Culto
El algoritmo Boy Pablo

El algoritmo Boy Pablo

Nicolás Muñoz nació en Noruega pero es chileno. Hijo de dos profesores santiaguinos que buscaban mejor suerte en el país europeo, con 19 años ya ha alcanzado notoriedad en Internet: su sencillo “Everytime” tiene más de seis millones de visitas en YouTube y cuatro millones en Spotify. Culto asistió a uno de los conciertos de su primera gira y conversó con él. Esta es la historia de su repentino éxito y sus raíces chilenas.

La “9” de Iván Zamorano en Francia 98’. Esa icónica camiseta usada por la selección chilena para aquella cita mundialera es la que lleva puesta Nicolás Pablo Muñoz (19) en la foto del afiche promocional de la primera gira de su corta carrera. “Es de mi hermano grande”, cuenta en un bar de Valencia en España, horas antes de que suba al escenario para tocar en su duodécimo concierto seguido en el décimo país de Europa que visita.



“A ver si conocen esta”, dice Boy Pablo -su nombre artístico- ya en el concierto justo antes de que su banda entone los primeros acordes de “Everytime”. Lo dice con cierta ironía; sabe que la mayoría la conoce y están esperando esa canción que se hizo viral gracias a un nuevo algoritmo desarrollado por YouTube alcanzó notoriedad en muy poco tiempo: en cinco meses pasó de tener 100 mil a 6 millones de visitas.

Suenan los primeros acordes y se escuchan gritos efusivos de algunas adolescentes. Varios sacan sus celulares. Algunos saltan.

***

Cinco meses después de que los dirigidos de Nelson Acosta fueran derrotados y eliminados por Brasil en París, Nicolás nació en la fría y lluviosa ciudad de Bergen, Noruega. Sus padres habían dejado Santiago el 88’ junto a dos de sus hijos buscando mejores oportunidades laborales. Tras encontrar buenos trabajos como profesores, se asentaron ahí, en la segunda ciudad más poblada del país nórdico después de Oslo.

Tras el nacimiento de Nicolás, su tercer hijo, decidieron matricularlo en un High School de música. Allí le enseñaron lenguaje, matemáticas y ciencias en salas rodeadas de instrumentos musicales. “En mi casa todos son artistas. Mi papá toca instrumentos, mi mamá canta y mis hermanos son artistas”, explica Nicolás. Por esas razones, sus intereses musicales fueron prematuros. Sin embargo, antes de músico quería ser futbolista. “Juego desde los cuatro o cinco años. En Bergen son malitos pero algo se juega”, dice.

En Bergen se habla noruego y Nicolás canta en inglés. A pesar de eso, el joven músico se expresa en un correcto español y también lanza algunos chilenismos. Y no es raro. Cuenta que ha viajado unas cinco veces a Chile, que ha ido a las playas del litoral central junto a su familia y que en esas visitas desarrolló un gusto por el equipo que toda su familia apoya: Colo Colo. De hecho, en el video de su canción “Flowers”, grabada cuando tenía 16, se puede ver una bandera chilena y una del equipo albo en el fondo.



¿Has escuchado música chilena?

-No tanta música chilena pero sí latina. La bachata y el reggaetón. Además mi papá me ha mostrado harto de la música de la Nueva Ola y me gusta harto.

-En tus videos y fotos promocionales has mostrado tus intereses chilenos pese a no haber nacido ahí. Lo digo por la camiseta de Chile y la bandera de Colo Colo…

-Obviamente mi plan no era ser conocido afuera de Noruega. Así que ser chileno en Noruega es más especial para algunos que ser chileno en otro país de Europa. Igual entiendo que al final eso es solo una imagen.

***


Debido a su formación escolar y a la influencia cultural de su familia, Nicolás comenzó a componer música desde los 13 años. Flowers fue su primera grabación oficial luego de que su hermano mayor le regalara para una Navidad la posibilidad de hacerlo en un estudio de música profesional.

Él compone todo: guitarras, bajos, baterías y obviamente las letras. Así, fue grabando más canciones hasta que el año pasado lanzó su primer disco de corta duración Roy Pablo que incluye “Everytime”, la canción que eligió para grabar un video y subirlo a YouTube para probar suerte. Ahí se puede ver a Nicolás junto a la banda –casi todos son sus amigos desde el colegio- tocando a la orilla de un río en Bergen. El video es chistoso. La banda toca mirando por arriba del hombro a la cámara y Nicolás viste unos shorts negros y polerón rosado. Todos ríen. Es como estar viendo a un grupo de amigos haciendo una tarea escolar.

Sin embargo, sin saber bien cómo sucedió, el video subido en mayo de 2017 comenzó a aumentar la cantidad de visitas progresivamente. Primero ayudó un post del video en Reddit pero el salto sorpresivo vino en octubre cuando YouTube decidió probar un nuevo algoritmo para la recomendación de videos. Apenas el algoritmo puso el video de Boy Pablo en la sección de Recomendados del sitio web, las visitas comenzaron a ser de aproximadamente 40 mil por día.

“Justo antes de que explotara el video, por así decirlo, ellos cambiaron los algoritmos de recomendación y no sé cómo pusieron el video de ‘Everytime’ en los recomendados. Hemos preguntado cómo y por qué lo hicieron pero ellos nos dijeron que cambiaron el algoritmo y salió eso, no fue que lo hicieran directamente sino que lo hizo el algoritmo, el sistema”, cuenta Nicolás con cara de sorprendido.



Desde eso, todo ha pasado muy rápido. Por el algoritmo no solo aumentaron sus visitas en YouTube sino que también en Spotify donde algunas de las otras canciones de su EP superan el millón de escuchas. El éxito en Internet hizo que su nuevo sencillo lanzado este año, “Losing You”, fuera incluido por el medio especializado de música Pitchfork dentro de su selección de canciones llamada What’s New?.

“Todo es un poco increíble, no lo entiendo. Es raro porque hace medio año éramos solamente un grupo de amigos que tocábamos en conciertos algunas veces y ahora esto. Es muy raro, fue todo muy rápido”, comenta Nicolás. El baterista de la banda, Sigmund, afuera del club del concierto en Valencia, dice estar muy entusiasmado por la gira. “Espero que esto no sea solo un minuto de fama de YouTube porque él es muy talentoso, estoy seguro que le seguirá yendo bien”, comenta en inglés.

Al escuchar a Boy Pablo es fácil encontrar similitudes de las armonías y los efectos de guitarra que caracterizan al norteamericano Mac DeMarco. Nicolás las reconoce, dice que lo escuchó mucho cuando comenzó a componer pero que ahora ya no lo hace tanto. Hoy, cuenta, sus obsesiones musicales giran más entre el hip hop y destaca el último álbum de Tyler The Creator, Flower Boy, y a un artista noruego llamado Sondre Lerche.

***

Un grupo de cinco jóvenes, de no más de 20 años, esperan a Nicolás Muñoz afuera del club en Valencia antes del concierto. Comentan que les gusta mucho su música pero también sus letras. “Casi todas mis canciones son ficción. Escribo de cualquier cosa, no me importa tanto la letra y eso se nota (…) En realidad me carga escribir letras, no me gusta”, comenta. Aunque después de unos minutos de conversación agrega: “pero cuando tengo que empezar a escribir y sale una frase buena, eso sí me gusta”.

El concierto acabó con “Everytime” tocada por segunda vez a petición del público. Nicolás y la banda se reconocen cansados. A pesar de la juventud –tienen entre 19 y 20 años- la gira ha sido extenuante: atrás quedaron shows en Londres, Varsovia, Copenhague, Berlín y Bologna. Mañana viajan a Zaragoza y luego vienen fechas en Bergen y París. Cuando vuelva a casa, asegura, grabará y estrenará otra canción antes de julio y luego espera lanzar otro EP antes de fin de año.


¿Te gustaría tocar en Chile?

-(Abre los ojos y sonríe) Por supuesto. Me imagino que tengo que ganar un poco más de público allá para que se pueda hacer, depende de nosotros y de que quieran tener un concierto allá. Pero las ganas están.

Sobre el autor: