Culto
La cinta que retrata a Emociones Clandestinas y el rock local de los 80

La cinta que retrata a Emociones Clandestinas y el rock local de los 80

La banda de Concepción, y autores del hit Un Nuevo Baile, inspira una película realizada entre Chile y España.

Para la historia quedó un álbum de 37 minutos y nueve canciones, contestatario y fresco hasta estos días, que llevó como single principal “Un nuevo baile”. Un disco que fue grabado en Santiago, pero que en sonido era propio de la escena musical de mediados de los 80 en Concepción, de predilección por las guitarras y distancia con el canto nuevo. Aunque el nombre de Emociones Clandestinas quedó inscrito en la memoria con menos fuerza que las líneas del coro de su principal hit de 1987, detrás de la agrupación había algo que exigía ser contado. Así lo expuso el documental Emociones Clandestinas: mi nuevo estilo de baile (2012) y, unos años más tarde, se dará algo similar con otro proyecto: una ficción que llegaría a salas en 2020, cuando se cumplan 35 años de la banda penquista.

A diferencia de ese primer filme, el largometraje abordará la etapa más fructífera del grupo, del 85 al 90, cuando con sus letras desafiaban al régimen de Pinochet y se alimentaban de la influencia del punk y la new wave. “Es su formación, auge, deterioro y caída, mientras los va acompañando el proceso político, ya que parte importante de los hechos transcurren en la Universidad de Concepción, donde sucedía toda la política de izquierda”, dice Pablo Berthelon, director del documental y la nueva cinta, llamada Mi nuevo estilo de baile.

“Lo primero es que sea una muy buena película juvenil de música, que creo no se ha hecho acá, y también que muestre un momento de la historia de Chile en los 80 fuera de Santiago, porque en general no se ha visto qué le pasaba en esa época a la juventud en regiones, que era un mundo distinto”, postula el también autor del aplaudido documental Rosita: la favorita del Tercer Reich (2012) y productor de Carnada Films.

Bajo esos conceptos, se aspira a transitar por el capítulo ochentero de la banda detrás de “Cajitas rectangulares”, desde que Jorge “Yogui” Alvarado era el principal compositor y guitarrista y Carmen Gloria Narváez era la voz principal, pasando por la grabación de su único disco, Abajo en la costanera -que incluyó la salida de ella y su hermano Alejandro cuando estaban en la mezcla-, hasta el declive de la agrupación.

“Lo relevante es que en un entorno tan agresivo como fue la dictadura, donde muchos amigos y padres de amigos desaparecieron, sobrevivimos. Que hoy estemos contando esta historia significa que, quienes hicimos arte, supimos convertir todo eso negativo en energía para expresarnos. Eso va a plasmar Pablo Berthelon en la película: cómo una banda de rock and roll pudo sobrevivir a las balas de Pinochet. No nos colgábamos la guitara para creernos estrellas, sino para expresar nuestra rabia”, señala Alvarado, el único miembro original de la alineación actual de la banda.


Los 80 en Concepción

Con temas de The Clash como “Train in vain” y “London calling”, además de “Anímate” -no incluida en el álbum pero una de las más recordadas con su primera vocalista-, y su mayor himno, el teaser de la película muestra los primeros pasos de Emociones Clandestinas, entre vinilos, instrumentos armados en casa, programas de radio y el ímpetu de Alvarado. “Vamos a hacer justicia a partir de la música, diciendo la verdad, gritando la mierda que estamos viviendo. Es así cómo comienza todo”, suelta al final.

En esa pieza el actor Matteo Citarella encarna a “Yogui”, mientras que el personaje de Narváez lo interpreta Francisca Straube, conocida por haber sido la voz de la agrupación nacional Miss Garrison, hoy en receso indefinido. Tanto ellos como los otros actores que figuran -Leonardo Bertolini, Juan Cano, Joseph Acuña- están contemplados para el rodaje (segunda mitad de 2019) y tienen por delante un singular desafío: interpretar las canciones de Emociones Clandestinas y un par de temas nuevos que se grabarán para la cinta.

Berthelon expresa que la historia irá más allá de los vaivénes de la banda, donde asoman dos nombres estelares: Álvaro Henríquez y Jorge González, reunidos por primera vez en octubre de 1984 en un concierto que tuvo como número principal a Los Prisioneros y como teloneros a Los Ilegales, el grupo de Roberto “Titae” Lindl, Henríquez y Alvarado.

Aunque el director afirma que “son personajes secundarios, con roles súper concretos, sobre todo el caso de Jorge”, ese show en el Aula Magna de la Universidad de Concepción estará presente. “Es un episodio crucial. No es que antes no hubiera música, pero esa noche el rock and roll chileno tomó voz”.

Incorporando elementos biográficos y apuntes de la canción local, siempre corre de fondo la amenaza del régimen militar. Un combo que llevó al filme de Berthelon a saltar al plano internacional, contando hoy con la productora española Dogidog Films. También a partir de la alianza con España se incluirán actores como Manolo Solo (El laberinto del fauno), considerado para el rol del padrastro de “Yogui”, un activista que llega al país para apoyar la resistencia contra el régimen.

Sobre el autor: