Culto
Matrimonio, el éxito teatral de Claudia Pérez y Rodrigo Muñoz cumple 10 años

Matrimonio, el éxito teatral de Claudia Pérez y Rodrigo Muñoz cumple 10 años

La pareja celebra una década de la obra, que ya suma más de cien mil espectadores en Chile, con dos funciones en el Teatro Nescafé de las Artes.

Una pelea absurda y repetida que ninguno de los dos recuerda cómo ni por qué empezó. En menos de diez minutos se ríen, congenian, se enojan, se alejan, se ríen de nuevo y vuelven a pelear. “¿Por qué estamos juntos?”, se pregunta ella. “¿Somos masoquistas o idealistas, valientes o cobardes?”, se cuestiona él. Después de 15 años de matrimonio están agotados y, como cualquier pareja, establecieron una rutina que día a día los desgasta. En ese tira y afloja, en el que ambos se cuestionan si abandonar la relación o no, deciden revisar sus memorias pasando por lo bueno y lo malo.

No es una obra biográfica, pero Matrimonio: sobrevivientes tiene encuentros cercanos con la realidad. Tanto con la de los autores, el matrimonio de actores Claudia Pérez (1974) y Rodrigo Muñoz (1967), quienes la dirigen y protagonizan, como con la de cualquier espectador que haya tenido una relación duradera.

La obra, que cumple una década desde su estreno en el cerrado Teatro Alcalá, lleva a las tablas escenas inspiradas en los encuentros y desencuentros que se dan en la vida matrimonial. En clave de humor, aborda temas transversales como el amor, los celos y la infidelidad, a través de la perspectiva de una pareja que recuerda desde su niñez hasta el primer encuentro con el amor de adultos, los hijos, las peleas y reconciliaciones.

En los diez años transcurridos, Matrimonio no ha pasado más de un mes sin contar con alguna función. De norte a sur, en diversos escenarios, los intérpretes han montado la pieza continuamente sumando más de cien mil espectadores. El éxito ha sido tal, que incluso recibieron propuestas para llevarla a Colombia y Argentina.

Este mes y a modo de celebración, la obra llega con función para el jueves 12 y viernes 13, a las 21.00 horas, al Teatro Nescafé de las Artes, con capacidad para casi mil personas por día.

De vueltas y reflexiones

Sentados uno junto al otro, respondiendo al unísono, interrumpiendo o robándose las palabras, Claudia Pérez y Rodrigo Muñoz, son pareja arriba y abajo de las tablas. En 2007, con 15 años de casados, en un periodo de cesantía y necesidad, decidieron crear una obra teatral. El resultado, tras un riguroso estudio de las relaciones conyugales, fue Matrimonio, donde ambos descubrieron su postura frente a la vida en pareja.

“Queríamos tomar la problemática desde la cotidianidad, de que te olvidas de los detalles, de por qué estamos juntos, pero sin perder el humor”, dice el intérprete de televisión.

Actualmente, con 25 años acompañándose, creen que el éxito de la obra se debe en parte a que el público puede recorrer un camino junto a los personajes, y verse reflejado en muchas escenas. “No es una apología al matrimonio, sino que muestra la realidad, tampoco es un alegato de hombres contra mujeres, tiene esas discusiones absurdas que parten de una mirada”, continua la actriz.

¿Hay una reflexión?

Rodrigo: Sí, pero es para nosotros. Por supuesto que si la gente empatiza con ella fantástico. Nosotros descubrimos que la vida en pareja es una decisión, que siempre será difícil, pero no es para toda la vida, no hay que seguir forzadamente si lo pasas pésimo.

Claudia: También aprendimos a encontrar la distancia en compañía para estar bien y no dañarse. Estás continuamente dando cariño y dañando.

En las casi dos horas que dura el montaje, los actores pasan de una emoción a otra, de la infancia a la adultez, de la soledad a la compañía. “Tiene un tono que no da tregua, está proponiendo de una cosa o momento a otro, sin espacios”, explica Muñoz. Y así como ríen, sus personajes también sufren, pero se las ingenian para romper el drama con el humor.

¿Qué opinan sobre la comedia ligera que no deja mensajes?

Claudia: En el teatro tiene que convivir de todo, es importante educar al público. Si un día tienes una jornada pésima y vas al teatro y te pillas un dramón, no vas a volver más. Si ves una comedia liviana, lo pasas bien, volverás y de a poco irás entendiendo.

Rodrigo: Además, no es que haya teatro frívolo o no frívolo, hay teatro bien o mal hecho. Tiene que ver con la calidad.

Mientras se preparan para las nuevas funciones, la pareja de actores, fundadora de la compañía Chilean Business (1998) trabaja en conjunto para un siguiente montaje. En el transcurso del año planean estrenar una obra basada en la novela Romance del duende que me escribe las novelas (2005) de Hernán Rivera Letelier.

Sobre el autor: