*

Culto
Cuatro bandas rockeras actuales que no hay que perderse

Cuatro bandas rockeras actuales que no hay que perderse

Ante la creencia de que el género musical ícono del siglo XX viene en baja, rastreamos algunas agrupaciones que han liderado una interesante renovación de su lenguaje durante los últimos años.

En su paso por Buenos Aires durante septiembre de 2017, el crítico musical Simon Reynolds habló del rock como un género de nicho que va en retroceso. “Se ha vuelto un gusto minoritario. No puedo pensar en una banda de formato clásico de guitarras remarcable de los últimos 15 años”, señaló el inglés al sitio trasandino La Voz.

La postura de Reynolds, un referente en su área, ha sido replicada por varios especialistas alrededor del orbe. Pareciera ser que tiene razón si pensamos que en la pasada edición de los premios Grammy, en enero, los grandes ganadores provinieron del pop y del hip hop, los “antagonistas” históricos de la categoría que tiene a Elvis como su Rey.

¿Es tan tajante la situación? Si nos ponemos a pensar en bandas rockeras con un estilo clásico tocando en 4/4, con guitarristas haciendo acordes en quintas, bateristas tocando los clásicos patterns en cuartinas y los bajistas haciendo tónicas, por supuesto que encontraremos pocos nombres relevantes. Sería como buscar caricaturas de AC/DC.

Sin embargo, hay grupos identificados dentro del este tipo de música que se han atrevido a salir del molde, a experimentar, a mezclarse con otros sonidos, y han generado álbumes de gran creatividad.


Boogarins

Banda originaria de Goiania, Brasil. Se trata de un cuarteto de rock psicodélico. De guitarras limpias, algo de fuzz, con referencias a los 60’s, y con un toque de bossa nova que no pasa desapercibido. Su primer trabajo, As plantas que curam (2013) es una clase de cómo mezclar notas largas y ritmos pegados con la tradición musical propia del gigante sudamericano. Su último álbum fue Lá Vem a Morte (2017) y se atrevió a salir de la zona de formato canción en aras de algo más experimental.


Black Angels

Quizás los íconos de la renovación son estos oriundos de Austin, Texas. Desde 2006 que, usando el garaje rock y la sicodelia, han venido desarrollando interesantes discos y tienen el mérito de mantenerse vigentes. El año pasado, lanzaron su elepé Death song, lleno de fuzz garajero, pero también con líneas hipnóticas, pegadas y lisérgicas. No solo hay guitarras, también teclados. No es solo fuerza, también volatilidad. Juegan con los momentos de las canciones, no es simplemente rock y ya. Es un álbum con muchos matices.


King Gizzard & the Lizzard Wizzard

Estos australianos han combinado el rock psicodélico casi característico de la isla en los últimos años con variados elementos: rock progresivo, heavy metal, folk, y jazz. En sus canciones hay muchas sorpresas, incluso llegando a extremos de hacer cambios de cifra, cambios de pulso, o canciones con partes muy diferentes (verdaderos collages musicales). Cuesta encontrar en otros estilos bandas que tomen tantos riesgos y que aun así tengan legiones de seguidores. En el pop, por su naturaleza, sería imposible ver algo como King Gizzard. Además son prolíficos, porque desde 2012 hasta hoy han lanzado trece álbumes, de los cuales cinco fueron en 2017.


Ty Segall

El californiano Ty Garrett Segall viene desarrollando desde 2008 una interesante carrera, tanto como solista como en bandas, siempre al alero del garaje rock. En enero de este año lanzó el que es considerado su mejor álbum Freedom’s goblin, un ambicioso disco doble en que hay de todo: canciones acústicas, baladas, rock garajero con fuzz, e incluso temas bailables, como “Despoiler of cadaver”, que es como “You should be dancing”, pero con fuzz. Sí, mezcló música disco con rock n roll y le quedó una combinación sólida de beats y fuego. Este largaduración no es solo ponerse la chaqueta de cuero y mirar feo, sino también invita al oyente a sorprenderse. Hasta el momento, lo mejor de 2018 y es un imperdible.

Finalmente, debemos señalar que la discusión debe hacerse en términos de lo que realmente hace diferencia en la música: talento, y este se ve reflejado en la creatividad, es decir, la capacidad de no repetirse sin perder identidad. Y bandas como las citadas dan cuenta de que en el rock actual no hay espacio para la homegeneidad.

Sobre el autor: