Culto
Álvaro Henríquez permanece en estado crítico y Los Tres inician receso indefinido

Álvaro Henríquez permanece en estado crítico y Los Tres inician receso indefinido

El músico se recupera de un trasplante de hígado y seguirá conectado a ventilación mecánica al menos hasta mañana. Su complejo estado de salud congeló los planes discográficos del grupo, mientras sus compañeros se enfocan en proyectos paralelos.

“El paciente permanece en cuidados intensivos, conectado a ventilación mecánica por al menos 48 horas más”. Con esas palabras, Erwin Buckel, jefe de Trasplantes de Clínica Las Condes, informó ayer sobre el estado de salud de Álvaro Henríquez, a quien el martes se le implantó un nuevo hígado en dicho recinto hospitalario.

La cirugía, que se extendió por ocho horas y en la que participaron 15 profesionales, es el más reciente capítulo del complejo trance que el líder de Los Tres enfrenta desde mediados del año pasado, cuando los problemas hepáticos que arrastra desde hace varios años comenzaron a volverse más serios. De acuerdo a lo comentado por los especialistas, lo anterior derivó en un daño hepático crónico, producto de una adicción al alcohol de larga data, lo que en los últimos meses lo tuvo al borde de la muerte.

“Por las pocas horas de post-operatorio que lleva, está en una condición bastante crítica, conectado a ventilación mecánica. Esperamos que en las próximas horas se vaya estabilizando”, comentó el equipo médico que atiende al artista, cuya salud estaba muy deteriorada al momento de afrontar la cirugía. “Llegó en condiciones extremadamente graves a su trasplante. Con un deterioro muy importante de su hígado, acompañado del impacto que produce este deterioro en otros órganos como pulmón, riñón y otros”, detallaron.

Desde el entorno del músico comentan que sus problemas al hígado comenzaron a manifestarse aproximadamente en 2010, cuando un médico le advirtió que debía bajar el consumo de alcohol para no sufrir consecuencias más serias. Pese a esto, Henríquez habría desatendido las alertas, manteniendo su estilo de vida habitual. Esto, hasta fines de agosto del año pasado, cuando llegó hasta el recinto de Las Condes para atenderse con el hepatólogo Javier Brahm. Entonces ya conocía acerca del daño de su hígado y estaba en abstinencia.

“Desde el primer día le dijimos que su situación era extremadamente compleja y que lo más probable era que requiriera de un trasplante. Cumplió con todo el período de abstinencia que requiere y el psiquiatra que es parte del equipo de trasplante lo apoyó y certificó que esa condición se cumpliera”, detalló Brahm.

A fines de noviembre se iniciaron los trámites para poner a Henríquez en la lista de espera, pero sólo en marzo se pudo concretar su ingreso. Desde entonces, estuvo seis veces hospitalizado, por períodos de días o semanas, por complicaciones propias de su enfermedad y con controles semanales con el equipo médico. En el intertanto, la situación del cantante se mantuvo bajo estricto hermetismo, aunque sus primeras señales públicas aparecieron el 19 de enero pasado, cuando durante un recital con Los Tres en un festival de Talagante se vio al vocalista visiblemente errático y con dificultades para desplazarse. Tras esto, el conjunto siguió su gira en Calle Larga, donde Henríquez actuó sentado, en la que es la última actuación de la banda a la fecha.

Por ese entonces, el círculo del penquista salió a aclarar -ante las críticas en redes sociales- que éste se encontraba en tratamiento con medicamentos producto de sus problemas hepáticos, pero el equipo médico que lo asiste no descarta que algo haya tenido que el cuadro de encefalopatía que ha padecido por periodos -una pérdida de la función cerebral producto de que el hígado ya no es capaz de eliminar las toxinas de la sangre- y que altera su estado de conciencia.

Junto con esto, el jefe de Trasplantes de la clínica aclaró que el músico cumplió con todos los requisitos que impone el sistema de trasplantes de nuestro país y al momento de la donación era el paciente compatible con el órgano que estaba más grave en la lista de espera. “La asignación del órgano no la hace él, ni su familia, ni nosotros, sino el Instituto de Salud Pública y el organismo controlador del Ministerio de Salud. Se trata de un proceso transparente, súper riguroso que pasa por una comisión nacional de trasplante hepático”, indicó.


Planes congelados

Desde el entorno del cantante coinciden en que, hasta el show en Talagante, nadie de su equipo había dimensionado la gravedad de los problemas de salud que éste enfrentaba. Pocos días antes del impasse en dicho festival se produjo la partida del equipo de Claudia Schlegel, la mánager de Los Tres durante los últimos 15 años, por diferencias personales. Para muchos, la ausencia de la ex representante durante ese tramo de la gira incidió en que se le permitiera al vocalista salir a escena, algo que Schlegel no hubiese autorizado.

En los últimos meses, el principal sostén del músico ha sido su familia, en especial su hermano Gonzalo y su madre. En tanto, su pareja, con la que convive en Ñuñoa, se encargó de apoyarlo durante todos estos meses y de asesorarlo en sus desplazamientos y en tareas domésticas que su estado de salud no le permitían cumplir.

Si bien en el círculo cercano del artista hay confianza en su recuperación, también existe incertidumbre con respecto al futuro de Los Tres. De hecho, comentan que el estatus actual del conjunto es el de un “receso indefinido”, cuya fecha de vencimiento, según las visiones más optimistas, no ocurriría antes de fin de año. “Si Álvaro se lo propone va a salir de esto, de eso estamos seguros, aunque no sabemos todavía si después de esto va a quedar impecable o si podrá actuar con la frecuencia con la que lo hacía”, comenta un cercano al autor de Un amor violento.

En paralelo, sus actuales compañeros de banda han debido enfocarse en sus otros proyectos musicales o incluso en nuevos emprendimientos, entendiendo que su principal fuente de trabajo estará paralizada por al menos los próximos seis meses. Así, Roberto “Titae” Lindl, bajista y el otro integrante histórico del grupo, se habría enfocado durante este tiempo en su proyecto Titae & Kataix, mientras que el baterista Boris Ramírez tendría entre sus planes profesionales emigrar a México.

Por su parte, tanto el guitarrista Sebastián Cabib como el multiinstrumentista Cuti Aste -colaborador histórico del conjunto que se reincorporó en la última gira-, se sumaron a la banda de músicos que se presenta en los espectáculos en vivo de la webserie Mi perro Chocolo. Cabib, además, se ha centrado en su otro grupo, La Bandita del Domingo.

Todo esto, además, retrasará aún más la salida del ya demorado Por allanga, título del próximo trabajo de estudio del grupo y sucesor de Por acanga (2015), el último material de estudio de Los Tres. Cercanos a la agrupación cuentan que la grabación de este este nuevo álbum ya estaba avanzada, y que incluso se alcanzó a registrar un tema junto a Ana Tijoux, pero que el estado actual de Henríquez hace difícil que el disco vea la luz este año.