Culto
The Terror: el hielo, el horror y la locura

The Terror: el hielo, el horror y la locura

The Terror no es una serie más, es una (con perdón) jodida obra maestra de la televisión y si está perdiéndosela es porque en el fondo no le gustan las series, sino una determinada plataforma

Tengo dos teorías. La primera es bastante antipática. Existe el fanático de las series y el fanático de Netflix. El primero es una suerte de nerd de contenidos, que encontró en las series lo que nuestros abuelos escarbaban en las novelas populares de kiosco; usa internet como una librería de viejos y puede gastar horas en redes sociales explicando por qué La Casa de Papel está sobrevalorada. El segundo es básicamente un consumista de contenido que encontró en Netflix un club de video y no sale de ahí. En el fondo no le gustan las series, le gusta la facilidad que da esta plataforma, de otra manera no gastaría caracteres de Twitter preguntando “¿qué me recomiendan en Netflix?”.

Y está bien, es su opción. Da pena, eso sí, que por esa ceguera se esté perdiendo The Terror (prejuzgo que ni siquiera sabe que existe), que con sólo cuatro capítulos se presenta como la mejor serie nueva de 2018.

La segunda teoría es esa que en el arte narrativo hay historias que tienen sexo masculino y otras femenino, relatos que están escritos y presentados desde el pene y otros desde el útero. The Terror es una historia femenina. Curioso. Tomando en cuenta que de sus 36 personajes, sólo tres son mujeres. Pasa. Lo de masculino y femenino no tiene que ver con ser hombre o mujer, sino con un punto de vista. En The Terror lo que manda es el paisaje, la tierra, el páramo, lo desconocido, lo que amenaza y aterra a los hombres y un par de barcos, sustantivo que sólo en castellano es masculino, que son las madres perdidas de un montón de huérfanos tratando de encontrar no un camino sino una esperanza ante la única seguridad que tienen encima, que les faltan días para encontrarse con la muerte; otra fuerza femenina que tira los hilos de los presentes.

Producida por Ridley Scott, este drama de diez episodios está basada en la novela homónima de Dan Simmons. Libro inspirado en hechos reales sucedidos en 1845, cuando los miembros de la expedición del capitán inglés Sir John Franklin, a bordo de los dos primeros ”rompehielos” de la marina real, el HMS Erebus y el HMS Terror (de ahí el nombre de la serie) se perdieron en el ártico tras una fallida empresa para encontrar un paso a través de los hielos. Tras 170 años de mitos y suposiciones, los restos del HMS Terror fueron recién encontrados en 2016. La novela de Simmons toma esta historia y le agrega elementos de horror sobrenatural. Perfecta adaptación, la serie protagonizada por Ciarán Hinds (Liga de la justicia, Harry Potter) en el rol del capitán Franklin y Jared Harris (Mad men) como su compañero y antagonista, el capitán Crozier, The Terror sabe tomar el material inicial para construir alrededor de él un puzzle inquietante que larga como una ópera victoriana de aventuras para ir evolucionando hacia un terror síquico que va haciéndose cada vez más físico (gore incluso), antesala exquisita para lo que viene, un miedo fantástico que recuerda los mejores momentos de La cosa, de John Carpenter. The Terror no es una serie más, es una (con perdón) jodida obra maestra de la televisión y si está perdiéndosela es porque en el fondo no le gustan las series, sino una determinada plataforma. Todos los martes, a las 22.00 por AMC (782 en VTR, 210 en DirecTV ) o en su plataforma de descarga ilegal preferida

Sobre el autor: