Culto
La historia de la mejor canción del nuevo milenio: así se hizo “Crazy in love” de Beyoncé

La historia de la mejor canción del nuevo milenio: así se hizo “Crazy in love” de Beyoncé

Hace quince años Beyoncé debutó como solista con este primer single. Ahora, el himno pop ocupa el primer lugar en la lista de las mejores canciones del nuevo milenio elaborada por RS.

Rolling Stone lo anunció. Antecedida por “Seven nation army” de White Stripes en el tercer lugar y “Paper planes” de M.I.A en el segundo, “Crazy in love” de Beyoncé ocupa el destacado primer puesto de la lista: nada más y nada menos que la mejor canción de este siglo. Un pegajoso single que sería el comienzo de una de las carreras más exitosas de la historia del pop.

Antes que naciera esta canción, Beyoncé ya era conocida en Destiny’s Child. El grupo de pop y R&B formado por ella, Kelly Rowland y Michelle Williams cosechaba éxitos desde 1997. Aún así, le faltaba dar un paso que sus compañeras de banda ya habían dado: lanzar un álbum solista.


Después de colaborar con el rapero Jay-Z en el tema “Bonnie and Clyde”, Beyoncé comenzaba el 2003 con otra aparición estrella en “Work it out”, la canción principal en el soundtrack de la película Austin Powers, en la que también actuó. La respuesta del público fue positiva, pero lo que vendría después iba a ser mucho mejor. Solo faltaba un empujón final con la aparición del productor Rich Harrison.


En ese entonces, la producción de su primer álbum Dangerously in love había comenzado su marcha, pero se había atrasado por problemas en su disquera Columbia Records. Esta situación dio el tiempo preciso para que llegara Harrison con una idea que tenía hace un tiempo pero no había podido concretar con otros artistas: ocupar un sample de la canción “Are you my woman (tell me so)” de The Chi-Lites, un grupo de los 70’s que había pasado desapercibido con este tema.


El productor, que ya había trabajado con las compañeras de Beyoncé en sus propios proyectos solistas, decidió que lo arreglaría para que fuera parte del primer disco de la cotizada artista, quien en primera instancia lo había descartado por sonar antiguo y pasado de moda.

La siguiente parte de la historia suena demasiado sencilla y espontánea teniendo en cuenta la magnitud de su repercusión. En menos de dos horas, Harrison terminó los versos de la canción. Beyoncé, por fin convencida de que sería una buena idea, se inspiró y en esa misma tarde inventó el coro “I’m looking so crazy right now”, además de improvisar el icónico “Oh oh, oh  oh, oh oh, oh no no”. Luego, ya en la madrugada, Jay-Z llegó al estudio y agregó un rap que no le tomó más de diez minutos crear.

Así, la canción del siglo estaba completa:


El 18 de mayo de 2003 y como un adelanto al lanzamiento del disco que sería en junio, “Crazy in love” (que primero se iba a llamar “Crazy right now”), debutaba en las listas llegando rápidamente al primer lugar y siendo nombrada por la crítica como una “obra maestra del pop”.

La pegajosa primera canción de Beyoncé la hizo ganar dos Grammys en 2004, al igual que su ansiado disco debut Dangerously in love, con el que ganó otros tres.

Esa noche, y con un total de cinco galardones, Beyoncé se convertía en la mujer más premiada en una sola ceremonia y daba el primer paso de su exitosa carrera. Ahora, siendo la mujer más nominada en la historia de los Grammy y una de las estrellas más cotizadas del mundo, Beyoncé también puede decir que es dueña de la mejor canción de los últimos dieciocho años.

Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali