Culto
Mandy Moore, actriz: “Estaba lista para rendirme con la industria del entretenimiento”

Mandy Moore, actriz: “Estaba lista para rendirme con la industria del entretenimiento”

La protagonista de la exitosa This Is Us habla con Culto sobre la nueva temporada de la serie que le dio una segunda oportunidad en Hollywood.

En la era de la “televisión de prestigio”, This is us da para caso de estudio. La serie rompe con varias reglas implícitas de las producciones de este tipo: sus temporadas son largas (con 18 capítulos de casi una hora cada uno), viene de un canal básico en Estados Unidos (NBC) y es prácticamente una teleserie, sin pudor para entender el melodrama como su principal arma. Y aun así, es una de las series más premiadas y elogiadas del último tiempo, constantemente presente en los galardones más importantes de la industria, al lado de pesos pesados como Game of thrones, The handmaid’s tale y House of cards.

Quizás su mayor sorpresa es también como reactivó la carrera de Mandy Moore (34). Tras iniciarse en la música como estrella pop adolescente a fines de los 90, para después pasar a la actuación, Moore fue progresivamente alejándose de la primera línea de Hollywood. This is us no sólo es su regreso, sino que también una postergada consolidación. “La serie llegó a mi vida en un punto en que no esperaba que algo así sucediera. Había entrado silenciosamente en una pausa en mi carrera, y no sabía cómo reactivar las cosas. Había ya tenido un par de fracasos televisivos, y no sabía cómo afirmarme profesionalmente”, reconoce la actriz al teléfono. “Estaba lista para rendirme con la industria del entretenimiento; tenía pensado volver a estudiar o quizás hacer más música. Pero llegó el guión y tuve la suerte de ser elegida. Y nunca esperé tener un trabajo así de gratificante y desafiante. Se transformó en algo que ninguno de nosotros anticipó”, agrega.

La serie sigue a un matrimonio estadounidense, Rebecca (Moore) y Jack (Milo Ventimiglia) y sus tres hijos nacidos el mismo día (dos mellizos y uno adoptado), a lo largo del tiempo, utilizando flashbacks para pasar del presente a distintos momentos y décadas de la familia. La narrativa no lineal ha sido utilizada además para constantemente dar giros y sorpresas en la trama, siempre con un fuerte contenido emotivo y hartas lágrimas, tanto en la pantalla como en el público. “Estoy orgullosa de ser parte de algo que se siente importante y necesario. Sé que puede ser ridículo catalogar así al entretenimiento, pero creo que, con el estado en el que está el mundo, la gente está desesperada por entretenimiento catártico”, asegura Moore.

Ahora, Fox Premium estrenó en Latinoamérica de forma online los 18 capítulos de la segunda temporada, disponibles en su aplicación de móviles y On Demand. La temporada incluye un importante momento: la muerte de Jack, hecho que había sido revelado en el primer ciclo, pero que aún no se mostraba cómo sucedió. Ese capítulo, emitido en febrero en Estados Unidos, se transformó en el episodio más visto del año para cualquier serie en ese país, con 26 millones de espectadores (cifra impulsada por la transmisión previa del Super Bowl).

“Esta temporada es un poco más oscura”, asegura Moore, quien interpreta a Rebecca a lo largo de distintas décadas, desde su juventud hasta su tercera edad. “En la vida real no soy madre, ni esposa, ni abuela, entonces no tengo muchos puntos en mi vida personal para buscar inspiración, así que es intimidante interpretar a esta mujer a través de tantos capítulos de su vida. Pero creo que la gente ya está familiarizada con ella, ya le ha ido tomando la mano a lo que es esta serie, y eso hace todo más fácil”, dice la actriz.

Esta temporada incluye algunos giros y momentos muy esperados, como la muerte de su marido en la serie. ¿Fue más desafiante a nivel emocional el interpretar a su personaje?

Creo que fue un desafío emocional de formas distintas a lo que fue la primera temporada. Hay mucho más énfasis y foco en las emociones, sobre todo en la segunda mitad de la temporada, con la muerte de Jack y cómo afecta a la familia. Entonces era una situación muy distinta a hechos (de la primera temporada) como perder un hijo, o guardarle secretos a tu familia toda tu vida. Mi búsqueda emocional fue desde una perspectiva completamente distinta. Lo entretenido de hacer una serie como esta siendo actriz es que nunca sabes lo que te tienen preparado los guionistas. No sabes desde dónde se generarán las lágrimas y las cosas que te ponen sensible. Y eso es algo que pasa en la vida: no sabes cómo te va a afectar. Por eso es tan desafiante y tan divertido ser parte de una historia así.

Se habla de que en la serie los personajes pasan llorando. ¿Es intenso estar en un set donde todos tienen que canalizar tantas emociones?

Entre tomas tratamos de reírnos y divertirnos un rato, porque sí, definitivamente buena parte de este material no deriva en un estado en el que uno quiera estar mucho rato. Para suerte nuestra, todos nos tomamos el trabajo de forma muy seria, pero no nos tomamos a nosotros mismos de la misma manera. Entonces hay muchas risas y buenos momentos, porque estas no son emociones que uno quiera arrastrar hasta su vida real.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.