Culto
Il siciliano: el rey es otro

Il siciliano: el rey es otro

Cinta insólita e imprevisible sobre un Chile que nos interpela desde la imagen que descoloca, hay algo de pornográfico en su mirada que acaso perturbe o sobreinforme. Para nadie que haya visto Mitómana y El Pejesapo, eso sí, tal cosa debería ser una sorpresa. Menos todavía un problema.

Ha dicho José Luis Sepúlveda, codirector de Il siciliano (y de Crónica de un comité), que un tema nuclear de este documental es “el intento permanente de parecer alguien más interesante, incluso como estrategia de sobrevivencia”. Tómese nota de esta afirmación, pues se hace carne en esta cinta.

Dirigida también por Carolina Adriazola y Claudio Pizarro, este filme estrenado en Fidocs sigue los últimos pasos de Juan Carlos Avatte, el rey de las pelucas. Lo sigue en su casa, en sus fiestas, en sus salidas. Se empapa de su mundo, de lo que el hombre fue y de lo que creía que era, apoyado por una galería de personajes que a veces semejan un freak show, pero siempre capaces de exudar humanidad y de alertarnos sobre las paradojas de lo cotidiano.

Cinta insólita e imprevisible sobre un Chile que nos interpela desde la imagen que descoloca, hay algo de pornográfico en su mirada que acaso perturbe o sobreinforme. Para nadie que haya visto Mitómana y El Pejesapo, eso sí, tal cosa debería ser una sorpresa. Menos todavía un problema.

Sobre el autor: