*

Culto
Llega al cable serie española que compitió en Cannes

Llega al cable serie española que compitió en Cannes

El protagonista y el creador de Félix hablan con Culto sobre la nueva producción de Movistar Series.

El realizador catalán Cesc Gay, que ha desarrollado su carrera principalmente en cine (incluyendo la cinta argentina Truman, con Ricardo Darín), describe así la diferencia entre hacer una película y una serie: “Es como cocinar para cuatro personas o para 40”. El español ya había trabajado en televisión, pero Félix, que se estrena hoy a las 22 por Movistar Series, es la primera producción de su completa autoría, la que además dirige y escribe, tras una trayectoria dedicada principalmente a la pantalla grande.

La serie sigue a un personaje homónimo (Leonardo Sbaraglia), un inocente y algo ingenuo escritor argentino se encuentra en el pequeño país de Andorra en Europa, en donde conoce a Julia, una mujer de la que se enamora perdidamente, pero que después de algunos encuentros, desaparece sin dejar rastro. Félix se decide a encontrarla, a pesar de apenas conocerla, terminando metido en un mundo y un entuerto mucho más oscuro de lo que él está acostumbrado. Una historia que mezcla el suspenso de Hitchcock con el humor negro de los hermanos Coen, añadiéndole una cuota propia de romanticismo. “Félix es alguien muy inofensivo, que se guía por su instinto y es tenaz, pero no es para nada un tipo duro. Puede ser ridículo y meloso. Pero mi idea era que se sintiera como un hombre común. Y me parecía que Andorra, que es un lugar muy extraño y que no conoce nadie, era un lugar excelente para perder a un personaje, buscando a alguien que no conoce”, dice Gay, agregando: “Me encantan las películas de Hitchcock. A veces uno olvida lo buenas que son. Y él tiene muchos personajes así: hombres comunes metidos en líos”.

El realizador escogió al argentino Leonardo Sbaraglia (Relatos salvajes, Al final del túnel) por lo que él define como una capacidad para dejar de lado el cliché de tipo duro, y que pudiera interpretar a “un niño en cuerpo de grande”. “Es un personaje que pudiera parecer ingenuo o tonto, pero a medida que avanzan los capítulos te vas dando cuenta que no tiene nada de eso”, dice Sbaraglia. “Félix es como una especie en extinción, un ser humano que es capaz de darlo todo por otro. Y yo creo que ese es el espíritu de la serie. Tiene un aspecto conmovedor, con este tipo dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias por una persona que casi ni conoce”, agrega el actor.

Incluso antes de su estreno, Félix hizo historia al transformarse en una de las diez seleccionadas para participar de la primera edición de Cannes Series, realizada en abril, en donde el reputado festival de cine inauguró una competencia dedicada a la pantalla chica. Eso sí, el certamen en donde triunfó la producción israelí When heroes fly fue cuestionado por sólo evaluar el primer capítulo de cada concursante. “Nos dio pena que sólo se considerara un capítulo, de los seis que tiene la serie. Félix es una serie que se puede apreciar mucho más si se ve completa”, dice Sbaraglia. De todas formas, Cesc Gay hace una evaluación positiva de la experiencia: “permitió mostrar la serie a otros mercados y poder venderla”.

En sus seis capítulos, la historia se cierra completamente, aunque su creador no descarta que Félix pueda regresar. “La trama de esta temporada y la historia de Julia terminan con el último capítulo. Podría haber más historias con Félix, pero tendría que meterse en otro lío”, concluye Gay.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.