*

Culto
Paul Anka: “Mi próximo tributo en Chile tendrá que ser a Peter Rock”

Paul Anka: “Mi próximo tributo en Chile tendrá que ser a Peter Rock”

Antes de su regreso a Santiago, el canadiense habla con Culto de su vínculo con el ídolo de la Nueva Ola y de su trabajo junto al rapero Drake: “El hip hop mató al rock”, sentencia

Con seis décadas de carrera en el cuerpo, Paul Anka no sólo domina a la perfección el escenario, sino también el arte de la reinvención y el factor sorpresa. A tres meses de su regreso a Santiago, con un concierto fijado para el 8 de junio en Arena Monticello, el legendario cantautor canadiense revela de entrada su próxima aventura musical: un próximo sencillo junto a la estrella del hip hop y el R&B Drake.

“El hip hop está impulsando la cultura hoy en día, socialmente hablando. El hip hop mató al rock, ya no hay grandes bandas de rock and roll y eso está bien, porque los tiempos tienen que cambiar”, dice el solista de 76 años, quien cuenta que además trabaja en una colaboración junto al rapero californiano Tyga.

“Estoy en un momento de creatividad y el hip hop es parte de ese proceso”, agrega Anka, siempre versátil y generoso a la hora de compartir su talento compositivo con otras estrellas, como Frank Sinatra o Michael Jackson, o de homenajear a figuras que ya no están, como hizo con Prince en su último paso por Chile, cantando Purple rain.

Para su próximo concierto en el país, el autor de “Diana” planea un nuevo tributo en vivo, enterado del fallecimiento de Peter Rock en 2016 y del particular vínculo que los une. Porque además de telonear a Anka en su ya mítico primer concierto en Santiago, en 1961, el primer registro del cantante chileno-austríaco, aquel single de 1959 que inauguró el rock and roll en la historia discográfica nacional, traía en su lado B un cover de “Something happened”, original del canadiense. “Definitivamente mi próximo tributo en Chile tendrá que ser a Peter Rock”, promete.


– ¿Qué más se puede esperar de su regreso? ¿Habrá también nuevos arreglos para sus clásicos?

– Sí, definitivamente. Siempre trato de llevar algo nuevo cuando regreso a lugares como Chile, que son importantes para mí y a los que voy hace tiempo. Como me es imposible ir para allá cuatro veces al año, siempre intento escuchar al público de allá para saber qué quieren escuchar realmente, y a partir de eso vamos armando los arreglos, decidimos las canciones y evaluamos si incluimos la canción de Michael Jackson [“This is it”] que no tocamos la última vez o los Rock swings [su disco de covers de 2005]. Nunca voy a llegar a decirles, “hola, aquí tienen doce nuevas canciones de las que nunca han escuchado”. Cuando llevas 60 años de música, como es mi caso, tienes que ser muy cuidadoso al seleccionar lo que tu gente quiere escuchar, en especial en Chile, el país de Sudamérica al que más voy.

– Antes de su anterior visita contó sus planes de adaptar sus memorias al cine o a Broadway. ¿Hay novedades con ese proyecto?

– Este es un proyecto grande así que seguimos en conversaciones con distinta gente. Lo que pasa es que en el intertanto las cosas han ido cambiando, la industria del cine ya no es el negocio que solía ser y ahora todo pasa por la televisión, por Netflix, todo el contenido y el dinero se está yendo a ese tipo de plataformas. Sin ir más lejos, mi yerno, que se llama Jason Bateman y es un actor bastante conocido, tiene una serie en Netflix que se llama Ozark, donde está muy involucrado y trabajando en nuevos capítulos. Esa es una posibilidad que me atrae, así como también la de hacer un documental, pero siento que hay solo una oportunidad para hacer esto y hay que tomar la decisión correcta, así que me lo tomo con calma.

– ¿Y le gustaría que Jason Bateman lo interpretara en su película biográfica?

– Bueno, tendría que ser alguien más joven para que me interprete en mi época juvenil, pero el principal problema es que Jason no canta (ríe).

– En su caso, su voz sigue en buena forma. Ahora que muchos de sus colegas han decidido dejar de tocar en vivo, ¿se ve saliendo de gira por varios años más?

– Mi forma de verlo es: si lo sigo disfrutando y sintiéndome bien, no veo razón para no continuar en esto. Otros artistas han decidido parar porque no están bien de salud, como Neil Diamond o Elton John, y eso lo entiendo y solidarizo con ellos. Pero en mi caso no estoy pensando en el retiro. Yo vivo el momento, soy un devoto del momento.

Sobre el autor:

Andrés del Real |
Sub-editor de Espectáculos de La Tercera.