión entre la solista y el público sub 30, aquel que no vio sus años de esplendor, cuando encabezaba las listas de éxitos, rompía barreras e inauguraba tendencias con cada nuevo álbum, en una reinvención constante y siempre escogiendo a los aliados idóneos. En cambio, la propuesta de Madonna en el nuevo siglo ha sido algo más intrascendente, con títulos que no han alcanzado el éxito comercial ni el impacto que aquellos que editó en la década del 80 y 90. Music, de 2000, cuenta con el consenso de ser el último disco que logró conjugar ambas cosas, y desde entonces acumula lanzamientos más bien discretos y uno que otro chispazo o hit esporádico, como “Hang up” (2005) o “Give it to me” (2008).

“Usando una analogía futbolera, el primer tiempo de Madonna es impecable, con sólo buenos discos. Pero ese período llega hasta Music y todo lo que vino después ha sido muy irregular”, comenta Sergio Cancino, director de Radio Concierto, quien comenta que si bien la “chica material” no ha dejado de sonar en el dial en los últimos años, su presencia sigue siendo en base a sus clásicos y no a su material más reciente. “En Madonna veo algo similar a lo que ocurre con U2 en este siglo: mientras más se esfuerzan por ser relevantes, más se terminan pisando la cola”, sentencia.

Lo anterior podría cambiar con un nuevo álbum en el que trabaja la estadounidense, sucesor de Rebel heart (2015), que según los últimos reportes ya inició su grabación y será co-producido por el francés Mirwais, con quien la artista ya trabajó en Music, American life y Confessions on a dance floor. Además, se espera que la intérprete de “Vogue” encabece el cartel de la versión 2019 de Glastonbury, el más popular festival inglés, en una nueva muestra de la máxima acuñada por la solista: “Creo que lo más transgresor que hecho en toda mi vida es mantenerme vigente”.

Sobre el autor:

Andrés del Real |
Sub-editor de Espectáculos de La Tercera.