Culto
Luigi Zoja, psicoanalista italiano: “Todos, incluso las familias monoparentales, pueden tener un ‘padre’”

Luigi Zoja, psicoanalista italiano: “Todos, incluso las familias monoparentales, pueden tener un ‘padre’”

El autor se presenta este sábado en el Festival Puerto de Ideas en Antofagasta, que comienza mañana. Zoja hablará sobre la paternidad, el asunto de su último libro traducido al español.

En los mitos homéricos, el hombre no está representado únicamente por la ferocidad de Aquiles o la sagacidad de Ulises, sino también por la figura más ambivalente de Héctor. En algún momento, ataviado como guerrero, se acerca a su hijo pequeño, quien lo rechaza; entiende que su armadura lo ha asustado, por lo que se saca el casco y el hijo, ya sin miedo, le abraza.

Este gesto de Héctor, la opción por la paternidad, es el que da título al último libro traducido de Luigi Zoja (1943), uno de los invitados al Festival Puerto de Ideas en Antofagasta, presentado por Minera Escondida / BHP, que parte mañana. Como psicoanalista ha ejercido en Zürich, Nueva York y Milán y ha sido profesor en el Jung Institut (Suiza), además de presidente de las asociaciones italiana e internacional de sicología analítica. Es también autor de libros de ensayo en que ha analizado desde el prójimo a la paranoia.

En El gesto de Héctor Zoja aborda la evolución histórica, cultural y, sobre todo, sicológica de la figura del padre y la crisis que atraviesa en las sociedades occidentales: va desde los cazadores neolíticos hasta nuestros días (cuando madre y padre se reparten las tareas domésticas), pero también explora los arquetipos mitológicos, religiosos y literarios de la dimensión paterna. El autor parte de la base que si la maternidad tiene un fundamento biológico, la paternidad es, como en Héctor, una opción.


– Plantea la paternidad como una decisión…

– Siendo, a diferencia de la maternidad, un hecho fundamentalmente cultural, implica sobre todo una voluntad en el individuo, junto con una educación en la costumbre/ sociedad.

– Constata que la figura del padre se ha ido desmoronando…

– Seguramente ha perdido gran parte de su autoridad y su papel tradicional. Por un lado, como consecuencia de la mayor libertad de la pareja (en Italia no había divorcio hasta los años 70) a nivel privado, a pesar de toda esta evolución (estamos hablando de derechos democráticos, pero, como todas las cosas, tienen un precio) cuando una pareja se separa, en la mayoría de los casos los hijos se quedan con la madre. Por el otro lado, a nivel colectivo, la crítica, también necesaria, a los abusos de autoridad (del patriarcado) ha golpeado al padre mucho más que a la madre.

– El eclipse del padre, ¿no es lo mismo que el fin del patriarcado o del machismo?

– De hecho, no, en cualquier continente. La sociedad se queda “masculinocéntrica”. Sólo muy limitadamente el post-patriarcado está regido por valores más femeninos. Lo que en buena parte se ve son valores menos paternos y más machistas.

– Señala una tradición de padres ausentes: Estados Unidos durante la esclavitud, los “conquistadores” en América Latina…

– Así es. Obama hizo mucho para animar en los jóvenes afro el orgullo de ser padres. Pero en Estados Unidos, en buena parte, la ausencia del padre se extendió de las clases pobres y afro (o latinas) a las clases medias blancas.

– La mayor implicación actual paterna en el cuidado de lo hijos, ¿es algo real o ilusorio?

– Es real: también en Italia se ve, y aún más en la Europa centro- septentrional. Pero tiene la tendencia a ser una repetición del cuidado “primario” maternal: en italiano nació incluso el neologismo (masculino) “mammo”. Lo que falta es el cuidado “secundario”, es decir, la enseñanza de la responsabilidad a los adolescentes, particularmente varones, lo que tradicionalmente era una labor paterna.

– ¿Desconfía de los “nuevos padres” progresistas?

– No. Aprecio los nuevos padres, pero no lo considero suficientes para llenar el vacío de “autoridad moral”; en italiano hay una palabra intraducible: autorevolezza, que no es autoridad.

– ¿Todos necesitamos un padre y una madre simbólicos: en familias monoparentales o lesbianas?

– Absolutamente. Entonces, el vacío es ante todo cultural: no tiene que ver con la presencia familiar de una persona con cromosomas xy, sino con una presencia sicológica. En principio, todos, incluso las familias monoparentales o una pareja de lesbianas, pueden tener un “padre”. Y, por el otro lado, hay muchas parejas “tradicionales”, “normales”, no divorciadas, donde el padre está (sicológicamente) ausente.

Sobre el autor: