Culto
30 años de Mi Vecino Totoro, el filme que popularizó a Hayao Miyazaki

30 años de Mi Vecino Totoro, el filme que popularizó a Hayao Miyazaki

El clásico animado japonés da inicio hoy en Matucana 100 a la muestra de películas de los estudios Ghibli. También se exhibirán El viaje de Chihiro, El viento se levanta y La tumba de las luciérnagas, entre otras.

En el Japón de los años 50, Tatsuo Kusakabe debe mudarse a un pueblo rural junto a sus hijas Satsuki y Mei para poder estar cerca del hospital donde está internada su esposa, enferma de tuberculosis. La vida de las niñas cambia radicalmente cuando Mei, la hermana menor, conoce a Totoro, un espíritu del bosque, quien no tarda en volverse su amigo. Luego Satsuki también empieza a relacionarse con la enorme y peluda criatura. Los tres vivirán una historia llena de mágicas aventuras donde se mezcla la fábula infantil, el animismo japonés y una técnica de animación envidiable.

Es la misma trama que ha logrado un estatus de culto con el paso de los años y que ha hecho de la película Mi vecino Totoro un clásico contemporáneo de la animación. Sin ir más lejos, el influyente crítico estadounidense Roger Ebert (1942-2013) la incluyó en el segundo volumen de su libro Las grandes películas.

A pesar de que ahora su productora, Studio Ghibli, tenga a Totoro como parte de su logo, el filme de Hayao Miyazaki (1941) no fue un éxito inmediato. Luego de su estreno paralelo en Japón el 16 de abril de 1988 junto a La tumba de las luciérnagas (1988) de Isao Takahata (otro clásico animado, adulto), pasaron dos años hasta que logró perfil internacional. La cinta no fue particularmente redituable en los cines, pero comenzó a ganar popularidad gracias al merchandising y a los Totoro de peluche. En el año 1993, Fox Video la lanzó en VHS en Estados Unidos y ahí comenzó a lograr masividad fuera de su país de origen.

El sello de Miyazaki

Miyazaki es reconocido internacionalmente por películas animadas como La princesa Mononoke (1997), El viaje de Chihiro (2001), El castillo ambulante (2004) y, por supuesto, Mi vecino Totoro (1988).

Fundador de los estudios Ghibli en 1985 junto a su amigo Isao Takahata, Miyazaki había creado tres largometrajes animados antes de Mi vecino Totoro, siempre usando la técnica tradicional del 2D, a lápiz y papel. Fue con esta cinta que Miyazaki comenzó a lograr la admiración que hasta hoy despierta en el mundo.

La película parte de un guión propio y a diferencia de otras de sus obras no hay un gran conflicto central, sino que se suceden más bien una serie de viñetas. Es lo que el propio Roger Ebert decía en su crítica: “Mi vecino Totoro está basada en las experiencias, las situaciones y las exploraciones, no en el conflicto y la amenaza… depende de escenas en vez de argumento y sugiere que las maravillas de la vida y los recursos de la imaginación pueden proporcionar toda la aventura que uno necesita”.

Según Miyazaki, todo se basa en sus propias experiencias. Cuando él era pequeño, su madre sufrió de tuberculosis por nueve años. Junto a su hermano, iban a visitarla diariamente. Miyazaki eligió que sus protagonistas fueran niñas, pues de lo contrario habría sido “como si estuviera en la película y era muy doloroso”.

Totoro ha sido reconocida con importantes premios en Japón como el Mainichi Film Award y el Kinema Junpo Award, pero también fue elegida en el 2015 como una de las 100 mejores películas de todos los tiempos (lugar 41) por la revista británica Empire.

Admirado por John Lasseter, creador de los estudios Pixar, Hayao Miyazaki tiene hasta hoy dos premios Oscar: en 2003 ganó Mejor película animada por El viaje de Chihiro y en el 2015 obtuvo el Honorario.

Su éxito internacional ha hecho que personajes de Mi vecino Totoro sean ya parte de la cultura pop. Por ejemplo, en un capítulo de Los Simpsons aparece una imitación del personaje de Gatobús y en Toy Story 3, Totoro está entre los juguetes.

A 30 años de su estreno, Matucana 100 (junto a los portales Nerdix y Nerd News) celebrará el aniversario con un ciclo con cintas de Miyazaki y de Takahata (ver recuadro). “Matucana 100 ha organizado varios ciclos sobre este realizador, pero ahora se quiso hacer un homenaje a los 30 años de Mi vecino Totoro”, cuenta Andrés Muñoz, de Nerdix. “Los títulos que elegimos pretenden mezclar la magia de Totoro con películas más desconocidas de Miyazaki (como Nausicaä del Valle del Viento) y otras más recientes. Al final, estamos rescatando todas sus épocas”, agrega.