Culto
Han Solo: el rol que Harrison Ford quiso olvidar

Han Solo: el rol que Harrison Ford quiso olvidar

La relación entre el actor y el personaje que lo lanzó a la fama no fue fácil. Hoy, otro rostro lo releva en el papel.

El mismo Mark Hamill lo decía en 2016: “Luke Skywalker nunca fue mi personaje favorito. Cuando leí el guión pensé: ‘¿quién es este Han Solo?’ ¿Por qué tiene todos los diálogos cool?’”. El actor y protagonista de la saga incluso aseguró que pensó que su personaje, el centro de la historia, no era más que un ayudante del papel que interpretaría Harrison Ford. Como muchos fanáticos de Star wars, Hamill reconocía que Luke habrá sido el héroe principal, pero quien todos querían ser era Han Solo, el contrabandista algo cretino, pero de buen corazón, que termina ayudando a salvar la galaxia. Todos menos uno: su actor.

La complicada relación de Harrison Ford con el personaje que lo lanzó a la fama no se hizo evidente hasta después de terminar su participación en la trilogía original de Star Wars (1977-1983). A diferencia de todos sus compañeros de elenco, Ford es el único que puede decir que su participación en el universo creado por George Lucas catapultó su carrera. Mientras pares como Carrie Fisher y Mark Hamill serían eternamente recordados por ser Luke Skywalker y Carrie Fisher, Ford terminaría protagonizando múltiples éxitos de taquilla, dando vida a más de un personaje icónico en el camino, como Indiana Jones o Rick Deckard en Blade Runner.

Pero si bien el actor pareciera recordar con cariño estos últimos dos papeles, su relación con su primer gran rol es distinta. Ya en la época de El regreso del Jedi (1983) Ford solía reaccionar con molestia a las preguntas sobre el personaje y el futuro de la saga. En los años siguientes, incluso el mencionar el nombre de Solo podía implicar que el actor terminara una entrevista. También se mostró reacio a cualquier evento con fanáticos de la saga o conmemoraciones de esta.

A lo largo de las décadas, Ford fue dando luces del origen de su falta de aprecio con el personaje: durante la filmación de El regreso del Jedi, intentó convencer a George Lucas que el único final lógico para el contrabandista era sacrificarse para salvar la galaxia, consolidándolo como héroe, algo a lo que el creador de Star Wars se negó. Solo termina feliz junto a Leia y Luke festejando el fin del Imperio. “Como personaje, no era muy interesante para mí”, decía en 2010, algo que nunca insinuó de Indiana Jones cuando volvió a interpretarlo en 2008 en la muy criticada El reino de la calavera de cristal.

Pero la historia cambió. Ford volvió nuevamente a ser Han Solo en El despertar de la Fuerza (2015), finalmente obteniendo su deseo: el personaje encuentra su fin, en un último momento de heroísmo, tratando de rescatar a su hijo del lado oscuro. “He argumentado que Han Solo tenía que morir por 30 años. No porque estuviera cansado de él o porque fuera aburrido, sino porque su sacrificio por otros le habría dado profundidad emocional”, dijo el actor consultado por fanáticos en 2016.

La muerte definitiva de Solo marcó una suerte de postergada tregua de Ford con Star Wars. No sólo participó en la convención Star Wars Celebration en 2017, sino que ofició de consultor para la producción de la precuela Han Solo: una historia de Star Wars, que se estrena este jueves, participando también de la promoción de la cinta. Esta vez, el joven Alden Ehrenreich lo releva para contar los orígenes del personaje. El contrato del actor implicaría participar de dos cintas más. Sólo queda por ver si lidia con el legado del papel de una forma más pacífica que su intérprete original.


Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.