Culto
El futuro según Yuval Harari, el historiador bestseller

El futuro según Yuval Harari, el historiador bestseller

El autor israelí, de 42 años, ha vendido 32 mil copias en Chile de sus libros De animales a dioses y Homo Deus. Ahora prepara 21 lecciones para el siglo XXI.

No usa teléfono celular y medita dos horas al día. La práctica le ha sido tan eficaz que su libro Homo Deus se lo dedica a S.N. Goenka, su maestro fallecido hace cinco años. Descubrió la meditación mientras terminaba su doctorado sobre historia medieval y militar en la Universidad de Oxford a comienzos del 2000. No sería el único cambio importante en la vida del intelectual israelí Yuval Noah Harari (42), hoy un referente del pensamiento cultural occidental.

“Mi temor es que el Homo sapiens no esté a la altura. Hemos creado un mundo tan complicado que ya no podemos dar sentido a lo que está sucediendo”, dijo la semana pasada Harari, en Londres, donde expuso en un evento organizado por el diario The New York Times y How To Academy.

“¿Hemos ganado en felicidad a medida que ha avanzado la historia? ¿Podemos hacer algo para influir en los siglos futuros?”, son algunas preguntas que Harari plantea mientras explica en sus libros el desarrollo de la humanidad. Con un tono ameno y cercano ha conquistado a cerca de 10 millones de lectores con De animales a dioses (2014) y Homo Deus (2016). Hace menos de dos años los títulos son distribuidos en Chile y han vendido 32 mil ejemplares.

Luego de doctorarse en Inglaterra, Harari regresó a dar clases a su casa de estudios: la U. Hebrea de Jerusalén. Era un joven académico al que no le importó dictar un curso de introducción a la historia, que otros profesores rechazaban.

“Enseñar toda la historia humana en un curso sonaba como algo poco científico. Pero mientras hacía las clases, noté el entusiasmo de los estudiantes. Aunque habían completado el colegio, no entendían las ideas y procesos más básicos de la historia”, comentó el año pasado Harari a Culto.

La labor de divulgador de procesos históricos convertido en bestseller le valió que sus libros fueran recomendados por personajes como Barack Obama y Mark Zuckerberg. Pero Harari no solo habla de nuestro pasado con una narrativa simple y ejemplos concretos, sino además expone sus puntos de vista. Así también elabora conceptos como el “datoísmo”, que significa que “el flujo de información es el valor supremo”.


Cíborg en camino

Si el Homo sapiens representa la “revolución cognitiva”, ocurrida hace 50 mil años, donde el ser humano fue capaz de desarrollar el lenguaje y así crear sociedades estructuradas, Harari cree que el “Homo sapiens como lo conocemos desaparecerá en un siglo más o menos”.

Entonces, ¿qué especie vendrá? Para el historiador: el Homo Deus. Es el ser humano con poderes divinos de creación y destrucción.

“En el siglo XXI la humanidad necesita plantearse una pregunta sin precedentes: ¿qué vamos a hacer con nosotros?”, apunta en Homo Deus, donde afirma que estamos dejando atrás tres preocupaciones históricas: la hambruna, la peste y la guerra.

“Los próximos objetivos de la humanidad serán la inmortalidad, la felicidad y divinidad”, señaló Harari en Londres. En su diálogo con el periodista Thomas L. Friedman conversó sobre todo del futuro, materia que desarrollará en su nuevo libro 21 lecciones para el siglo XXI, que saldrá en agosto por editorial Debate.

“Los principales productos de la economía del siglo XXI no serán los textiles, vehículos y armas, sino más bien cuerpos, cerebros y mentes”, dice quien frente al desarrollo tecnológico supone que la moralidad “necesitará ser redefinida”.

Lo más probable es que en el futuro la ingeniería genética permita que los humanos puedan crear una amplia variedad de cíborgs. “Podemos tener incluso éxito en la creación de seres completamente inorgánicos”, aseguró Harari enfatizando en las desventajas que pueden producir las nuevas tecnologías.

“Así como la Revolución Industrial creó la clase trabajadora, la automatización podría crear una clase global inútil”, dice en referencia a la aplicación de la inteligencia artificial. “Las tecnologías disruptivas, que han ayudado a traer un progreso enorme, podrían ser desastrosas si se salen de control”, agregó.

El historiador nacido en Kiryat Atta, en 1976, cree que la política mundial no proyecta su destino. Harari más bien sospecha que hay una competencia, pero de quien mira más hacia el pasado. “Donald Trump quiere volver a la década de 1950; Vladimir Putin básicamente quiere regresar al Imperio zarista e Israel quiere retroceder 2.500 años hasta la edad de la Biblia”, dijo quien, tras el triunfo de la democracia liberal y el capitalismo de libre mercado, prevé que tendremos una sola civilización. “Estados políticos más o menos idénticos”.

¿Y el futuro de la ecología global? La conciencia ecológica, intuye Harari, comienza por casa, o sea, por redefinir las prioridades. Mientras en el planeta hay unos 50 millones de pingüinos, 900 mil búfalos africanos, 200 mil lobos salvajes, aumentan las mascotas, con 400 millones de perros domésticos y 600 millones de gatos. “El mundo está poblado principalmente por humanos y sus animales domesticados”, dice.

Sobre el autor: