Culto
La rivalidad entre Guns N’ Roses y Nirvana que Foo Fighters resolvió

La rivalidad entre Guns N’ Roses y Nirvana que Foo Fighters resolvió

Quienes daban la bienvenida a la jungla incluso admiraban a la banda grunge, sin embargo unos dichos de Kurt Cobain activaron fuegos cruzados entre los íconos musicales.

Kurt Cobain es el símbolo del género grunge con su banda Nirvana. Axl Rose, en tanto, se convirtió en uno de los mayores representantes del rock clásico junto a Guns N’ Roses. Sin embargo entre ellos existió una rivalidad que fue detonada por el hombre de “Smells like teen spirit”.

Axl Rose había dado una  muestra de admiración hacia los de Seattle al usar un gorro con el logo de la banda en el video de “Don’t cry”. Gesto intrascendente para Cobain, quien en entrevista con Seconds en 1991, dijo: “No somos las típicas bandas como Guns N’ Roses que no tienen nada que decir”.

Al año siguiente reiteró su mención a Guns N’ Roses, esta vez con la frase “La rebelión se opone a gente como Guns N’ Roses”, según constató el medio Singapure.

Rose no se pronunció respecto a esos dichos. Todo lo contrario, se empeñó en organizar una gira que uniera a Guns N’ Roses, Metallica y Nirvana. Según registro Rolling Stone, Dave Grohl recordó que “Guns N’ Roses estaba a punto de hacer este tour masivo con Metallica, y querían que nosotros abriéramos. Así que Axl llamó a Kurt sin parar. Un día estábamos caminando por el aeropuerto y Kurt dijo: ‘Demonios. Axl Rose no deja de llamarme'”.

Pero la paciencia de Axl tuvo su límite, y ese fue sobrepasado en 1992 cuando decidió referirse a Cobain en pleno concierto burlándose de Nirvana: “Lo único que significa para mí, es que Kurt Cobain y Nirvana básicamente son un drogadicto con una esposa drogadicta. Y si el bebé (Frances) nace deforme, pienso que los dos deben ir a prisión, eso es lo que siento”.



Durante la premiación de los VMAs -celebrada en septiembre de ese mismo año – los músicos fueron con sus respectivas parejas. Axl asistió con la modelo Stephanie Seymour, y Kurt con su esposa Courtney.

La cantante de la banda Hole, se acercó a Rose y, a modo de broma, le preguntó si quería ser el padrino de su hija. Tras esto, Rose le respondió a Kurt: “Calla a tu perra, o te tiraré contra el cemento”. Ante esto, Cobain dijo sarcásticamente a su mujer: “Cállate, perra”.

A los pocos meses, el líder de Nirvana se refirió a este encuentro en The Advocate, donde calificó a Axl como “un maldito sexista, racista y homófobico”, y aseguró que “no puedes estar de su lado y del nuestro. Lamento tener que dividir, pero es algo que no puede ignorar. Además, no pueden escribir buena música”.

Hasta entonces la tensión no parecía detenerse, pero una conversación cordial entre Cobain y el bajista de GnR -Duff McKagan- limó algunas asperezas. En un avión con destino a Seattle, los músicos hablaron de sus adicciones, rehabilitación y amigos en común: “Hablamos de lo que se sentía volver a casa. Eso es lo que dijo que hacía, ir a casa”, dijo McKagan a Rolling Stone.

Posteriormente, Charles Cross escribió en la biografía de Cobain, que a pesar del enfrentamiento entre las bandas, Kurt estaba feliz por aquel encuentro. Pero no hubo oportunidad para dar término oficial a los dimes y diretes entre Cobain y Rose.

El 5 de abril de 1994, Kurt Cobain se quitó la vida detonando un balazo en su cabeza. Familiares, amigos y fans estaban conmocionados con la noticia, y uno de ellos fue Matt Sorum, baterista de GnR en ese entonces.

“Luego de la muerte de Kurt, una de las primera llamadas que recibí fue de Matt Sorum. Dejó un mensaje y dijo ‘Hombre, realmente lo siento, y espero que lo estés llevando bien’. Creo que eso fue muy genial”, dijo Dave Grohl en The Daily Show.

En tiempos como estos

Ya en febrero de 2010 comenzaron las primeras muestras explícitas de que se pretendía dejar atrás los problemas, y quien tomó la iniciativa fue Duff McKagan. El bajista se disculpó con Krist Novoselic por amenazarlo en los VMAs de 1992. En una columna que escribió para Seattle Weekly, McKagan dijo: “En mi mente ebrio y drogado, escuché lo que quería escuchar y fui en busca de Krist Novoselic. No tuve control de mí mismo. Krist, lo siento”.

Pasaron solo un par de meses para que un ex Nirvana se reuniera sobre el escenario con un Guns. Cuando Lemmy fue galardonado con el Premio a la trayectoria de Revolver Golden Gods, invitó al guitarrista Slash y al baterista Dave Grohl a tocar junto a él la canción “Ace of Spades”.



El 2015 Foo Fighters dio un concierto en la ciudad sueca Gothenburg, ocasión en que Dave Grohl cayó del escenario y se rompió la pierna. Esto obligó a suspender su participación en Glastonbury, pero no a posponer o cancelar la gira que continuaba ese mes.

Para ello, Dave Grohl encargó una suerte ‘trono’ (al estilo Game of Thrones) hecho con guitarras, para poder presentarse ante sus fans. Ese mismo artefacto lo heredó a Axl Rose, quien también rompió su pierna, pero en un concierto en Los Angeles.

Esta misma semana, el jueves 14 de junio, se concretó un encuentro que dejó de manifiesto que Foo Fighters y Guns N Roses tienen una buena relación.

Ambos eran parte de los artistas a presentarse en el festival italiano Firenze Rocks, y en el show de Foo Fighters, Grohl invitó a Guns N’ Roses a subir al escenario para interpretar en conjunto la canción “It’s so easy” de Appetite for Destruction lanzado en 1987.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov