Culto
Valentina: el rol de Liliana Ross en “Machos” que conmovió a toda una generación

Valentina: el rol de Liliana Ross en “Machos” que conmovió a toda una generación

Como la madre de los siete hermanos Mercader, y contrapeso de Ángel, el patriarca de la familia, la actriz fallecida este domingo logró uno de sus desempeños más memorables.

Dulce, afable, centrada y preocupada del bienestar de sus hijos. Valentina Fernández, hace quince años, era lo más cercana a una madre ideal. Pendiente de sus siete hijos varones, era el contrapeso perfecto de Ángel Mercader, el patriarca machista de una familia con moldes demasiado tradicionales.

Ése era el argumento de “Machos”, una de las teleseries más memorables de Canal 13 en las últimas décadas. Y Valentina era Liliana Ross, la destacada actriz nacional fallecida este domingo a los 79 años, que con ese personaje no sólo se metió en la memoria de una generación completa, sino que además logró una interpretación que hasta hoy emociona.

Porque en un Chile en que todavía había muchos temas tabú, “Machos” instaló conversaciones sobre aspectos como la homosexualidad, la vara distinta con que se mide a hombres y mujeres e incluso el despertar sexual. Y ahí, Valentina era el equilibrio, contra los impulsos del fantástico Ángel interpretado por Héctor Noguera.

Sin embargo, la escena más memorable fue también la más dolorosa. En medio del éxito de la teleserie y de un alargue que no estaba en los planes iniciales, se resolvió que Valentina tendría un final pocas veces acostumbrado para un personaje protagónico: morir en pleno desarrollo de la trama, cambiando con ese hecho a los personajes que la rodeaban.

Según confesarían años después los realizadores de la teleserie, la idea de la muerte habría sido del propio Héctor Noguera. Y tenía sentido, ya que era la prueba más brutal a la que podía ser sometida una familia con demasiados secretos y temas vetados sobre la mesa.

El resultado fue conmovedor. El 9 de octubre de 2003 se emitió el capítulo en que Valentina moría rodeada de sus siete hijos y su esposo, aquejada por un cáncer del que no logró recuperarse. Con un peak de sintonía de 57 puntos de rating, la potencia de la trama llevó incluso a que los realizadores tomaran precauciones, como poner elementos que buscaran amortiguar el golpe emotivo para los menores de edad que pudieran estar viendo la teleserie.

Ese rol terminó de posicionar a Liliana Ross en la mente chilena como uno de los personajes más memorables. Y, a la hora de su partida, recibirá el cariño de un pueblo que la reconoce como una gran actriz, que traspasó la pantalla con sus emociones.

Sobre el autor: