*

Culto
Archivo de Manuel Rojas será digitalizado

Archivo de Manuel Rojas será digitalizado

Son 1.500 documentos del autor chileno que esta semana se entregarán en comodato a la UC. Hay 15 cuadernos donde apuntó Hijo de ladrón, una versión inédita de Punta de rieles, desde la perspectiva femenina, hasta guiones que muestran su interés por la ecología.

Son cuadernos de composición, donde narra los sinsabores de Aniceto Hevia. Las pellejerías del protagonista de su novela central, que se mueve entre Argentina y Chile, conforman Hijo de ladrón. En ella el escritor nacional Manuel Rojas (1896-1973) transforma la tradicional estructura narrativa al incorporar mecanismos como el monólogo interior. Figuras retóricas, novedosas para los años 50, que Rojas ensayó durante varias décadas y de las que dejó registros que pronto se podrán visitar de manera virtual.

A 45 años desde su muerte, más de 1.500 documentos de su archivo personal llegarán a fines de esta semana a la Biblioteca de Humanidades de la Universidad Católica. Es un comodato que durará tres años y servirá para la digitalización de manuscritos, textos de naturaleza diversa como discursos, guiones, columnas de prensa, fotografías, cartas, y objetos como el pasaporte del Premio Nacional de Literatura 1957.

“Los tres narradores chilenos más importantes del siglo XX son José Donoso, Manuel Rojas y Roberto Bolaño. Además, de las mujeres María Luisa Bombal, Diamela Eltit y Marta Brunet”, dice Macarena Areco, directora del Centro de Estudios de Literatura Chilena (CELICH), perteneciente a la Facultad de Letras UC, quien estará presente el próximo lunes 11, en la ceremonia de entrega del archivo. La cita es a las 10.00 h, en la Sala de Usos Múltiples, en el primer piso de la Biblioteca de Humanidades, en el campus San Joaquín, donde estará el rector Ignacio Sánchez y la sucesión de Manuel Rojas, además del presidente de la Fundación, Jorge Guerra.

“Vamos a digitalizar y poner en línea el material, para que quede a disposición de las personas, que cualquier estudiante y admirador de Rojas pueda verlo a través de Internet”, señala Macarena Areco, quien cuenta que hace un año comenzó el trabajo con el inventario del archivo. La académica María José Barros fue la responsable de registrar los documentos que permanecían en la casa de calle Llewellyn Jones, en Providencia, donde Rojas vivió durante 20 años junto a sus tres hijos y segunda mujer, Valerie López Edwards.


Fauna literaria

Después de publicar varias novelas y relatos, como Lanchas en la bahía (1932), Hijo de ladrón (1951), Mejor que el vino (1958) y El vaso de leche (1959), el escritor nacido en Buenos Aires en 1896 da a conocer una historia ambientada lejos de sus habituales territorios marginales.

En 1960 pone en librerías la novela Punta de rieles por el sello Zig-Zag. En sus páginas describe el ambiente de la burguesía local y uno de sus protagonistas es Fernando Larraín Sanfuentes.

En el archivo inventariado de Rojas se hallaron otras versiones de esta novela. Un plan de texto dramático que llamó Rieles de punta. Además de Réplica, una novela integrada por tres capítulos de una historia contada desde la perspectiva de las mujeres.

“Clara Errázuriz, mujer de Fernando Larraín, se entera, al leer ‘P. de R.’, de lo que le ocurrió a su marido en Antofagasta. Ignora, sin embargo, qué le sucedió después…”, escribe Rojas en uno de los escritos inéditos que luego de su digitalización se podrá estudiar con detalle.

“Yo hago clases de literatura chilena e hispanoamericana y cada vez que vemos Hijo de ladrón, los estudiantes se emocionan, se interesan, está muy vigente entre ellos, y esto es uno de los indicadores importantes de la vitalidad de un escritor”, afirma Macarena Areco, quien relata que en los archivos de Rojas hay un plan de guión de película de Hijo de ladrón escrito por el narrador paraguayo Augusto Roa Bastos (1917-2005).

Otros materiales desconocidos del autor que medía 1.86 mts., como indica su pasaporte, son textos como la novela inconclusa Astromelia, versiones de sus relatos El choroy, El delincuente, La compañera de viaje, Un ladrón y su mujer, El hombre de la rosa, Canto y baile, El rancho en la montaña y Morir por Vietnam.

“Este último es la historia de un joven chileno que va a estudiar a Estados Unidos, pero cuando empieza la guerra de Vietnam lo quieren enviar, entonces él se vuelve a Chile”, cuenta la profesora Areco. “Pero su padre, un burgués de derecha, lo manda de vuelta, entonces Rojas desarrolla la mirada que tiene Chile de este conflicto”, agrega.

En el archivo se encuentran documentos como pruebas de imprenta de novelas, cuentos, poemas, memorias y escritos de viajes. También artículos periodísticos firmados con el seudónimo de Pedro Norte, conferencias dictadas tanto en la Sech como en Casa de las Américas de La Habana. Hay canciones originales e inéditas del disco Chile de arriba abajo (1968), de Angel Parra, así como diccionarios en inglés y ruso para uso personal.

Además, hay guiones de programas de radio, dedicados a la geografía, flora y fauna de Chile, que muestran su interés por la ecología.

Sobre el autor: