Culto
Recuento de discos: los imperdibles del primer semestre de 2018

Recuento de discos: los imperdibles del primer semestre de 2018

Blues, garage, noise y sicodelia son parte de las sonoridades que sobresalen entre los trabajos musicales más destacados de esta parte del año. Algunos buscan mantener vigencia, otros seguir escalando una incipiente carrera.

Buddy Guy – The blues is alive and well

Se trata del decimoctavo álbum del blusero oriundo de Louisiana después de tres años de silencio. El guitarrista demuestra que a sus 81 años se mantiene plenamente vigente entregando un trabajo quizás muy apegado al sonido tradicional del delta del Mississippi, pero que no pierde solidez en ningún momento. El solo hecho de que figuren como invitados Keith Richards, Mick Jagger y Jeff Beck lo hace merecedor absoluto de atención para cualquier melómano que se interese en el rock y en el lenguaje que le dio origen.

La consigna del título se cumple a cabalidad: el blues está bien y vivo.


Guided by voices – Space gun

La banda de Dayton, Ohio, demoró solo un año en lanzar nuevo material al mercado. Space gun es un manifiesto indie rock que nos muestra que el lo-fi no ha pasado de moda en absoluto. A través de quince canciones, el conjunto liderado por Robert Pollard demuestra que es posible seguir creyendo en el poderío de las guitarras eléctricas distorsionadas y afiladas pese a que muchos dan por muerto al instrumento. Es un disco fresco y suena como si el quinteto estuviese disfrutando de tocar como jóvenes músicos y no como unos veteranos. En la era del pop con exceso de compresión y mucho sonido agudo, se agradece un LP como este.


Ty Segall – Freedom’s Goblin

En un momento en que varias bandas garage se encuentran destacando (como Thee Oh Sees y King Gizzard y The Lizard Wizard), el californiano Ty Segall entrega el décimo elepé de su extensa trayectoria, y sin mostrar señal alguna de agotamiento. Este es un álbum doble, de 19 canciones, lo cual es una decisión arriesgada en la era de la inmediatez y en que las grabaciones cortas son la norma. La fortaleza es que hay una diversidad de momentos, algunos muy calmos, otros más desatados, e incluso para el baile (“Despoiler of a cadaver” y su innegable guiño a la música disco). Hay referencias a los 60’s y a la sicodelia pero suena muy acorde a estos tiempos, respetando el formato canción.


Courtney Barnett – Tell me how you really feel

Había expectativa respecto al segundo trabajo de la australiana Courtney Barnett, dadas las buenas críticas que recibió su LP debut, y no defraudó. Con una colección de 10 nuevos temas grabados en Melbourne, Barnett nos demuestra que el rock sigue siendo un tremendo lenguaje musical. Suena crudo, con la batería grabada en mono (lo que hace que se escuche muy sólida), con uso de teclados (lo que le da una rica textura) y que posee largas partes instrumentales, recurso que pocas bandas se dan el tiempo de utilizar y que siempre es bienvenido. Además, realiza guiños a la sicodelia, y hay uso de ruidos, acoples, amén de otras sorpresas que hacen que sea un largaduración muy interesante y entretenido de escuchar.

Sobre el autor:

Pablo Retamal N. |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @pabloretamaln