Culto
Adiós a Max Berrú: el ecuatoriano que dedicó su vida a cantarle a Chile

Adiós a Max Berrú: el ecuatoriano que dedicó su vida a cantarle a Chile

El fundador y miembro emblemático de Inti-Illimani murió hoy a los 75 años. Sus cercanos destacan su permanente buen humor y su compromiso social.

“Este grupo es una de las cosas más importantes a las que he contribuido en mi vida. Me siento querido y me siento feliz. Y si me toca morir, me muero feliz”, decía Max Berrú sobre Inti-Illimani a La Tercera en septiembre pasado. La entrevista ocurría un mes después de un diagnóstico de mielanoma múltiple, un tipo de cáncer de médula ósea.

En un período que terminaría siendo el último de su vida, Berrú se mostraba tranquilo y satisfecho por una carrera que dejó como principal legado la formación de uno de los conjuntos más relevantes e influyentes de la música popular chilena. Y aunque se retiró de Inti Illimani en 1997, nunca dejó de manifestar su orgullo con el grupo, y posterior dolor cuando el conjunto se quebró y dividió en dos facciones en 2004: la de Horacio Salinas y la de Jorge Coulon. “Creo que se ensució el legado del grupo y me dio mucha pena cuando me enteré de eso, sobre todo por los valores éticos y morales que transmitíamos. Fue una decepción”, aseguraba en esa entrevista de septiembre.

Finalmente, la enfermedad terminó quitándole la vida hoy, a los 75 años, apagándose de forma definitiva una de las voces más importantes de la canción latinoamericana.

A pesar de ser ecuatoriano, Berrú dedicó su vida a cantarle al pueblo chileno, y a través de este a todo el continente. El músico llegó a Valparaíso en 1962, como parte de la delegación de fútbol de su país que participaba del Mundial de Chile. Terminó echando raíces en Chile, donde como estudiante de la entonces Universidad Técnica del Estado conocería a Coulon y Horacio Durán, con quienes formaría Inti-Illimani junto a Salinas. El trasfondo cultural de Berrú sería fundamental en el sonido del grupo, mezclando el folclor chileno con sonidos de toda Latinoamérica.

Su compromiso con las causas sociales lo transformarían en una voz activa en los años de la Unidad Popular, donde trabó además amistad con Víctor Jara, y lo llevarían al exilio por 15 años tras el inicio de la dictadura militar en 1973. A pesar de ser extranjero, Berrú vivió su vida personal y profesional como un chileno más.

“Fue un personaje del realismo mágico. Yo escuché las historias que García Márquez escribiría después en Cien años de soledad de la boca de Max, antes que saliera el libro. El Max era único. Uno podría decir que es la personalidad de los ecuatorianos, pero él era especial”, dice un muy emocionado Jorge Coulon. Su ex compañero y amigo estuvo con Berrú en sus últimos días, visitándolo en su casa la semana pasada. “Uno lo veía muy deteriorado, pero seguía siendo el Max de siempre, haciendo planes. Quería viajar ahora en mayo a Valparaíso. Pero él estaba muy tranquilo, muy sereno. Decía que ya había hecho todo lo que tenía que hacer”, dice. Berrú seguía pensando en tocar en vivo con su grupo Los Insobornables, además de hacer un libro sobre su vida, trabajo que según Coulon, queda inconcluso, ya que “sólo él tenía la documentación necesaria para hacerlo”.

“Era un hermoso ser humano. Era muy difícil encontrarlo enojado, al contrario, era muy conciliador. Disfrutaba mucho su trabajo y por eso mismo se mantuvo al margen de los conflictos de Inti-Illimani, porque los quería a todos. Por él, ese quiebre jamás habría pasado”, dice Roberto Márquez, de Illapu. Si bien Berrú no tomó nunca un bando en el quiebre de su ex grupo, si fue crítico con uno de sus antiguos compañeros: “Para mí el principal culpable es Horacio Salinas. Él quiso hacer todo (…) No es fácil convivir con alguien que hace una selección de las amistades. Yo lo encuentro arribista”, decía a La Tercera. Hoy, Salinas no contestó las llamadas de este medio.

Sus colegas también destacan la labor del fallecido músico en las luchas sociales. “Uno siempre lo encontraba en los lugares en los que había que ser solidario; sea de los detenidos desaparecidos, de derechos humanos. Era un hombre inmenso. Es una pérdida tremenda, porque se va un hueón grande en el día mundial de los trabajadores. Y ese pueblo y esos trabajadores a los que les cantó toda su vida no lo olvidarán”, dice Amaro Labra, líder de Sol y Lluvia, y diputado PC.

“Yo he sido un hombre de bien, un hombre bueno y solidario. He sido preocupado por los demás y eso hace que a uno lo quieran” decía Berrú en la entrevista de septiembre. Los que hoy lo recuerdan parecen darle la razón.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.