*

Culto
Los planes de las mujeres estelares de la música chilena

Los planes de las mujeres estelares de la música chilena

Ana Tijoux grabará para el Unplugged de Molotov y alista dos discos para este año. Por su parte, Francisca Valenzuela inaugura hoy la tercera versión de su festival Ruidosa y trabaja en su cuarto LP.

Ana Tijoux: “Cumplí 40 años y quiero liberarme de la presión”

Haciéndole honor a aquella línea que popularizó Makiza, el grupo que la convirtió en estrella hace dos décadas, Ana Tijoux es hoy una ciudadana del planeta Tierra. Siguiendo la tónica de los últimos años de su carrera solista, la cantautora divide su tiempo entre Chile y el resto del mundo, trabajando en dos nuevos lanzamientos para este 2018: el debut discográfico de Roja y Negro, su proyecto ligado al cancionero romántico latinoamericano -junto a Raimundo Santander y Ramiro Durán-, y su próxima producción solista, sucesora del exitoso Vengo (2014).

Pero antes de que estos discos vean la luz, la MC viajará a México este domingo para participar en el Unplugged de MTV que grabará el grupo Molotov, quienes la invitaron a cantar una versión acústica de su himno “Gimme tha power”. “Después, en abril, empezamos la primera gira formal de Roja y Negro por Europa con shows en España, Inglaterra, Alemania y otros países”, cuenta la solista.


– Además de la mexicana Lila Downs, ¿hay otros invitados para el EP de Roja y Negro?

– Está también la [cantante española] María del grupo Chambao, que ya grabó. Soy fan de ella. Y esas son las dos invitadas que tenemos hasta ahora. Se me habría hecho natural invitar a más amigos, pero quiero que el disco se sustente solo, no sólo por las colaboraciones, que es el peligro cuando hay featurings importantes.

– ¿Y del álbum solista qué se puede adelantar?

– Es un disco pensado para fin de año del que ya tenemos ocho temas y que estamos trabajando con Quantic [seudónimo del británico Will Holland], un amigo productor inglés que vive en Colombia. En diciembre grabamos la primera parte en Nueva York y después él vino a Santiago y así estamos, como en un ping pong. Él es muy sensible y receptivo así que aprovechamos de grabar con varios amigos músicos chilenos. Como no están terminadas las canciones no podría decir qué son, pero tiene que ver mucho con el mundo de Quantic. En mi caso, cuando me adoso a un productor, me gusta que esa persona traiga su universo y que se vaya fusionando con el mío, narrando una historia. Y obviamente pasándolo bien. Yo ya cumplí 40 y la idea es trabajar así, liberarse de la presión. Es un disco más, no es tan grave. Si le va bien increíble y si le va mal no es tan terrible, en esta industria donde todo es muy serio.

– Hace unos días una campaña logró que se cancelaran los shows del argentino Gustavo Cordera en Chile por sus dichos machistas. ¿Cuál es su opinión de lo ocurrido?

– La violencia hacia las mujeres siempre ha existido. Uno lo ve en Hollywood, con estas actrices que uno siempre las vio súper empoderadas en las películas pero que finalmente también han vivido situaciones de violencia. Por eso me parece excelente que estas situaciones que están normalizadas se abran y se estén discutiendo. En ese sentido, lo de Cordera en particular creo que es una respuesta a una deuda histórica que se tiene con las mujeres. Y me parece sano que se esté discutiendo esto. Tengo amigas con más formación feminista que otras, pero cada una se lo está cuestionando desde su propia realidad.


Francisca Valenzuela: “No hay una sola manera de ser mujer o de ser exitosa”

En California, su tierra natal y donde volvió a radicarse hace algunos años, Francisca Valenzuela trabaja en su esperado cuarto álbum. Tal como Ana Tijoux, han sido cuatro años sin un trabajo largaduración para la cantautora, pausa que llegará a su fin durante esta temporada. “He estado componiendo, produciendo, grabando y preparando todo lo que será el nuevo disco y la nueva gira que verá la luz este 2018. Estoy muy entusiasmada y con muchas ganas de compartir pronto este nuevo material”, cuenta sobre el sucesor de Tajo abierto (2014).

El paréntesis discográfico, en todo caso, no se ha traducido en silencio o inactividad para la siempre inquieta cantautora: además de sus últimos singles, que siguen teniendo alta rotación radial, la solista ha dedicado este período a desarrollar su faceta de emprendedora y vocera, participando en actividades donde se discuten temas vinculados a la creatividad, inmigración y sobre todo la visibilización de las mujeres en la música, a través de su festival Ruidosa, que hoy inaugura su tercera versión en Santiago.

“Quería crear un espacio inclusivo y participativo que uniera activismo y cultura pop, que generara oportunidades laborales para otras mujeres y que, a través de una variedad de actividades, demostrara que no hay una sola manera de ser mujer o de ser exitosa”, sintetiza sobre el ADN del proyecto, que además del evento anual -y su exportación a México y EE.UU.- ha realizado estudios y propuesto soluciones para las problemáticas que enfrentan las mujeres en la industria.


– Pensando en la campaña de Twitter que terminó cancelando los shows de Gustavo Cordera en Chile por sus dichos hacia mujeres, ¿hay un nuevo estándar del público frente a estos temas?

– Está muy claro que la presión social, física o digital, ejerce cambios. Yo a él no lo conozco ni conozco su proyecto en específico, pero dijo algunas cosas negativas y sin pensar y eso tiene un costo si eres una persona pública. Hay que tener cierto grado de responsabilidad con lo que uno dice. Lo interesante aquí es que el público sintió esa violencia y tomó acción frente a eso. Yo no podría decir tampoco “qué bueno que lo cancelen”, es su trabajo, pero esto tiene que ver con la identidad de cada artista, el mensaje que se transmite y la consecuencia que tiene. Hay que tener conciencia, en especial siendo un hombre del rock and roll latinoamericano, del peso de las cosas que uno dice y si refleja o no tu postura.

– Hace dos semanas, un grupo de fanáticas de Camila Cabello denunció acoso y agresiones de parte de un grupo de asistentes a Lollapalooza. ¿Se están considerando también este tipo de problemáticas, las que vive el público?

– Por supuesto. Es como el metro, donde también se viven estos casos. El público debe ser consciente y saber convivir en masa. Por una parte es bueno que las productoras vean estos problemas posibles y puedan generar protocolos asociados, pero también es importante que como público nos hagamos responsables y podamos comportarnos. Creo que tiene que ver con una responsabilidad compartida y al mismo tiempo con protegerse colectivamente, que se abra la conversación y se busquen soluciones.

Sobre el autor:

Andrés del Real |
Sub-editor de Espectáculos de La Tercera.