*

Culto
Mike D, ex Beastie Boys:”Cuando alguien dice ‘Tienes que escuchar esto. Son como ustedes’. Usualmente no termina bien”

Mike D, ex Beastie Boys:”Cuando alguien dice ‘Tienes que escuchar esto. Son como ustedes’. Usualmente no termina bien”

El músico fundador de la banda hip hop, se refirió a los primeros años de la banda, cómo repercutió la muerte de Adam Yauch y a la música moderna.

El trío neoyorquino de hip hop comenzó su trayectoria musical en 1981, pero no publicó su primer disco Licensed to Ill hasta 1986. La canción y video “Fight For Your Right (To Party)” les dieron reconocimiento y por ende, el impulso para despegar con canciones irreverentes con público rebelde.

Con un total de 8 álbumes y grandes éxitos como “So what’cha want” (1992), “Sabotage” (1994), “Body movin'” (1998); los Beastie Boys gozaban de éxito con su mezcla de rock punk y hip hop, hasta que el diagnóstico de cáncer de Adam Yauch en 2009 pronosticó el fin de la banda. Su muerte en 2012 marcó la disolución de los Beastie Boys.

En entrevista con Vulture, Michael Diamond, más conocido como Mike D, se refirió al legado de la banda, cómo afectó la muerte de Adam Yauch, su percepción de la música actual y su vida familiar.

El músico recuerda que los primeros años de fama, lucían como “payasos” y fue solo siendo ellos mismos que ganaron respeto en el mundo del rap: “Cuando empezamos a trabajar con nuestro mánager Russell Simmons, uno de los primeros shows de hip hop que tuvimos fue en este club llamado Encore in Queens, Jamaica Queens, creo. Éramos muy estúpidos. Estábamos como ‘Oh, tenemos un concierto real. Vamos a rentar una limusina para ir y volver. Vamos a salir’. Tomamos todo el dinero que íbamos a ganar, los $125 dólares o lo que fuera, y arrendamos esa limusina, Así que teníamos la limo y como Run-D.M.C. usaba buzos adidas, usamos buzos Puma. Éramos teloneros para Kurtis Blow, así que era algo grande. Llegamos allí y nosotros, un montón de chicos blancos de Manhattan vestidos en buzos Puma, bajamos de la limo. El primer comentario que escuchamos fue ‘¿Quiénes son ustedes?¿Menudo?’.

Ese comentario marcó a la aún emergente banda de hip hop: “Diría que cuando bajamos de la limo usando buzos Puma, esa fue la última vez que lo hicimos. Nos dimos cuenta que lucíamos como unos malditos payasos y nos sentíamos como tales. Teníamos que aprender a ser nosotros mismos, y lo hicimos funcionar culturalmente porque fuimos capaces de ser nosotros mismos y nadie más”.

Lamentablemente, la muerte de Adam Yauch en 2012 significó el final de la banda con su último disco Hot Sauce Committee Part Two publicado en 2011. “Nos tomó un tiempo (procesar su deceso). Su muerte fue tan trágica, en tantos niveles. que tomó un profundo periodo de luto para después poder descifrar qué quería hacer”, aseguró Mike D.

“Me gusta hacer el programa de radio, porque reemplaza el proceso que tuvimos como banda al generar ideas tocando música. Ahora hago eso con invitados en el show. De hecho, cuando produzco los álbumes de otras personas, siempre comienzo preguntando ‘¿Qué has estado escuchando?’. Así que esas son cosas de la banda que siguen hasta hoy. Supongo que también me di cuenta que me gusta cuando la gente me pregunta sobre algo que sale de mi zona de confort. (…) Estoy interesado en probar cosas con las que siento que no tengo nada que ver. Porque eso era parte de lo que hacíamos como banda. No teníamos miedo de probar”.

Respecto al legado de la banda, el músico confiesa que las comparaciones con otras agrupaciones suelen ser un punto conflictivo para él: “Cuando alguien dice ‘Tienes que escuchar esto. Son como ustedes’. Usualmente no termina bien”, explica Mike D al contar que han sido comparados con Cypress Hil “en el mejor de los casos”, pero que espera nunca ser comparados con 311: “Nunca ha pasado, pero mi temor es que alguien diga ‘311, ustedes aman esos tipos ¿no?’ Estoy seguro que son buenas personas, pero (su música) no son mi taza de té”.

Adam Horovitz y Mike D tomaron caminos separados, pero Diamond no dejó de manifestar su aprecio por él : “Es muy difícil para mí referirme a Adam porque lo amo muchísimo y pienso que es talentoso y divertido de forma suprema. La banda fue una increíble salida para todo eso, sería poco razonable pensar eso se transferiría de forma inmediata a otra persona. Necesitará ensayo y error; tienes que estar bien con el hecho de fallar en ese proceso de búsqueda. Adam también tiene un hijo pequeño. Mis hijos son mucho mayores. Los hijos pequeños son toda una experiencia. Si de algo sirve, diré que lo que ha escrito para nuestro libro es genial, es muy, muy divertido. Incluso lo nominaría en la categoría de ‘Clásica persona divertida de Nueva York’ como Woody Allen, Chris Rock, Noah Baumbach. Adam pertenece a ese grupo”.

La muerte de Yauch no solo significó un quiebre de la banda, también un antes y un después en la vida de Mike D: “Después de lo que pasó con Adam (Yauch), me di cuenta que la vida puede ser muy corta. Sobretodo siendo padre, los momento que más aprecio son cuando estoy con mis hijos y todos experimentamos algo juntos. Es muy difícil de hacer. Tus hijos crecen y se vuelven más autónomos, y cuando estás en esa cueva que es Brooklyn o LA, por inercia vas a adoptar una existencia mundana”.

Por ello, el músico quiere que sus hijos experimenten la diversidad y romper con el mito de ‘seguir al rebaño’: “Creo que es importante viajar por el mundo con ellos. Y también se trata de romper el mito de que Estados Unidos es esta mayoría que te guía. No lo somos. Indonesia, donde hemos estado viviendo, va a superar a la población estadounidense en lo que dura la vida de mis hijos. Quiero que mis hijos tengan la oportunidad de ver por sí mismos como ciudadanos del mundo y no solo America, sea lo que sea que America significa hoy en día. En este punto, en el mundo de las políticas de Trump, hay tanto que hacer tras romper la idea del nacionalismo”.

El rapero no se queda en los tiempos de gloria en cuanto a elecciones musicales. Tener hijos le abrió las puertas a nuevos artistas y a darse cuenta que los gustos musicales no variaron mucho en sus descendientes: “Estoy muy interesado en las diferentes fases musicales por las que han pasado mis hijos, desde el rap comercial como Kanye West o Drake a las raíces más duras con las que crecí como Black Flag o Bad Brains. Y también escuchan Slayer, Black Sabbath, Led Zeppelin, los clásicos de la testosterona emergente…  Aún me pregunto por qué esa música no ha sido totalmente reemplazada. Fue raro para mí escuchar cosas que a mis hijos les gusta y que yo pudiera disfrutar”.

Pero mencionó un caso en particular en que se diferencia de sus hijos: “Cuando empezaron a escuchar a los $uicideboy$, dije ‘Eso es todo. Eso me sobrepasa”. Es muy ruidoso, no me gusta, no lo quiero escuchar. Entiendo perfectamente por qué es bueno y veo exactamente que la música se está combinando, pero no necesito participar y estoy bien así”.

Sobre el autor: