Culto
Un lugar en silencio: el fenómeno del terror  en Chile y el mundo

Un lugar en silencio: el fenómeno del terror en Chile y el mundo

La película ha recaudado casi US$ 100 millones en todo el planeta, con 60 mil espectadores en salas locales.

No es que el festival de Sundance no haya sido antes terreno fértil para el terror, pero aún con varios exponentes exitosos del género en su historia reciente, el caso de ¡Huye! el año pasado tiene a la industria particularmente interesada en lo que el festival ofrezca en el género, luego de que esa película fuera construyendo desde Sundance su camino, transformándose en un monumental fenómeno de taquilla (fue la más rentable de 2017) y nominada al Oscar.

Una de las cintas que más hizo ruido -irónicamente- en el festival en febrero de este año fue Un lugar en silencio, dirigida y protagonizada por un nombre atípico: John Krasinski, más conocido por protagonizar la serie cómica The office, junto a Steve Carell, que por su experiencia asustando al público.

Pero tras una muy positiva recepción el festival, la película fue adquirida por Paramount, con la esperanza de tener entre sus manos el primer éxito del cine de terror 2018. Y las cifras parecieran demostrar que la apuesta funcionó.

Tras una semana en cartelera, la película está cerca de superar los US $ 100 millones de recaudación en todo el mundo (costando menos de un quinto de eso), habiendo quedado, contra todo pronóstico, en el primer lugar de taquilla en Estados Unidos, lo que podría repetir este fin de semana. En Chile, lleva 60 mil personas en siete días.

Un bienvenido éxito en un primer semestre en donde fuera de Pantera negra y Ready player one, los grandes estudios no han sacado muchas cuentas alegres.

Un lugar en silencio es protagonizada por Krasinski y Emily Blunt (El diablo viste a la moda), su mujer en la vida real, como un matrimonio en un mundo post apocalíptico en donde la Tierra está invadida por agresivas criaturas que devoran a cualquier ser que haga un ruido mayor a un murmullo. Marcados por una tragedia, la pareja intenta criar a sus dos hijos (la mayor es además sorda), esperando la llegada además de un bebé, lo cual significa un problema, a menos que se trate del primer niño que llega en silencio al mundo.

Por el particular argumento, la película casi no tiene diálogos, con la mayoría de la comunicación realizada a través de expresiones o lenguaje de señas, haciendo uso del silencio como su principal arma para generar tensión.

Aún así, gran parte de lo que ha hecho a la película un éxito es su atractivo para un público más allá de los seguidores del horror: a pesar de algunas secuencias estresantes, la cinta no es excesivamente aterradora, y apela además a una fuerte conexión emotiva a través de la metáfora que plantea sobre padres protegiendo a sus hijos en un mundo hostil.

Logrando triunfar con un concepto original -aunque la cinta realiza homenajes a películas como Jurassic Park y Señales– en un mundo de remakes y secuelas, Krasinski se ha transformado en uno de los nombres más mencionados en Hollywood esta semana, incluso recibiendo elogios de personalidades como Stephen King y el basquetbolista LeBron James. El actor y director ya planea su próximo proyecto, una cinta de ciencia ficción con el mismo equipo de Un lugar…, y el anuncio de una secuela a esta última parece sólo cosa de tiempo.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.