Culto
José Padilha, director: “La democracia en Brasil está en función de la corrupción”

José Padilha, director: “La democracia en Brasil está en función de la corrupción”

El realizador brasileño, conocido por la saga fílmica Tropa de Elite y por crear Narcos, habla con Culto sobre su nueva serie para Netflix, El Mecanismo, estrenada ayer, y que ahonda en el mayor escándalo político en la historia de Brasil, responsable de las caídas de Dilma Rousseff, Lula da Silva e incluso Pedro Pablo Kuczynski en Perú.

“Creo que la gente conoce este caso. Y si no lo conocen, créanme que después de esta serie lo conocerán”, dice riéndose el brasileño José Padilha (50). Se refiere a la operación Lava Jato (Autolavado en español), el mayor escándalo de corrupción gubernamental en la historia de Brasil, y el centro de su nueva serie, El Mecanismo, que se estrenó ayer en Netflix.

Aunque en los últimos días, incluso quienes no conocen los detalles de la investigación, sí han visto sus consecuencias: por ejemplo, la renuncia del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski por sobornos que habría recibido de la empresa constructora carioca Odebrecht, una de las tantas organizaciones involucradas en el escándalo, o la inminente sentencia al ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. El escándalo también es el responsable de la destitución de la presidenta de ese mismo país, Dilma Rousseff, en 2016.

Padilha ha tenido una carrera marcada por la denuncia de la realidad. Saltó a la fama internacional cuando dirigió la cinta Tropa de elite en 2007, donde retrataba la brutalidad policial de las fuerzas especiales brasileñas, ganando el festival de cine de Berlín. Su secuela, Tropa de elite 2 (2010) es la cinta brasileña más taquillera del siglo XXI en su país de origen.

El Mecanismo es la segunda sociedad del realizador con Netflix, tras crear, dirigir y producir Narcos, la popular serie de la plataforma que aborda la guerra contra las drogas en Latinoamérica. Su nueva serie se centra en los policías federales brasileños que investigaron la operación Lava Jato, en la cual se descubrió un complejo esquema de sobornos a políticos y lavado de dinero por parte de empresas petroleras y constructoras (incluyendo Petrobras). Una trama que según el creador de la serie, abordó desde los hechos, y no una posición política. “No me considero ni de izquierda ni de derecha. Sólo me traté de enfocar en los hechos, y una vez que haces eso, es fácil entender lo que pasó. Lo que yo llamo ‘el mecanismo’ es algo que va más allá de los casos de corrupción ocasionales que vemos en la democracia brasileña: es algo derechamente mucho más largo que ha permeado todo el país. ”, explica Padilha a La Tercera.

– ¿Y no fue complicado adaptar un caso que aún está en pleno desarrollo?

– La verdad no, porque siento que está todo muy claro, y todos son datos que se conocen. No es una serie que busque generar polémica, pero probablemente sí lo sea, por temas ideológicos. En Brasil hoy hay una polarización gigante entre la izquierda y la derecha, y cada lado trata de confundir a la gente. Entender este caso no es algo complejo; lo difícil era contar los hechos sin ser arrastrado hacia un debate estúpido y deshonesto sobre ideología. Sentí que Netflix era el lugar ideal para traer esta serie, porque no tienen ningún interés político en Brasil.

– Obviamente, por más hechos reales que haya en esta serie, también que hay libertades dramáticas. ¿Cómo balanceó esos factores?

– Lo que uno tiene que tener claro es que no sabe todas las cosas. Cuando los detectives (interpretados por Selton Mello y Caroline Abras) se reúnen por primera vez a discutir el caso, obviamente sólo ellos saben lo que hablaron. Hay que dramatizar lo que sea necesario para tener una serie, pero sólo lo hago con los detalles que no se conocen. Todos los otros datos son tomados desde la realidad.

– ¿Qué tanta importancia tienen nombres como Lula da Silva y Dilma Rousseff en esta historia?

– Bueno, los políticos son el centro de este caso, porque son los que han expandido la corrupción. Lula no inició la corrupción en Brasil, ni tampoco Dilma, pero no hicieron nada para eliminarla cuando llegaron al poder. La abrazaron. No tuvieron problemas en asociarse con personas que han participado de la corrupción sistemática desde siempre. Y ahora la izquierda en Brasil se queja de Temer, y lo acusan de corrupto. Y tienen razón, lo es. Pero fue elegido por ellos mismos. Todo el sistema es corrupto. Pero lo que siento que la gente tiene que entender fuera de Brasil, es que la democracia aquí está en función de la corrupción. Sólo opera desde la corrupción. Todas las campañas son financiadas con métodos ilícitos, y quienes son electos después crean leyes para beneficiar a las compañías que los financiaron. A menos que Brasil cambie la forma en que se hacen campañas, todo va a seguir igual.

– Hechos y escándalos reales han sido la base de casi todos sus trabajos, desde Tropa de elite hasta Narcos, y ahora El Mecanismo. ¿Tiene un interés particular en denunciar hechos reales en su trabajo?

– Es que vivo en el mundo real (se ríe). Entonces sí, estos hechos son algo que me interesan más que las historias de ficción. En general consumo poca ficción. Casi todo lo que veo o leo son cosas basadas en la realidad. Creo que tengo una sensibilidad casi periodística, en varios sentidos. Quise hacer esta serie porque esta investigación de corrupción, sobre la operación Lava Jato, es un proceso muy importante en Brasil. Porque en este caso, por primera vez la policía y los fiscales lograron vincular de forma directa a políticos de todo el espectro y cargos en el gobierno, a lavado de dinero. Creo que como realizador lo que más me interesa es el mundo real y las cosas que allí pasan.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.