*

Culto
Algunas Bestias: llega el thriller que reúne a Paulina García y Alfredo Castro

Algunas Bestias: llega el thriller que reúne a Paulina García y Alfredo Castro

Dos de los actores locales más premiados del último tiempo comparten escenas por primera vez en un filme que explora los demonios de la familia chilena.

Si su primera película, Camaleón, la filmó en sólo cuatro días, Jorge Riquelme tuvo la certeza de que su siguiente largometraje, con más personajes y una trama más compleja, lo podía realizar en ocho jornadas. Así, de nuevo en modo “guerrilla”, esta semana finalizó el rodaje de Algunas bestias, su segunda incursión en el thriller, luego que su ópera prima lograra una buena aceptación en parte del mundo angloparlante (que incluyó estrenar en el Festival de Londres) y, en el plano local, fuera reconocido con un galardón a la Mejor dirección en los premios Pedro Sienna.

En su siguiente paso cinematográfico, el también guionista y fundador de la productora Laberinto Film vuelve a contar con el actor Gastón Salgado (Sitiados), sumando además a Paulina García y Alfredo Castro, junto a la reconocida actriz de teatro Millaray Lobos (Locutorio) y los jóvenes Andrew Barsgted (Mala junta) y Consuelo Carreño (Mary & Mike). Todos aceptaron sumarse a una cinta que implicaba estar más de una semana en una isla en las cercanías de Calbuco, y experimentar un estilo de dirección que apuesta por la naturalidad de los diálogos e interpretaciones.

“Yo le exijo al equipo técnico y al equipo actoral que todos estamos detrás de la película. Esto es como un asalto al banco: no se puede fallar y tienes que ir con los mejores. Y se requieren actores con mucho imaginario, porque existe la responsabilidad de que también deben ser creadores dentro de la propia escena”, comenta sobre su método, proveniente de su formación de actor y abierto a la improvisación, por el que ya habían pasado Paulina Urrutia y Alejandro Goic, entre otros.

Nuevamente explorando las zonas oscuras del ser humano, en Algunas bestias se sumerge en la historia de una familia que viaja a una isla del sur a pasar unos días de vacaciones, invitados por Alejandro (Salgado), el padre del clan, quien planea realizar en el lugar una millonaria inversión con fines turísticos. Pero una vez que el hombre que los lleva desaparece sin dejar rastro, la isla se transforma en una “olla a presión” -como define el cineasta- y empiezan a asomar los demonios, como que los abuelos (Castro y García), alguna vez con una vida opulenta, miran con recelo las ambiciones de su yerno.

“Es una familia dentro de todo normal, pero con el aislamiento sale todo lo que se esconde. Como para mí la familia es el reflejo de la sociedad, Chile va a estar ahí, desde cómo se relacionan los adolescentes en el mundo actual de redes sociales hasta el clasismo y el doble estándar”, sostiene, añadiendo: “El terror y el thriller van dentro de la realidad más pura, porque las perversiones más grandes están en el ser humano; eso apunta a registrar el lenguaje cinematográfico”.


Un camino independiente

Antes de que transcurriera en la isla, el proyecto estaba pensado para ser filmado en varias locaciones y con un rodaje extenso. Pero mientras estaba en el último Festival de Toronto y recibía el interés de productoras y agentes de venta europeos, Riquelme concluyó que el único modo de realizarla así era adjudicándose el Fondo Audiovisual. Con ese apremio, en una conversación a fines de 2017, le contaron de esta isla a la que eventualmente podía acceder, lo que a la larga hizo que modificará el plan original.

“El cine tiene esas cosas mágicas. Una vez que apareció empecé a reacomodar todo, como a hacer un traje a medida de la isla”, revela sobre el giro de su thriller con ecos de drama familiar, que luego tuvo el respaldo de los actores pese a que se trataría de una película hecha con recursos limitados.

La actriz de Gloria, una de las primeras en implicarse en el proyecto, afirma: “El encuentro de la isla puso un buen veneno en la cabeza de Jorge para llevar la historia hacia algo más coral, lo que nos dejó a todos en un compromiso al mismo nivel que él”, a lo que agrega: “Más allá de los obstáculos, Jorge está siguiendo una pulsión tan potente que hay que ir con él”.

En efecto, este filme marca la esperada primera vez que Castro y García protagonizan una película, chilena o extranjera, luego de un despegue internacional en que ambos incluso coincidieron en los repartos de producciones como la serie Narcos y la cinta argentina La cordillera. Al mismo tiempo, es el reencuentro de Gastón Salgado con Castro, quienes interpretan a Martín Vargas y su manager en la miniserie Martín, el hombre y la leyenda, que Mega estrena este lunes.

Ahora, que debe enfrentar su proceso de montaje, el filme buscará captar socios europeos, para luego intentar conseguir un estreno en 2019 en un festival de clase A. “No queremos que digan que la película era más o menos, pero lo que hizo uno u otra estaba impresionante. Queremos que la película sea la impresionante, porque pudo plantear reflexiones y fue capaz de emocionar y sorprender”, finaliza Riquelme.

Sobre el autor: