Culto
Tea Time presenta querella contra expareja y Corte la declara “inadmisible”

Tea Time presenta querella contra expareja y Corte la declara “inadmisible”

Para mostrar su inocencia en el caso de violencia intrafamiliar, el músico se querelló por obstrucción a la justicia y violación de morada. La justicia lo rechazó.

Camilo Castaldi, el exintegrante de Los Tetas conocido como Tea Time, intentó hace poco más de un mes un giro en el proceso judicial que enfrenta desde el 2 de julio del año pasado, cuando fue formalizado por el delito de lesiones menos graves en el contexto de violencia intrafamiliar, acción presentada por su expareja, la estudiante Valentina Henríquez.

El 5 de abril, sus abogados interpusieron una querella criminal contra la propia joven, contra su madre y contra el conserje del edificio de calle Catedral que ambos compartían, por los delitos de obstrucción a la justicia y violación de morada. En el documento, los representantes del músico declaran que aportaron una serie de antecedentes a la investigación que sugerirían, según ellos, la inocencia del artista, como un CD con distintos diálogos entre la pareja. En ellos, quedaría de manifiesto la existencia de autoagresiones por parte de Henríquez, una conducta agresiva y el estrecho vínculo que habría mantenido con el conserje, considerado testigo clave de la relación entre el cantante y la universitaria, lo que lo inhabilitaría para entregar declaraciones en torno al caso.

Por ejemplo, en la querella hay supuestos diálogos en los que la joven habría tomado una botella para golpearse ella misma. En el texto, Castaldi le dice “agarraste una botella de whisky”, a lo que ella responde: “¡para pegarme a mí! ¡Porque tú queriai que yo me matara!”.

En otra supuesta conversación, Henríquez le dice ante sus constantes llegadas tarde al departamento: “Siempre voy a ser violenta cuando me faltís el respeto y llegar en la noche es una falta de respeto”. Castaldi responde: “Y falta el respeto, tirar la olla pa afuera del edificio”. Luego su conviviente replica: “Pero, ¿quién lo hizo primero? ¿Quién llegó tarde primero? Tú”.

En otro supuesto diálogo, Henríquez aludiría a su lazo con el conserje al asegurarle al ex Los Tetas que “él me cuenta todo. Por algo somos amigos”. Después agrega: “Bueno, pero cuando tú estabai conmigo yo le pregunté, en la fecha en que estaba contigo, ¿ha venido una hueona? Sí, me dijo, en las mañanas una vez vino. No, como dos veces unas hueonas negras vinieron para acá”. El músico le dice: “Yo no discrimino mi amor”. Su ex pareja finaliza: “No, po, si claramente te gustan las prostitutas negras”.

Los cuatro abogados que representan a Castaldi también intentaron establecer a través de esta ofensiva judicial -mostrando, entre otros elementos, conversaciones de Whatsapp- que era falso que ambos mantuvieran hasta mediados del año pasado una relación de convivencia, ya que ello habría tenido una serie de efectos en la detención y formalización del aludido. También exponen que el 2 de junio de 2017, la estudiante habría abierto el departamento con una tarjeta, lo que constituiría el delito de violación de morada.

Por otro lado, el texto presenta declaraciones de la madre de la joven, Teresa Albornoz Navarrete, quien en julio de 2017 contó ante la Fiscalía: “Valentina ya había congelado sus estudios porque la convivencia con una persona drogadicta como Camilo era insostenible. Incluso yo hablé con él cuando la iba a matricular, planteándole si es que iba a ser posible que la apoyara o que si no se volviera al depto. de Quinta Normal para que pudiera estudiar, y él me rogó que no, que la dejara con él, porque no podía vivir sin ella, ni dormir, y que ella le hacía bien, ese fue su discurso. No alcanzó ni a entrar a la universidad y tuvo que congelar”.

Sin embargo, el 7 de abril el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, donde se lleva el caso, rechazó todo lo expuesto por el hombre de “Corazón de sandía” y declaró inadmisible la querella. “Siendo así las cosas, no existe ningún antecedente objetivo en los hechos imputados que permitan sustentar de forma mínima o plausible la existencia del tipo penal de obstrucción a la investigación y violación de morada, desde el momento en que todos los antecedentes fundantes de ambos delitos están directamente relacionados con una investigación en curso, siendo únicamente valoraciones o interpretaciones subjetivas respecto del contexto del delito”, establece el texto. Además, agrega que “el querellante estaría tratando de judicializar la actuación de los testigos y de las víctimas, quienes no habrían hecho otra cosa que ‘ejercer sus derechos’”.

Tres días después, los representantes del intérprete presentaron un recurso de reposición contra esta determinación, con el objetivo de que la querella inicial sea reconsiderada. Pero el 17 de mayo, la Corte de Apelaciones la declaró nuevamente inadmisible. Uno de los abogados del compositor, el abogado Marcos Contreras, declinó entregar declaraciones.

Sobre el autor:

Claudio Vergara |
Editor de Espectáculos de La Tercera y periodista especializado en música popular.