Culto
La icónica Luisa Lane del cine muere a los 69 años

La icónica Luisa Lane del cine muere a los 69 años

Margot Kidder, que inmortalizó a la pareja de Superman en cuatro filmes, falleció el domingo. La actriz nunca pudo despegarse de su rol más célebre y sufría hace años de trastorno bipolar.

“Tengo un problema con mi boca; no tengo filtro”, decía Margot Kidder en 2012 a La Tercera. En dicha entrevista, en el marco de su visita a la Comic Con Chile de ese año, hacía gala de una personalidad hiperactiva, repasando con entusiasmo e intensidad anécdotas de su carrera en el papel que definió su vida profesional, para bien o para mal: Lois Lane en la saga de Superman de Christopher Reeve, entre 1978 y 1987.

Un papel que obtuvo justamente gracias a su carácter. Los productores de la primera Superman buscaron entre un centenar de actrices para dar con una específica personalidad que mezclara inteligencia, acidez y pensamiento moderno para dar vida a la aguda periodista que conquista el corazón del Hombre de Acero. Y así como Reeve se transformó en la encarnación definitiva del superhéroe, Kidder haría lo propio con Lane. Su versión del personaje pasaría a formar parte de un creciente número de íconos feministas en las superproducciones del cine.

Ayer se informó que Kidder falleció en su casa en Estados Unidos el domingo, por causas no reveladas, a los 69 años.

Si bien Kidder vivió una ascendente carrera en los años 70, trabajando con nombres como Brian De Palma, Robert Redford y Terrence Malick, el papel de Lois Lane marcó tanto la consolidación como el principio del fin de su carrera en Hollywood. La actriz es uno de los nombres usualmente asociados a “La maldición de Superman”; situaciones trágicas que han marcado a personas que trabajaron alguna vez en adaptaciones del personaje. En la infame lista se encuentran el actor George Reeves, quien interpretó al héroe en los años 50 y (supuestamente) se suicidó a los 45; el mismo Christopher Reeve, con el accidente que lo dejó tetrapléjico en 1995, muriendo en 2004, y el comediante Richard Pryor, quien fue diagnosticado con esclerosis múltiple tres años después de protagonizar Superman III.

En el caso de Kidder, la “maldición” se vio reflejada en sus problemas para despegarse del icónico personaje -ya que en los años siguientes sólo obtuvo papeles de menor impacto- y en su lucha contra su salud mental, que tuvo su clímax en un bullado episodio de 1996, cuando la actriz desapareció por cuatro días, siendo encontrada en el patio de una casa ajena, con su ropa rasgada y su pelo cortado de forma irregular.

Pero al igual que su personaje más famoso, Kidder no aceptaba que la silenciaran. Ni en su mejor época en el cine, cuando criticó públicamente el despido del director Richard Donner de Superman II, lo que hizo que para la tercera entrega Lois Lane sólo tuviera un cameo (volviendo a los protagónicos en Superman IV), ni fuera de cámaras, transformándose en activista por causas como la salud mental, el pacifismo y el medioambiente. De hecho, en los últimos años, la canadiense nacionalizada estadounidense fue arrestada en varias ocasiones por participar en protestas en Norteamérica.


Su paso por Chile

En 2012 la actriz fue uno de los principales atractivos de la segunda versión de la Comic Con Chile, junto a Billy Dee Williams (Lando en la saga Star Wars). “Hace dos años hice una visita corta (a Chile). Así que cuando me invitaron a Comic Con, pensé, ‘wow, un viaje a Chile gratis y más encima me pagan’”, decía entre risas en esa ocasión.

El director de la convención hasta el día de hoy (que el fin de semana realizó su versión 2018), Francisco Arqueros, recuerda: “Le tenemos un cariño tremendo porque fue una de las primeras grandes invitadas del evento en Chile, y tuvo una actitud hermosa no sólo con la gente, sino con todos los que nos relacionamos con ella. Nosotros pensábamos que iba a destacar más Billy Dee Williams, pero toda la cobertura de medios terminó destinada a ella, por lo especial que era. Estamos todos muy tristes por esta pérdida”.

Arqueros destaca también que “hemos tenido muchos invitados que vienen sólo a hacer su trabajo, pero ella se sentaba con la gente, los abrazaba, conversaba. Sentimos que quería agradecerles a los fanáticos”.

Kidder nunca se alejó del universo de Superman, sea participando en la serie Smallville, criticando las películas actuales del personaje o participando de eventos con fanáticos. Así lo decía a este medio en 2012: “Es algo halagador (participar de convenciones) que me ha hecho darme cuenta que estas películas son clásicos que han significado mucho en la vida de mucha gente. Hacer Superman me cambió la vida”.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.