Culto
Chancho en Piedra: “Ya pasamos por todo: angustia, miedo, inseguridad, aceptación”

Chancho en Piedra: “Ya pasamos por todo: angustia, miedo, inseguridad, aceptación”

El grupo habla con Culto de la renuncia de uno de sus mentores, Pablo Ilabaca, quien también asume: “Fue súper doloroso”. El músico alista otra banda con los hermanos Durán de Los Bunkers.

Fueron 24 años de trayectoria sin quiebres, una proeza que pocas bandas han conseguido en la industria local. Pero hoy Chancho en Piedra vive su primer remezón. Tal como informó Culto el domingo, uno de sus fundadores, el guitarrista Pablo Ilabaca, decidió hace unos meses dejar la banda y ayer oficializaron la noticia en una cita con la prensa.

“Me agotaba mucho estar en todos los frentes. No fue una decisión fácil, pero creo que era una falta de respeto no dedicarles el tiempo completo a las cosas que se me ocurrían fuera del grupo. Es como tener hartos hijos y no darle de comer a todos”, explica Ilabaca, quien desde 2003 es el principal compositor en 31 Minutos y en 2005 inició su proyecto solista Jaco Sánchez y los Jaco, que ahora pretende retomar.

A pesar de que el resto de los integrantes, su hermano Felipe Ilabaca (bajo y voz), el vocalista Eduardo “Lalo” Ibeas y el baterista Leonardo “Toño” Corvalán, comentaron que la separación fue una posibilidad, lo conversaron y decidieron continuar.


– Ustedes son una de las pocas bandas chilenas que se ha mantenido unida y este es su primer gran quiebre, ¿cómo lo toman?

– Eduardo Ibeas: Pucha, duele, pero también nos hace ver que así es la vida no más. No es perfecta, tiene altos y bajos, tiene momentos que tú eliges y otros que alguien elige por ti. Si bien es duro, no se ha muerto nadie. Podría haber sido mucho más terrible. Es una decisión personal y hay que ver cómo cada una de las partes se la toma para sacar algo positivo, dentro de lo negativa que es la noticia. Pero como ya sabíamos hace un par de meses, ya pasamos por todas las sensaciones: angustia, miedo, inseguridad, aceptación. Hemos pasado por todos los procesos y ahora creo que estamos en el propositivo, de ver cómo funciona el proyecto de Pablo y cómo sigue Chancho en Piedra. Esa es la energía en este momento.

– Leonardo Corvalán: Es un desafío también cómo enfrentarlo. Es quizás un momento de reinvención de Chancho en Piedra, quizás ahora tenemos que ponerle mucha más energía para demostrar que Chancho está vivo y si hay que darle una vuelta de tuerca al sonido, nosotros felices de empezar una nueva etapa también.

– ¿Cómo fue tocar todos estos meses guardando la noticia?

– P. Ilabaca: Lo disfruté harto. Sabía que eran las últimas veces que iba a estar tocando, lo pasé súper bien. Es raro también, son sensaciones primerizas que uno va asimilando, fue súper doloroso. Me dio mucha pena tomar la decisión, pero los ríos se cruzan mojándose. Creo mucho en mis proyectos y también en Los Chancho, y les agradezco que entiendan mi forma de ser, mi necesidad de hacer otras cosas.

Mientras buscan al integrante que ocupará de manera definitiva el lugar de Ilabaca, los Chancho trabajarán con Cristián “C-Funk” Moraga, viejo amigo y actual líder de Los Tetas. “Cuando se enteró por Pablo de su decisión, inmediatamente él mismo nos ofreció acompañarnos y transformarse en un suplente”, cuenta Felipe Ilabaca. A pesar de que aún no han conversado la posibilidad de realizar un concierto de despedida, sí tienen claro que el primer show de la nueva formación será el 9 de junio en el Teatro Coliseo, donde lanzarán Funkybarítico, el próximo single de su más reciente trabajo.

De esta forma, Moraga dividirá sus tiempos entre los ensayos con Chancho en Piedra y la preparación del nuevo material de su banda. Por su parte, Ilabaca prepara un grupo con los hermanos Francisco y Mauricio Durán (Los Bunkers), al que podrían sumar a Pedropiedra en la batería.

– ¿Cómo se han planteado que será el proceso de composición de nueva música sin uno de los principales cerebros de la banda?

– F. Ilabaca: La música de Chancho nació como un ejercicio de taller, de sala de ensayo: construíamos un riff de guitarra y bajo y desde ahí surgía un ritmo, lo íbamos perfeccionando y el Lalo proponía alguna idea, hacía unas letras, se desarrollaba y así empezaba a crecer. Tempranamente Pablo empezó a mostrar una canción de autor y ahí descubrimos esa otra manera de componer, donde teníamos canciones de taller y canciones de autor. Pero la fórmula no existe. Sin Pablo yo creo que lo lógico sería que este integrante que llegue, que puede ser en una primera etapa Cristián (Moraga), no sabemos cuánto tiempo vamos a estar trabajando juntos, pero la idea de él y la nuestra también es tratar de coronar este proceso de ‘parche’ con nueva música. Pero como es un nuevo integrante hay que buscar una nueva forma de hacer las cosas, tenemos que conocernos en el taller primero. De alguna manera, es un partir de cero. Sería un error buscar un doble del Pablo.

– Ibeas: Pero la primera creación yo creo que es reinterpretar las canciones. Una vez leí por ahí que la gracia del arte es que tú le muestras la misma obra a diez directores y todos te van a hacer películas distintas. En la música pasa lo mismo. La misma obra interpretada por distintos músicos, también va a sonar distinto y nos tiene que gustar a todos.

Sobre el autor: