*

Culto
Arrested Development regresa en medio del escándalo

Arrested Development regresa en medio del escándalo

La serie estrena nuevo ciclo en Netflix con el actor Jeffrey Tambor cuestionado detrás de cámaras.

Hace cerca de un año, cuando se anunció el regreso de Arrested development, una de las series de comedia más influyentes de los últimos 15 años, la reacción tanto entre sus fanáticos como en la crítica (muchas veces un mismo grupo) era sólo de alegría. Hoy, en la antesala del estreno de la quinta temporada de la serie mañana, su regreso ya no genera la misma emoción. No es que exista escepticismo sobre la calidad de la historia de la familia Bluth, cuyas desventuras intentando reponerse de los delitos financieros de su patriarca son siempre entrañables (y algo incómodas), sino por las acusaciones que han seguido detrás de cámaras a uno de sus protagonistas: Jeffrey Tambor.

En febrero, el actor fue despedido de Transparent, serie de Amazon por la que recibió dos Emmy y de la cual era protagonista, tras ser acusado por una actriz y una asistente de acoso sexual a fines del año pasado. Mientras el actor mantenía su inocencia, se empezó a especular si su presencia en la serie de Netflix también estaría en peligro, pero el servicio de streaming aseguró que no recibieron ninguna denuncia por comportamientos de Tambor, por ende seguiría siendo parte de la nueva temporada, donde interpreta a George Bluth Sr, el mencionado patriarca caído en desgracia, y a su hermano gemelo, Oscar.

A comienzos de mes, Tambor dio una extensa entrevista a The Hollywood Reporter en donde negaba cualquier falta de carácter sexual en el set de Transparent, pero sí reconocía un carácter temperamental que le hizo la vida difícil tanto a sus compañeros de esa serie como a los de Arrested development, donde mencionaba de forma rápida un incidente en donde le gritó a Jessica Walter, actriz que en la serie de Netflix interpreta a su esposa.

El escándalo parecía, por el momento, cerrar un capítulo. Pero el debate en torno a su figura y presencia en la serie se reactivó durante la semana luego de una entrevista del New York Times al elenco en conjunto, donde estuvieron presentes Jason Bateman (Michael), Will Arnett (Gob), David Cross (Tobias), Tony Hale (Buster), Alia Shawkat (Maeby Fünke), Jessica Walter (Lucille) y el mismo Tambor. En esta, cuando el grupo era cuestionado por los comportamientos reprochables del actor, la mayoría de sus integrantes masculinos lo minimizaban o lo daban por cerrado. Cuando Walter contaba entre lágrimas el episodio en donde Tambor la había gritoneado, sus colegas entraron en un incómodo ejercicio de mansplaining (la práctica masculina de explicarle cosas a mujeres de forma paternalista y condescendiente), sin tomar mucho en cuenta lo que la veterana actriz tenía que aportar sobre cómo le afectó la situación. Bateman, Cross y Hale se disculparon públicamente tras la publicación de la entrevista.

Arrested development se emitió originalmente entre 2003 y 2006 por Fox, para luego ser revivida por Netflix en 2013, y ahora con una nueva temporada mañana. En todos esos años, nunca dejó de ocupar un sitial privilegiado en la televisión del nuevo siglo. Ahora, por primera vez, deberá hacerle frente a un contexto que eclipsa su legado.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.