Culto
Terapia de pareja: cómo Beyoncé y Jay-Z transformaron su crisis amorosa en controversiales discos

Terapia de pareja: cómo Beyoncé y Jay-Z transformaron su crisis amorosa en controversiales discos

La pareja lleva cuatro años creando música que hace referencia a su quiebre, reconciliación y la fuerza de su amor.

“Tú me hiciste algunas cosas, pero el amor es más profundo que tu dolor y yo creo que puedes cambiar” canta Beyoncé en “LOVEHAPPY”, tema de Everything is love, el álbum que lanzó recientemente junto a su marido, el rapero Jay-Z. Beyoncé se refiere directamente al problema que los tiene aquí en primer lugar. La montaña rusa que ha sido su relación desde 2014.


Todo se remonta a ese acontecido año. Beyoncé había anunciado las fechas para “On the Run”, un tour en conjunto con Jay-Z que promocionaría su álbum homónimo. Y hasta ahí todo bien. Muchos de los temas en ese disco hablaban de su feliz matrimonio con el rapero, la familia que habían armado juntos y el amor que sentían en su larga relación que data de 2002. Pero todo iba a cambiar.


Música de ascensor

Lo que pasó después es fácil de recordar. Saliendo hacia la Met Gala en Nueva York, Beyoncé entró al ascensor del hotel junto a su guardaespaldas, su hermana Solange y Jay-Z. Las cámaras de seguridad (grabación difundida por TMZ) muestran una acalorada discusión que escaló rápidamente a puñetazos y patadas voladoras de Solange a su cuñado. En todo momento, Beyoncé se mantiene en calma.


Todos los antecedentes de esa pelea concluyeron en una jugosa noticia para los tabloides: Jay-Z le había sido infiel a Beyoncé. Todo esto a meses de empezar la gira en conjunto. Y aún así, el show debía continuar.

Después de varios conciertos con ambos artistas totalmente desentendidos del asunto, Beyoncé lanzó su primera carta bajo la manga: el remix de su canción “Flawless” con Nicki Minaj. En esta versión, rapea: “Por supuesto que a veces toda la mierda cae cuando hay mil millones de dólares en un ascensor”, refiriéndose al incidente. El desafortunado episodio que iba a redireccionar completamente la carrera de la cantante.


La limonada que todos estaban esperando

Portadas de revistas, rumores de separación y un premeditado silencio fueron catapultados el 23 de abril de 2016 por el lanzamiento repentino de Lemonade, el sexto álbum de estudio de la apodada “Queen B”. Y, como si no fuese suficiente, se estrenó en HBO el largometraje del mismo nombre. Un viaje visual de la historia que Beyoncé iba a contar.

“Espera, ellas no te aman como yo te amo […] ¿Acaso no ves que no hay ningún hombre sobre ti? Que manera más malvada de tratar a la mujer que te ama” canta en “Hold up”. Y el mensaje quedó claro. La autora de “Crazy in love” relataba tema por tema cómo Jay-Z la había engañado, y cómo ella había pasado de la pena a la rabia (“¿Quién mierda crees que soy?, no te casaste con una perra del montón, chico, si tratas de engañarme de nuevo perderás a tu esposa” grita en “Don’t hurt yourself”), y de la rabia a no importarle en “Sorry”. Esa, de hecho, iba a ser la canción más polémica con la frase de oro: “Mejor que llame a Becky, la del cabello bonito”, apodo que quedó en el inconsciente colectivo como la personificación de la mujer culpable del quiebre entre ambos.

Beyoncé hace una declaración y una autobiografía, y, finalmente, le canta a la reconciliación.


4:44 y el perdón

El 30 de junio de 2017, Jay-Z lanzó su álbum 4:44. Muchos creyeron que el título 4:44 era una referencia al famoso incidente del ascensor, ya que la dirección de ese hotel era 444. Y aunque él lo desmintió, en su canción “Kill Jay-Z”, menciona de manera explícita el hecho: “Incitaste a Solange sabiendo todo el tiempo que lo único que tenías que decir es que estaba equivocado”.

En el álbum también habla sobre “Becky” en “Family Feud”, y le pide disculpas a su mujer y a los tres hijos de ambos en la canción “4:44”: “Y si mis hijos supieran, ni siquiera sé lo que haría. Si no me miran igual, probablemente moriría con toda la vergüenza”.


Luego, en una entrevista con New York Times, el rapero confesó la realidad. Además de aceptar su infidelidad, comentó el plan que, sin querer, habían comenzado a formar: “Estábamos usando nuestro arte casi como una sesión de terapia. Y comenzamos a hacer música juntos”.

Y hacer música juntos significaba muchas cosas, pero sobre todo, una afirmación de que los problemas que tuvieron en el pasado los iba a hacer más fuertes en el futuro. Y lucharían juntos por sus intereses en común, como la importancia de la familia, la unión de la comunidad negra y por el empoderamiento de la mujer y sus decisiones, una postura que Beyoncé había tomado desde la época de “Run the World(Girls)” en 2011.


La dinastía de los Carters

En el mismo plan que Lemonade, y en medio de su tour conjunto “OTR II”, el 16 de junio de 2018, la pareja lanzó sin previo aviso su primer álbum como dúo llamado Everything is love bajo el seudónimo The Carters (el apellido de su familia).

Las 9 canciones del disco actúan como una esperada conclusión de todo el asunto que comenzó cuatro años atrás. “No hay manera de parar este amor, no hay espacio si todo es amor” canta Beyoncé, mientras Jay-Z rapea “Solo conocemos el amor gracias a ti, Reina negra, tu nos rescataste” alabando a todas las mujeres y en especial a su esposa. “Nos abrazamos, hicimos el amor en los asientos, tratamos de escondernos en las colinas […] Si pudiera quedarme en su cabello para siempre, estaría bien por mí”, concluye el músico en “SUMMER”.



El álbum, que ya es considerado por la crítica como uno de los mejores de este año, muestra todas las aristas de la pareja: su fama, su éxito, su fortaleza y sus raíces. Pero sobre todo, muestra el poder del amor y cómo es capaz de extraer de una situación tan íntima y expuesta como una pelea en un ascensor, la catarsis necesaria como para armar uno, dos, o tres discos dignos de escuchar.

Escucha Everything is love aquí:

Sobre el autor:

Magdalena Bordalí |
Periodista. En Twitter es @emebordali